Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Jueves 19 de julio de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Teatro, egos, y filosofía de vida en Molière en bicicleta - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

El director francés Philippe Le Guay utiliza El misántropo de Molière para diseccionar dos personalidades diferentes y apasionadas, a las que amar y odiar en una historia sobre el trabajo actoral y cómo enfrentarse a la realidad fuera de los escenarios. Vivimos saturados de opciones, la tarea de elegir es cada vez más complicada ante tantas alternativas similares; por eso, un día opté por desarrollar la capacidad de experimentar corazonadas, y suele funcionar mejor que cuando elijo con cabeza. Uno de estos pálpitos me hizo seleccionar hace tiempo, entre la vorágine de títulos en cartelera, una cinta francesa con varios elementos -a simple vista- que reafirmaban la buena vibra que me empujaba a esa elección: teatro, bicicletas antiguas, y fondo azul idílico. A veces las intuiciones necesitan poco -muy poco- para acertar.

república, cultural, revista, digital, primer plano, cine, Molière en bicicleta, Philippe Le Guay, Fabrice Luchini, Lambert Wilson, Maya Sansa, La República Cultural

Teatro, egos, y filosofía de vida en Molière en bicicleta

Enfrentarse a la realidad fuera de los escenarios

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Molière en bicicleta
Ampliar imagen

Molière en bicicleta

Una imagen del film de Philippe Le Guay con Fabrice Luchini y Lambert Wilson.

Molière en bicicleta
Ampliar imagen
Molière en bicicleta

Una imagen del film de Philippe Le Guay con Fabrice Luchini y Lambert Wilson.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título original: Alceste à bicyclette (2013 )
Director: Philippe Le Guay
Guión: Philippe Le Guay
Intérpretes: Fabrice Luchini, Lambert Wilson, Maya Sansa
Fotografía: Jean-Claude Larrieu
Música: Jorge Arriagada
Duración: 104’
País: Francia
Productora: France 2 Cinéma / Les Films des Tournelles / Pathé

Iduna Ruiz de Martín – La República Cultural

Vivimos saturados de opciones, la tarea de elegir es cada vez más complicada ante tantas alternativas similares; por eso, un día opté por desarrollar la capacidad de experimentar corazonadas, y suele funcionar mejor que cuando elijo con cabeza. Uno de estos pálpitos me hizo seleccionar hace tiempo, entre la vorágine de títulos en cartelera, una cinta francesa con varios elementos -a simple vista- que reafirmaban la buena vibra que me empujaba a esa elección: teatro, bicicletas antiguas, y fondo azul idílico. A veces las intuiciones necesitan poco -muy poco- para acertar.

Gauthier Valence (papel que interpreta Lambert Wilson), es un reconocido actor es su país, donde señoras, niños y taxistas le reconocen y repiten sus frases allá donde vaya: en el mercado, al pasear, o mientras huye. En la cúspide de su carrera, cuando la monotonía le aturde cada noche, comienza a gestar la ilusión de producir y subir a un escenario El misántropo de Molière, y la primera persona que acude a su memoria cuando busca compañero para la réplica, es su viejo amigo Serge. Este personaje que dibuja el guionista y director Philippe Le Guay, tiene una personalidad que me apasionó, por su complejidad y la confrontación de sus matices divertidos y atormentados. Serge Tanneur (interpretado por Fabrice Luchini), es un actor que en el momento que vivía los años gloriosos de su carrera, abandonó el mundo del espectáculo para mudarse a la Isla de Ré y vivir como un ermitaño. Entenderle es el mejor regalo de la película, aviso.

Gauthier ensaya las líneas de Filinto y Serge se viste de Alceste, en una serie de ensayos que parecen más un retrato de sus propias ideas que la preparación de una función por estrenar. La comicidad que encierran esas horas recitando, o las conversaciones y manías que sobrevuelan la lectura de Moliére, contienen pequeñas dosis de drama que tanto si vives de (o para) el teatro, como si no, te generan punzadas de duda y reflexión. La amargura existencial del particular Alceste sólo se relaja ante la presencia de una mujer italiana (bien podría ser una Elianta real) que supera, por unos instantes, los muros que ha construido para alejarse de la gente y las emociones incontrolables, para las que no hay guión. Junto a Serge, la frescura y seguridad de sus compañero de ensayos, nos pone ante dos representaciones de El misántropo, la que pretenden subir al escenario, y la función que representan en la vida real, con sus elecciones y actitudes.

Ambos actores están soberbios, te permiten viajar a las entrañas de una profesión que sólo puedes ver desde dentro (si te lo permiten) en momentos efímeros y conversaciones veladas. Según el director, los protagonistas representan de algún modo su pesimismo, frente la ingenuidad de su actor fetiche, Fabrice Luchini, que interpreta su personalidad opuesta con una calidad que le hizo merecedor de la nominación al premio César como Mejor Actor.

Las palabras de Moliére retumban en la película como base para un duelo de egos, pero también como juezas de dos formas de ver la vida y la profesión. Moliére en bicicleta es un retrato de una forma de mirar y enfrentarse al trabajo actoral y sus desequilibrios; pero se puede extrapolar a cualquier ámbito y carrera, el espectador lleva a su terreno las decisiones de los protagonistas, dos personalidades irritantemente entrañables que os invito a conocer.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons