Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Domingo 20 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

El eterno regreso a casa, Ursula K. Le Guin - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Pocas veces se ha visto en la literatura de fantasía una obra tan ambiciosa y tan bien resuelta como la presente. Ursula K. Le Guin lleva al extremo su actitud antropológica, patente durante toda su trayectoria, y plasma una cultura con carácter totalizador a base de combinar relatos, documentación y leyendas. Además, da un paso adelante y plantea la reconstrucción de una civilización futura, en una bella paradoja, aunque la ambientación sea de fantasía medieval con elementos tecnológicos modernos.

república, cultural, revista, digital, literatura, relato, novela, ficción, Ursula K. Le Guin, fantasía, eterno regreso a casa, Edhasa, Hernán Sabaté, La República Cultural

El eterno regreso a casa, Ursula K. Le Guin

Extraordinario mosaico cultural

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
El eterno regreso a casa
Ampliar imagen

El eterno regreso a casa

Portada del libro de Ursula K. Le Guin, publicado en editorial Edhasa.

Ursula K. Le Guin
Ampliar imagen
Ursula K. Le Guin

Una imagen de la escritora. Foto: ©Marian Wood Kolisch. De la página de la escritora.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título: El eterno regreso a casa (Always Coming Home)
Autora: Ursula K. Le Guin
Traducción: Hernán Sabaté
Editorial: Edhasa, colección Fantasy Nebulae
Formato: encuadernación en tapa dura; 762 pág.
ISBN: 978-84-350-2082-4

Alberto García-Teresa – La República Cultural

Pocas veces se ha visto en la literatura de fantasía una obra tan ambiciosa y tan bien resuelta como la presente. Ursula K. Le Guin lleva al extremo su actitud antropológica, patente durante toda su trayectoria, y plasma una cultura con carácter totalizador a base de combinar relatos, documentación y leyendas. Además, da un paso adelante y plantea la reconstrucción de una civilización futura, en una bella paradoja, aunque la ambientación sea de fantasía medieval con elementos tecnológicos modernos.

El hilo de unión de todo el volumen es la novela Piedra parlante. Fragmentada en tres capítulos, el resto del tomo (la mayor parte, sin embargo), viene a complementar el mundo retratado, aunque su importancia es similar para el lector, ya que Le Guin prioriza la recreación de la cultura kesh al relato de una historia completa. En esa recreación, objeto principal y básico de la obra, es donde la autora deslumbra y cautiva, por encima de la narración. Esta cuenta la vida de una mujer, hija de un singular guerrero, desde su infancia hasta un viaje iniciático, cuidando el plano sentimental. Sobresale su carácter descriptivo, acorde con el espíritu del volumen, y la plasmación de ambientes naturales y armónicos, reproducidos desde la mirada maravillada de la niña, en primera persona, ansiosa por indagar en la belleza que la rodea.

Le Guin juega con la existencia real de esta cultura, incluida su lengua, la cual está planificada y elaborada con sumo cuidado. La escritora, para desarrollarla, no se limita a una ampliación del léxico (se adjunta un glosario, por otra parte) sino que crea una lengua totalmente nueva con su consiguiente estructura mental: recoge conceptos filosóficos, relaciones y organizaciones sociales inexpresables en nuestros idiomas. De hecho, Le Guin dedica capítulos completos de la obra exclusivamente a ello, que resultan deliciosos para los filólogos. También realiza un acercamiento a su literatura, predominantemente oral, y sus modos de relatar. Así, traza un hermoso juego metaliterario con la dificultad de la traducción. Inserta fragmentos de libros de esa cultura (también raros o joyas bibliográficas), incorpora narraciones orales, poemas, leyendas, canciones y hasta piezas de teatro recopiladas por la narradora y transcritas y anotadas por ella misma. Por eso cambia de registro narrativo y por ello el lector debe variar también su forma de recepción, acorde con cada tono.

Esta cultura kesh está llena de festividades, ritos y logias. Posse un fuerte sentir comunitario y de propiedad colectiva, donde se funde la organización social humana, la religión y el culto a la Naturaleza. Esto acrecienta el poder de evocación, puesto que la autora introduce secretos, rituales y costumbres que son extraños hasta para los propios personajes. Consigue así un regusto exótico, hermético y ajeno muy logrado. A su vez, habla de zoología, urbanismo, geología, botánica, sociología… Por tanto, Le Guin despliega una extraordinaria capacidad imaginativa y crea un universo totalmente propio, con nada que envidiar a Tolkien.

Este volumen resulta una obra, en suma, que exige una lectura pausada, discontinua, y que provoca una inmersión total en una cultura recogida con una exhaustividad, una precisión y una habilidad creativa como pocas veces se han dado en el género. Alejada de su concisión y su brillante capacidad sintética habituales, El eterno regreso a casa es un torrente abrumador de información, pero Le Guin sale victoriosa en su afán cosmogónico, y crea un volumen inclasificable pero fulgurante, soberbiamente sugestivo; un libro imprescindible para todos los amantes de las sociedades extrañas y de la fantasía.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons