Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Viernes 22 de septiembre de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Por el nosotros de un 14 de abril - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Hace 86 años, un martes de abril. Aquella mañana, el pueblo de Madrid salía a las calles, la Puerta del Sol ya había sido tomada por manifestantes, y había habido trifulcas en algunos momentos con las fuerzas de seguridad, ordenado por el monarca que se disolviesen. Pero la mañana no fue propicia para el rey Alfonso, ni para su familia, el que sería primer Presidente de una República democrática en el siglo XX, exigió que marchara del territorio español antes de la noche.

república, cultural, revista, digital, opinión, 14 de abirl, república, cultura, 86 años, La República Cultural

Por el nosotros de un 14 de abril

A 86 años de las ideas izadas

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
14 de abril
Ampliar imagen

14 de abril

Aún republican@s, a 86 años de nuestra II República. Foto: Julio Castro.

14 de abril
Ampliar imagen
14 de abril

Aún republican@s, a 86 años de nuestra II República. Foto: Julio Castro.

Julio Castro – La República Cultural

Hace 86 años, un martes de abril. Aquella mañana, el pueblo de Madrid salía a las calles, la Puerta del Sol ya había sido tomada por manifestantes, y había habido trifulcas en algunos momentos con las fuerzas de seguridad, ordenado por el monarca que se disolviesen. Pero la mañana no fue propicia para el rey Alfonso, ni para su familia, el que sería primer Presidente de una República democrática en el siglo XX, exigió que marchara del territorio español antes de la noche.

Aquella mañana, muchos camino del trabajo, otros no, buena parte de ellos sabían lo que había ocurrido y sus pies se condujeron con las voces, y siguieron a los vehículos que anunciaban que algo estaba pasando. Madrid era un clamor, porque ya lo habían sido Eibar, Valencia y Barcelona, porque la monarquía había sido aplastada en las urnas allí donde había elecciones, y porque el monarca no encontró un golpista o un grupo de militares suficientes para traer otra dictadura como la que había tenido recientemente en su cama.

No hubo en nuestro país un fenómeno tan floreciente en la historia, fruto, es cierto, de la resistencia que desde el siglo XIX traía una buena parte de la burguesía, y del desarrollo y los avances de la educación.

Por la tarde, un grupo de ciudadanos izaban en Madrid la tricolor en el edificio de Cibeles: ya no hubo vuelta atrás.

Esa misma bandera que hoy algunos pretenden prohibir por la fuerza, por las órdenes de la mezquindad: la primera y la única bandera democrática del pueblo español.

Son 86 años los que nos separan de la primera democracia veraz en España, y son 78 los que distamos del final de la misma. Afirmar que hoy vivimos en democracia es un acto irrisorio, cuando conocemos las causas por las que se quiso terminar con nuestras libertades desde dentro y desde el resto del mundo. Comparar lo que hoy hay, con lo que hubo y lo que pudo haber, es insultante para quienes lucharon por ello.

Hoy, mirando entorno, tengo la sensación de que nuestro modo de vida es chapucero y pobre, cosa curiosa, comparado con la falta de recursos de aquella primera mitad del pasado siglo. Pero veo un entorno cultural que se ha empobrecido y enmarañado, que en buena medida carece de identidades, de conocimientos y de ambiciones, de intriga por lo que fue y, sobre todo, por lo que quiere ser. Y en el centro de todo, un grupo de resistentes, gente ajena a todo y presente en todo, que hace, que crea, que avanza, que cuenta y que canta, que denuncia y que proyecta, porque esa gente es la que puede cambiar cosas, y porque sin que haya quienes siembren sólidos, espontáneos y deseados cimientos, no habrá nada más, creo en esta sociedad que ha de ser inundada por los sueños de aquellas y de estas gentes. Y por eso, aquí estoy 10 años después en este pequeño, modesto, mínimo espacio, tratando de dar un poquito más de volumen, del que me llevó media vida aprender, y del que apenas sé aún nada.

Es 14 de abril, no podremos emular lo que hubo, porque el pasado, digan lo que digan, no regresa, pero con vosotr@s sueño construir un lugar nuevo, libre, igualitario, democrático para tod@s, porque el “yo”, incluso en poesía, tiene necesidad de soñar con el “vosotr@s” para poder ser.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons