Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Lunes 25 de septiembre de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

El amor, el tiempo y la muerte, temas literarios vertebrales - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Puede que se deba a un proceso de sobreestimulación literaria, pero han pasado solo dos días desde que dio comienzo la Semana Negra y ya parece que esto lleva en marcha al menos un mes. Escucho tantas cosas interesantes que me veo incapaz de retenerlo todo. Lo que está claro es que las personas que se dedican a la escritura tienen una necesidad imperiosa de hacerse preguntas sobre lo que les rodea y de trasladarnos esos planteamientos a través de historias que, sean negras o de cualquier otra tonalidad, nos remueven de alguna manera.

república, cultural, revista, digital, literatura, novela, poesía, narrativa, semana negra, gijón, 2017, XXX, Rosa Montero, Elia Barceló, Ángel Viñas, Lita Cabellut, Ricardo Vigueras, Carlos Salem, Escandar Algeet, Olaia Pazos, María Nieto, Andrés Treceño, La República Cultural

El amor, el tiempo y la muerte, temas literarios vertebrales

Rosa Montero y Elia Barceló presentan sus últimas novelas

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
Olaia Pazos
Ampliar imagen

Olaia Pazos

La poeta interviniendo en la velada poética en la Semana Negra de Gijón 2017. Foto: Inma Luna.

Olaia Pazos
Ampliar imagen
Olaia Pazos

La poeta interviniendo en la velada poética en la Semana Negra de Gijón 2017. Foto: Inma Luna.

Click en las imágenes para ampliar

Inma Luna – La República Cultural

Puede que se deba a un proceso de sobreestimulación literaria, pero han pasado solo dos días desde que dio comienzo la Semana Negra y ya parece que esto lleva en marcha al menos un mes. Escucho tantas cosas interesantes que me veo incapaz de retenerlo todo. Lo que está claro es que las personas que se dedican a la escritura tienen una necesidad imperiosa de hacerse preguntas sobre lo que les rodea y de trasladarnos esos planteamientos a través de historias que, sean negras o de cualquier otra tonalidad, nos remueven de alguna manera.

Es muy interesante escucharles hablar de sus procesos creativos, de la chispa que se convierte en germen de una novela, de cómo vuelcan en ellas sus obsesiones, que se parecen mucho a las de cualquiera; de la vida que insuflan a sus personajes… Dice Rosa Montero que “las novelas son un sueños que se sueñan con los ojos abiertos”; de ser así, Gijón se sumerge durante estos días en un universo onírico poblado de todo tipo de personajes y de historias que nos envuelven en una realidad paralela.

Este festival está lleno, también en palabras de la escritora Rosa Montero de “electricidad, vitalidad, ingenio y resistencia” y se nota en la militancia de sus asistentes, que suplen con su entusiasmo las carencias que una época de estrechez, en lo que a la financiación cultural se refiere, conlleva.

Montero, una habitual de Semana Negra, se acerca este año con una novela que, a pesar de que tiene algunas de las características propias de la novela negra, “tiene una carga de intriga, tiene persecuciones, sangre y violencia”, no lo es. La carne es una novela sobre los temas que atraviesan toda su obra: “estoy obsesionada por la muerte y el paso del tiempo, así que es una versión nueva de la misma melodía que es lo que uno intenta siempre, volver a contarte esas obsesiones de una manera un poco más profunda, más exacta y más bella”, explica la autora.

Con una estructura que se va desvelando progresivamente, la protagonista, Soledad Alegre, nos acerca al particular, aunque común, universo de una mujer que está a punto de cumplir los 60 años, con lo que eso conlleva de “miedo a la vejez, a la locura, al fracaso y a la soledad”, en palabras de Montero. Pero la autora consigue hablar de todos estos temas con un particular sentido del humor, de ahí el apellido con el que matiza el nombre de su protagonista.

En esta novela hablo de lo que el tiempo nos hace y de lo que el tiempo nos deshace, porque vivir es irse deshaciendo en el tiempo. La juventud no es tener las nalgas más duras y la carne más tersa; la verdadera juventud es tener cada día la convicción de que puedes empezar cualquier vida desde cero”, explica la autora de La carne, que se reconoce existencialista y que conjura estos miedos existenciales con el humor porque entiende que “el humor es una manera certera de mirar el mundo, coloca las cosas en su lugar y nos hace ver que las tragedias humanas son muy pequeñas porque nosotros somos muy pequeños”.

Otro de los aspectos interesantes de esta novela es el dolor por la ausencia de amor. Así lo explica Rosa Montero: “quería hablar del dolor profundísimo que sienten muchas personas al comprender que nunca han sido queridos de la manera en que querían ser queridos y que, por consiguiente, nunca le han dado a nadie esa nuez de amor puro y recóndito que guardaban para la persona especial. Y lo peor es cuando te das cuenta de que es posible que mueras sin haber conocido el amor”.

La escritora, que ha presentado hoy La carne en la Semana Negra, está ya trabajando en la tercera novela con Bruna Husky como protagonista, y asegura que está emocionada imaginado escenas que protagonizará esta replicante: “Bruna me encanta” asegura “porque en el fondo nos parecemos mucho”.

La importancia del pasado

Otra escritora, amiga también de la Semana Negra, Elia Barceló, presentaba así mismo su novela El color del silencio, una historia en la que podemos encontrar el que es, según ella, uno de los grandes temas de la literatura: alguien que quiere saber de dónde viene. En el caso concreto de la obra de Barceló, el pasado es un aspecto esencial. Según ella misma explica: “el pasado es fundamental, y la gente y los países que no miran hacia el pasado no pueden avanzar hacia el futuro”.

El color del silencio es un thriller literario, con elementos históricos, que narra la investigación de una mujer sobre la muerte de su hermana en 1969. Esta búsqueda va desvelando algunos de los secretos de la familia. Elia asegura perseguir “el misterio del ser humano” en todas sus novelas y, en este caso, el germen de la novela fue la lectura de La conspiración del general Franco, de Ángel Viñas, en la que habla de una muerte que se produjo en Canarias, dos días antes del levantamiento de los generales que fue la que abrió el camino para que Franco llegase a Marruecos y más tarde a España. Este episodio despertó en Barceló un interés por conocer “¿quién pudo ser el hombre que hizo eso y por qué hace uno una cosa así?”. De este modo nació Goyo, uno de los personajes del libro, del que va surgiendo después toda la trama familiar. Precisamente acerca de este personaje, Elia Barceló comentaba que “se trató de todo un desafío, ya que es lo más opuesto posible a mí; pero en realidad yo no fabrico a mis personajes sino que los descubro”, matizó.

En cuanto al título y la sinestesia que propone, Elia Barceló se reconoce “tremendamente sensual al usar los cinco sentidos muy conscientemente y cuando escribo una novela uso todo eso para que el lector entre, se sienta envuelto en lo que yo le quiero contar; es como decir: vente conmigo que te voy a llevar de viaje y te voy a enseñar un par de cosas que te van a gustar mucho”.

Cabe destacar también del libro, la preciosa imagen de la portada, una obra de Lita Cabellut, una artista de ascendencia gitana que ha conseguido gran reconocimiento de su obra, después de una complicada infancia en la que se vio obligada, incluso, a ejercer la mendicidad. Una vida real que podría parecerse más a una historia de ficción.

Otros universos posibles

No habrá Dios cuando despertemos es el sugerente título de la novela del murciano, residente en Ciudad Juárez (México), Ricardo Vigueras que ha optado en su trama por convertir un aeropuerto en una suerte de infierno en el que los muertos comparten sus historias y su destino. A través de una original trama, Vigueras nos da a conocer a personajes como Victorio, asesinado al principio de la Guerra Civil española o a Amanda, una joven maquiladora desaparecida a finales del siglo XX en Ciudad Juárez. Ellos son los protagonistas de una novela, casi terrorífica, que su autor presentaba ayer mismo en una de las carpas de la Semana Negra.

Simultáneamente, el poeta y novelista Carlos Salem ponía voz en la carpa central a algunos párrafos de la reedición de su obra Cuando mi sombra te alcance, una novela que, según él mismo explicaba “tiene toques de humor pero también una parte muy triste”.

Salem hacía doblete como protagonista de la velada poética golfa, que tuvo lugar ayer desde las doce de la noche en la carpa central y en la que también participaron Escandar Algeet, Olaia Pazos, María Nieto, Andrés Treceño e Inma Luna.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons