Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 23 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Animales nocturnos, una maravillosa fábula visual - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Pocas películas de suspense logran captar como esta al espectador por la trama visual para arrastrarle a una historia profunda sobre los demonios más arraigados en lo más hondo del ser humano. Un espectáculo cinematográfico con mayúsculas capaz de satisfacer a los amantes de este género en el que el director/guionista envuelve un crimen en gruesas capas de metáforas visuales que le sirven para dar mayor profundidad a los egos, al miedo, al orgullo o a la ira de los protagonistas.

república, cultural, revista, digital, primer plano, cine, Animales nocturnos, Nocturnal Animals, Tom Ford, Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon,Armie Hammer, Isla Fisher, Michael Sheen, Laura Linney, La República Cultural

Animales nocturnos, una maravillosa fábula visual

Tan sencilla o compleja como quiera el espectador

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Animales nocturnos
Ampliar imagen

Animales nocturnos

Detalle del cartel del film de Tom Ford.

Animales nocturnos
Ampliar imagen
Animales nocturnos

Detalle del cartel del film de Tom Ford.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título original: Nocturnal Animals (2016)
Dirección: Tom Ford
Guion: Tom Ford (basado en la novela de Austin Wright)
Intérpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon,Armie Hammer, Isla Fisher, Michael Sheen, Laura Linney, Kristin Bauer van Straten,Karl Glusman, Ellie Bamber, Toni French, Amanda Fields, Karli Karissa,Carson Nicely, Lee Benton, Imogen Waterhouse, Jena Malone
Fotografía: Seamus McGarvey
Música: Abel Korzeniowski
Duración: 115’
País: Estados Unidos
Productora: Focus Features / Universal Pictures

Manuel López – La República Cultural

Pocas películas de suspense logran captar como esta al espectador por la trama visual para arrastrarle a una historia profunda sobre los demonios más arraigados en lo más hondo del ser humano. Un espectáculo cinematográfico con mayúsculas capaz de satisfacer a los amantes de este género en el que el director/guionista envuelve un crimen en gruesas capas de metáforas visuales que le sirven para dar mayor profundidad a los egos, al miedo, al orgullo o a la ira de los protagonistas.

La historia, aun así, no es una obra original. Está basada en una novela de 1993 escrita por Austin Wright y llamada Tony and Susan, una buena base para que Tom Ford, aquel que sorprendiera a propios y ajenos con Un hombre solitario en 2009, pueda demostrar que aquello que hizo una vez no fue fruto de la casualidad. Y eso que pocos podíamos confiar en su faceta como director ya que venía del mundo de la alta costura, de ser, ni más ni menos, que director creativo de Ives Saint Laurent y Gucci.

En ambas marcas (como en su marca propia personal actual que lleva su nombre) dejó una impronta importante, salvando a la primera de casi la quiebra y creando campañas publicitarias visuales, innovadoras y capaces de atraer la atención tanto de usuarios habituales como a aquellos más ajenos a estos grandes nombres.

Sin duda su capacidad creadora estaba ahí y cuando la trasladó a la gran pantalla lo hizo por la puerta grande. Un hombre solitario acuñó nominaciones en cada festival (Óscar incluidos) pero llevándose pocos premios, ahora los críticos parecen haberle aceptado no como flor de un día si no como un traje de diseño elegante en imaginería y con un trasfondo crítico digno de admiración. Las nominaciones se acumulan para esta película y, tímidamente, se ha ido llevando algunos premios.

Animales nocturnos nos lleva originalmente a seguir a la preciosa Amy Adams como Susan Morrow, una exitosa mujer dentro del mundo del arte que recibe un manuscrito de la primera novela de su exmarido, Edward Sheffield. Este envío la descoloca y poco a poco el espectador observa como la aparentemente idílica vida de Susan es un fraude que ella se esconde en su trabajo perfecto.

Susan lee con avidez la novela y esta nueva historia nos lleva a tres momentos de tiempo que Ford entrelaza a la perfección: el presente (con Susan leyendo el libro y conociendo su vida), el pasado (donde conoceremos la historia de amor entre ella y Edward) y el presente distópico de la novela. El libro, llamado Animales nocturnos, nos presenta a Tony, un hombre que viaja con su esposa (con ciertas similitudes físicas con Susan) y su hija antes de ser atacados en la carretera por tres forajidos. Tony logrará escapar pero empezará la traumática búsqueda de su familia y a una historia de venganza.

Lo que parece una trama común está llena de simbolismos que le lanza Edward a su exesposa, desde el simple mensaje de “me dejaste por no ser creativo y no poder mantenerte” hasta oscuras alegorías a su hija no nacida, a su infidelidad, al abandono. Un libro como venganza que quedará para la posteridad y con el que él intentará dar portazo a su pasado y sus miedos para lanzárselos en la cara a ella. De ahí la importancia de una lenta lectura del guion, de la imaginería de la novela, de la reiteración del tres (desde la obra artística inicial de tres mujeres en la galería a los tres asesinos, pasando por los tres momentos de tiempo o los tres protagonistas en cada historia).

Una obra que puede ser tan sencilla o tan compleja de ver como quiera el espectador, pero en definitiva una película visualmente bonita de venganza y rencor.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons