Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 23 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Escapar. Historia de un rehén, la cinematografía de un secuestro - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Esta vez el autor se centra menos en el entorno o el conflicto social y económico, para mostrarnos de esta manera sencilla y directa la realidad de un secuestro en régimen de semi-aislamiento. El suave trazado de la situación y la humanidad que escupe al lector hacen que la reiteración de situaciones nos lleve desde la visión en primera persona a ser nosotros mismos los que estemos ahí sentados, soñando por salir. Los días interminables no avanzan mientras Christopher sueña con salir, sin odio, sin síndrome de Estocolmo, sin celo por exponer la situación en Chechenia, sólo queriendo ser fiel a un secuestro aparentemente sin sentido de un trabajador de una ONG.

república, cultural, revista, digital, novela gráfica, cómic, viñetas, Escapar, Historia de un rehén, guy delisle, astiberri, La República Cultural

Escapar. Historia de un rehén, la cinematografía de un secuestro

Pocas obras gráficas como esta muestran la angustia del cautiverio

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Escapar
Ampliar imagen

Escapar

Página de la novela gráfica de Guy Delisle. Fuente: editorial Astiberri.

Escapar
Ampliar imagen
Escapar

Página de la novela gráfica de Guy Delisle. Fuente: editorial Astiberri.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título: Escapar. Historia de un rehén
Autor: Guy Delisle
Ilustraciones: Guy Delisle
Editorial: Astiberri (2016)
Formato: Novela gráfica, bitono. Cartoné. 432 páginas.
ISBN: 978-84-16251-75-9

Manuel López – La República Cultural

El canadiense Guy Delisle volvió el año 2015 a sacar una novela para deslumbrarnos y por suerte se publicó casi a la par que su edición francesa. E, incluso, la tuvimos antes que la versión inglesa, algo que admirar de la editorial Astiberri siempre dispuesta a publicar las maravillosas novelas del francófono. Sin duda la buena aceptación en España de sus obras previas ayudó a la pronta publicación de esta, aunque resulta un poco diferente de sus trabajos anteriores.

El artista nos tiene acostumbrados a dos estilos autobiográficos: humor familiar (con sus Guías del mal padre) o crítica social de regímenes opresivos escondidos tras humor (como las comentadas Pyongyang o Crónicas birmanas). Ahora nos sorprende con una obra bastante diferente, no dejando de lado por completo su estilo. Esta vez no cuenta una historia personal suya, si no el secuestro sufrido por Christophe André en el Cáucaso en 1997. Al parecer a Guy le costó mucho convencer a Christophe de esta adaptación, pero sin duda no pudo encontrar una mejor manera de narrar los hechos.

Si bien el estilo de Guy de líneas sencillas y apenas variaciones tonales se mantiene, ha decidido quitarle algo de sus matices caricaturísticos para dotar de complejidad tanto a los personajes como al mundo que los rodea, sin trabajarlos en exceso y despistar así al lector. Tonos azules y grises manchan las páginas en las que Guy narra la historia día a día del secuestro, las esperanzas y frustraciones de Christophe, sus ensoñaciones, sus vivencias. Todo, como siempre, contado con esa ironía fresca a través de la cual nos muestra realidades crudas y duras sin resultar agresivas o panfletistas.

Y si bien podría parecer tedioso (gran parte del secuestro se lo pasa tirado en un jergón o en el suelo con una rutina de comidas y limpieza) Guy logra que sea maravillosa su lectura. La forma tan cercana con la que nos trae el protagonista, lo impresionantemente cinematográfica que resulta la lectura (casi como una sucesión de fotogramas) y lo angustioso de la situación nos atraen a las 432 páginas sin que resulten cansinas, sobre todo por la esperanza que nos transmite en cada viñeta el secuestrado.

Esta vez el autor se centra menos en el entorno o el conflicto social y económico, para mostrarnos de esta manera sencilla y directa la realidad de un secuestro en régimen de semi-aislamiento. El suave trazado de la situación y la humanidad que escupe al lector hacen que la reiteración de situaciones nos lleve desde la visión en primera persona a ser nosotros mismos los que estemos ahí sentados, soñando por salir. Los días interminables no avanzan mientras Christopher sueña con salir, sin odio, sin síndrome de Estocolmo, sin celo por exponer la situación en Chechenia, sólo queriendo ser fiel a un secuestro aparentemente sin sentido de un trabajador de una ONG.

Una maravillosa obra a la que acercarse este verano que te hará siempre querer leer una hoja más para conocer el avance de una historia que no avanza. Sin duda de las mejores novelas gráficas de 2016.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons