Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Viernes 20 de octubre de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Sonorama Ribera 2017 y el arrepentimiento - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Llegadas estas fechas, la inquietud y la impaciencia se hacen más palpables en todos aquellos que llevamos un año esperando la llegada de la siguiente edición de uno de los certámenes más tradicionales, populares y originales de los que podemos encontrar dentro de esta burbuja festivalera cada vez más inflada para unos y más en auge para otros. Este vigésimo cumpleaños llega en su momento más dulce. Se encuentra en plena expansión y su recentadura no para de crecer. Cada vez son más grupos, más escenarios, más días. Cada vez se necesita más espacio, tanto de recinto como de alojamiento. Se exigen más recursos, más planificación (control de acceso a la plaza del Trigo, por ejemplo), un más de todo que parece no tener fin. Son muchas las voces que se levantan pidiendo un tope y añoran las ventajas de un festival más discreto en lo que se refiere principalmente a la masificación que viene experimentando en sus últimas ediciones. Desde la organización no se encuentra ninguna razón con suficiente peso como para contemplar la idea de poner límites a un evento que todavía no ha tocado techo ni da señales de ello. Unos abogan por el lema de que morirá de éxito y otros que morirían si dejaran de progresar.

república, cultural, revista, digital, previo, música, festival, 2017, Sonorama, Ribera, Aranda de Duero, Ramón Mirabet, Pianet, Mechanismo, Miguel Campello, Siloé, Cosmic Birds, Morgan, Nora Norman, Pájaro, Flamingo Tours, Alpargata, Viva Suecia, Nunatak, La República Cultural

Sonorama Ribera 2017 y el arrepentimiento

A falta de una app para la ubicuidad te presentamos los grupos que lamentarás perderte

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
Sonorama Ribera 2017
Ampliar imagen

Sonorama Ribera 2017

Cartel del Festival.

Sonorama Ribera 2017
Ampliar imagen
Sonorama Ribera 2017

Cartel del Festival.

DATOS RELACIONADOS

Más información: Sonorama Ribera

Ramami - La República Cultural

Llegadas estas fechas, la inquietud y la impaciencia se hacen más palpables en todos aquellos que llevamos un año esperando la llegada de la siguiente edición de uno de los certámenes más tradicionales, populares y originales de los que podemos encontrar dentro de esta burbuja festivalera cada vez más inflada para unos y más en auge para otros.

Este vigésimo cumpleaños llega en su momento más dulce. Se encuentra en plena expansión y su recentadura no para de crecer. Cada vez son más grupos, más escenarios, más días. Cada vez se necesita más espacio, tanto de recinto como de alojamiento. Se exigen más recursos, más planificación (control de acceso a la plaza del Trigo, por ejemplo), un más de todo que parece no tener fin. Son muchas las voces que se levantan pidiendo un tope y añoran las ventajas de un festival más discreto en lo que se refiere principalmente a la masificación que viene experimentando en sus últimas ediciones. Desde la organización no se encuentra ninguna razón con suficiente peso como para contemplar la idea de poner límites a un evento que todavía no ha tocado techo ni da señales de ello. Unos abogan por el lema de que morirá de éxito y otros que morirían si dejaran de progresar.

Sonorama Ribera se topa en esta edición, con otro número, el veinte, que invita/obliga a tener que programar algo diferente y especial que lo haga más significativo. La clave de su diferencia se encuentra precisamente en su esencia, esa que siempre se ha perseguido y que le ha mantenido siendo lo que es, huyendo de modas y tendencias puntuales. Su objetivo siempre ha sido apoyar a las bandas emergentes. Fieles a esa idea primigenia, este año han apostado por llenar su cartel únicamente de música nacional. Se rebate así la teoría de que son los internacionales y los cabezas de cartel los que venden entradas. Quizás para las bodas de plata, pero por ahora demuestran que el abanico de la oferta nacional es tan amplia y de tanta calidad, que andan sobrados para sacar adelante con esos mimbres un festival de su prestigio. De hecho se echan en falta nombres muy vinculados directamente con la marca Sonorama Ribera. En algunos casos, como con Supersubmarina, las razones son obvias, pero en otros, como pueden ser Vetusta Morla, Los Planetas, La MODA, etc… no parecen tan evidentes. No obstante, la esperanza es lo último que se pierde y tratándose de Sonorama todo es posible. No podemos descartar nada ya que son muchas las sorpresas que nos tienen guardadas detrás de cada escenario. No sería de extrañar que alguna de esas añoradas ausencias tuviese su cabida de la forma más inesperada. Ahí lo dejo.

Doce escenarios, cinco en el recinto (añadimos el del Sonorama Baby) y siete en el pueblo de Aranda de Duero (plaza del Trigo, plaza de la Sal, plaza Arco Pajarito, plaza del Rollo, parque de la Isla, Santa Catalina y parque María Pacheco), tendrán la culpa de desear con toda nuestra alma en más de un momento tener el don de la ubicuidad. No estaría mal una app con dicha prestación. Mientras esos avances tecnológicos no lleguen a nuestras manos, nos tendremos que conformar con seguir usando el viejo truco de pegarnos al amiguito o amiguita entendidill@ que ha dedicado mínimo dos tardes en configurar su app particular, organizando el itinerario ideal para estar en todo momento en el sitio que “a priori” parece el más oportuno. A esos que se les ha puesto los pelos como estalactitas de tanto partirse la cabeza con el horario de la organización en la mano, intentando decidir si quieren más a papá o a mamá, si van a este escenario o al otro, si es mejor ver a Fulanito pero sabiendo que se rasgarán las vestiduras porque no podrán ver a Menganito. Cada uno tiene sus gustos y conforme a esos gustos configurará su hoja de ruta pretendiendo ver a sus grupos favoritos y que a buen seguro ha visto en más de una ocasión. Pero si algo bueno tiene un festival es que te da la posibilidad de descubrir y de incluir grupos nuevos en tu catálogo personal. No hay mayor aliciente que quedarse embobado, con cara de sorpresa, ojiplático y preguntándote ¿cómo no los he descubierto yo antes? O si no, que se lo pregunten a la plaza del Trigo.

Para intentar echaros una mano, o para liaros un poco más, según se mire, aquí os vamos a dejar los que a nuestro juicio sería pecado mortal perderse. Obviamente nos olvidamos de nombrar a todos aquellos que se han ganado el derecho de ser cabezas de cartel porque realmente no tendría ningún mérito recomendar lo que ya es de sobra conocido. La parte negativa que tiene este tipo de referencias es que es imposible mencionar a todas las bandas que serían merecedoras de ser nombradas. Todo tiene que tener un límite y aunque el número habitual suele ser diez, nosotros no nos vamos a dejar acotar el terreno con ningún criterio estándar. Podríamos agruparlos por estilos, días, conceptos, filosofía musical o por cualquier otro tipo de axioma que se nos pudiera ocurrir, todos ellos muy legítimos, pero nosotros solo tenemos uno, que nos gusta la música, en general, nos da igual el estilo. Cuando algo nos hace vibrar, cuando nos llega y nos toca dentro para estremecernos, entonces es cuando consideramos su calidad y decimos eso de ¡qué bueno es! o ¡qué buenos son!

¿Y quiénes para nosotros son buenísimos? ¿Quiénes nos hacen vibrar? Nos ponemos a ello:

Vamos a empezar por uno de nuestros preferidos dentro de nuestros favoritos. Ramón Mirabet (Sant Feliu de Llobregat) viene desde Sitges, su residencia actual, con su rasgada voz tan personal y tan particular que es imposible no quedarse impactado con sus melodías. Se dio a conocer en un concurso televisivo en Francia pero en vez de dejarse llevar por las pautas que le marcaban la fama que estaba adquiriendo en el país galo, optó por huir de imposiciones. Eligió su libertad musical, hacer, tocar y expresar lo que él lleva dentro. No sucumbir a intereses ajenos que marcan ciertas discográficas no es sencillo y más cuando sabes que tu camino ha de volver al punto cero, a la calle. Buscar oyentes en escaleras de paso, en terrazas o cajeros automáticos (allí la gente no se iba a ir hasta sacar dinero) como tuvo que hacer en Madrid para promocionar su concierto en la sala But. Su música es fresca, atrevida y está muy bien arropada. Como tarjeta de visita dio la campanada con Those little things, con la que puso banda sonora al anuncio de una cerveza con aromas claramente veraniegos. Su Home is where the heart is, nada tiene que envidiar a los gloriosos inicios de Mumnford and Sons, o su Wake up, todo un himno a la lucha, cuya ejecución parece más atractiva al desnudo, en acústico, que con toda su ornamentación orquestal.

Desde el mundo de la publicidad nos llega la voz prodigiosa de Nauzet Hernández que es un coro en sí misma. Talento tinerfeño como puede ser Ele o Tom’s Cabin, que bajo el nombre de Pianet nos rodea de sensibilidad y emociones intimistas. Con el piano como base de sus composiciones se sabe rodear de acústicas, armónicas, percusión, bajos, etc… que aportan los matices necesarios para resaltar su privilegiada voz. Tiene tal carga creativa que como él mismo reconoce estaría componiendo canciones continuamente. Lo sorprendente no es la cantidad que pueda llegar a producir sino la calidad que aporta a todas ellas. Escuchar por primera vez una de sus canciones implica saber que ya vas a estar atrapado por ellas de por vida. Avisados quedáis.

El siguiente diamante en bruto que esconde este Sonorama Ribera en su letra pequeña tiene un pequeño truco. Ellos son Mechanismo (se pronuncia Mec(k)anismo), una banda formada y afincada en Madrid cumpliendo así el requisito de música española para participar en esta vigésima edición del Sonorama. Sin embargo, si rascamos un poquito nos encontramos que su ADN está formado por Sebastian Maharg (voz y bajo) de Chicago (madre salmantina, padre escocés) y Mervyn McManus (voz y guitarra) de Manchester (ascendencia irlandesa). Una licencia que bien podemos perdonar primero porque el resto de la banda sí es nacional pero sobre todo por lo que nos ofrecen. Sus coros a dos voces se compenetran a la perfección, que a la inversa de Pianet, entre los dos, forman una única voz que nos transportan a la esencia del britpop más exquisito. Magistrales en sus texturas, creadores de atmósferas impactantes que te harán preguntarte dónde se te han estado escondiendo cuando tú llevas toda la vida buscándolos. No es la primera vez que visitan este festival, en el 2011 estuvieron en el autobús de la plaza La Sal. Ya te los perdiste una vez ¿vas a dejar pasar una segunda oportunidad? Tú mism@. Solo deseamos que en esta ocasión les destinen a un escenario un poco más potente en el que poder apreciar toda su grandeza.

Nuestra gran debilidad se llama Miguel Campello. Quien fuera Elbicho, ha resurgido de sus cenizas como Chatarrero y se encuentra nuevamente en su momento ascendente en esta otra versión. Recomendar a Miguel no tiene mucho mérito. Es apostar a lo seguro. Pudiera darse el caso que el flamenco o la fusión no sea lo tuyo, incluso que lo aborrezcas. No importa. Fuera prejuicios. Independientemente de los gustos musicales de cada uno, ir a ver a Miguel es otra cosa. Lo que él ofrece es algo único porque Miguel es único. Es puro espectáculo en sí mismo. Una bestia de la escenificación. Una locura. No esperes ver a alguien viviendo y cantando grandes canciones delante de un micrófono y ya. No. Eso en Miguel no es suficiente. Se le queda muy escaso. Desde esta revista ya hemos perdido la cuenta de las veces que le hemos visto. Con su botella de vino, sus piruetas, sus lágrimas en Mamá Dolores, sus trenzas, su falda y un largo e interminable lista de rituales que a pesar de repetirse en cada concierto es incapaz de dar dos iguales. Da lo mismo el número de veces que le vayas a ver. Siempre será un concierto diferente, nuevo e irrepetible. Ahí es donde radica la magia de este inquieto duende de Elche. Cualquier escenario se queda pequeño a su desbordante energía, pero su propuesta es tan flexible y su capacidad de adaptación tan grande, que en cualquiera de ellos es capaz de encajar perfectamente. Desde estas líneas siempre hemos abogado y soñado con verle en la plaza del Trigo. Un escenario hecho sin duda a su medida. Hace dos años no pudo ser. ¿Será en éste? Otra opción: ¿Escenario Charco? Sería otro que se ajusta a su formato. Un entorno con el río susurrándole el paso del tiempo. Ohhhh!!! Este sueño es solo eso, un sueño, pues falla por la base, no cumple el requisito fundamental y es que él es de este lado del Atlántico y no del otro.

Dentro del panorama regional destacan dos joyas que comparten el mismo origen de zona como es Valladolid. Fito Robles, o mejor dicho, Siloé, nos llega con un proyecto de canción de autor con la que pretende buscar los aromas musicales de la tierra, con una voz para alucinar y con un bagaje musical de quitarse el sombrero, capaz de levantar la torre de cualquier iglesia. Ya el año pasado fue uno de los grandes descubrimientos para muchos, presentando La Verdad en la plaza del Trigo con un sonido y una puesta en escena impecables. Algo más melancólico e intimista es Cosmic Birds, un cuarteto vallisoletano que cimienta sus composiciones pop folk con una fuerte base de piano y que ya tienen en su haber tres discazos: Chronicles of the Windwar, Melt in Tree y The Solstice. Repite en Sonorama Ribera tras el buen sabor que dejó en 2014 en el último año de la popularmente llamaba carpa, es decir, el escenario Future Star. Sin duda este año volverá a ser de lo mejorcito.

No podemos olvidar recomendar algunas de las grandes voces femeninas invitadas a esta fiesta de la música. Empecemos por la elegancia y el buen saber hacer de Morgan. Un quinteto madrileño que ha sabido arropar con su música el piano y la voz de Carolina de Juan (Nina). Una voz impecable que te enamora desde la primera nota, con unas melodías que solo te piden que te dejes llevar y te dejes mecer suavemente a merced del viento. La otra voz irresistible del festival es Nora Norman. Desde Sabadell, aunque afincada en Madrid, consiguió darse a conocer a través de youtube. Una voz así era muy difícil que pasase desapercibida y pronto le propusieron grabar su primer Ep. Tiene un largo camino que recorrer, es cierto, pero tiene dos cosas imprescindibles para llegar lejos en este mundillo: juventud y materia prima de primerísima calidad. Lo que haga con esas dos pautas ya solo depende de ella.

La parte más sugestiva y sugerente del festival la ponen sin duda aquellos que tiran por el rhythm and blues, el soul, el swing, el rock surfero, el rockabilly, el rock’n’roll, el spaguetti-western, el chotis e incluso por la Semana Santa. Uno de estos casos es Andrés Herrera Ruíz, artísticamente conocido como Pájaro. El rockero sevillano, tras pasar por Brigada Ligera o Pata Negra (mucho resumen es éste para tan larga trayectoria), decidió volar en solitario y ya tiene en su haber dos discos, Santa Leone y He Matado al Ángel, con los que se ha convertido en el Adriano Celentano español. Otra de las bandas que continúan con ritmos a lo Mambo Jambo o el Twanguero es el grupo Flamingo Tours formado por la exvocalista de los primeros, Myriam Swanson. La frescura de sus ritmos impedirá que tus pies permanezcan quietecitos y seguro que no puedes mantenerte más de 30 segundos en el mismo metro cuadrado. Pero si aparte de bailar queremos echar unas risas o como mínimo unas sonrisas, nada mejor que irnos a disfrutar de la sátira desenfadada con los madrileños de Alpargata. La diversión con ellos la tenemos asegurada a base de rumbas, cumbias, ska, reggae, chotis, punk, afrobeat, salsa y lo que se les ponga por delante, incluso te pueden versionar al mismísimo Michael Jackson al estilo más castizo como solo ellos saben. En su canción Para qué voy a amar dicen algo así como: “…tanta agua y ninguna me sirve para mi sed poder aliviar…” seguro que la manguera de la plaza del Trigo les cambiaba la opinión. Mucha suerte para ellos y sobre todo mucha mierda.

No nos podíamos olvidar de la armada murciana y sacrilegio sería no resaltar al menos un par de sus representantes. Empecemos por aquellos que están en plena e imparable ascensión. Ellos son Viva Suecia. El año pasado cerraron el festival en el camping con una participación muy discreta de poco más de media hora. Este está siendo de momento su año, de los muchos que les están por venir. Me temo que será una de las últimas oportunidades que tendremos de disfrutarlos en cercanía. La otra banda que queremos resaltar y que sigue avanzando pasito a pasito es Nunatak. Es su tercera visita y hace dos años demostraron de lo que son capaces reventando la plaza del Trigo. Han pasado dos años y por el camino se han perdido algunos ingredientes (violín) pero han crecido gritando con su segundo disco de larga duración. Son fuerza y potencia encima de un escenario. Son para no perdérselos.

En el tintero nos quedan muchos, muchísimos por nombrar, algunos menos conocidos, otros no tanto pero dignos de ser reseñados como pudieran ser Villanueva, Full, Stanich, El Meister, Alberto & García, Iseo & Dodosound, The Milkyway Express, The Grooves, Depedro… y un larguísimo listado inabarcable para nuestras pretensiones.

Aunque a todos les deseamos grandes éxitos y que pronto se suban a muchos escenarios principales, (desde nuestro más excelso egoísmo no podemos dejar de reconocer que poder disfrutar de la cercanía que nos garantiza su todavía relativo anonimato es una delicia de la que no nos gustaría desprendernos nunca y que con el paso del tiempo terminamos echando mucho de menos). La calidad no se puede encorsetar y siempre encontrará su vía de expansión. Por eso os recomendamos aprovechar la oportunidad que se nos brinda como regalo en festivales como Sonorama Ribera. Disfrutar en “petit comité” de estas delicias de espectáculos que ofrecen esas bandas no tiene precio.

Y tú, ¿de cuántos te vas a arrepentir?

Fecha: el Lunes 14 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Lunes 14 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
Fecha: el Domingo 13 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
Fecha: el Sábado 12 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
Fecha: el Viernes 11 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 10 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
Fecha: el Miércoles 9 de agosto de 2017

Lugar: Varios escenarios - Aranda de Duero (Burgos)

Más información:

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons