Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Viernes 24 de noviembre de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Meridianos de tierra, de Hasier Larretxea - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

En este conjunto de poemas en prosa (cuidadosamente editado, en la línea habitual de Harpo y Casimiro Parker), Hasier Larretxea construye brillantemente una atmósfera evocadora, melancólica, en la que va supurando el dolor. Los bosques, la montaña y la vivencia en armonía con ellos nos llevan al descubrimiento de la naturaleza como generadora de plenitud, sosiego y belleza. La recoge como valor en sí misma que nos abre a la esperanza de una vida libre y gozosa. Ahí, reconstruye una vida atenta a lo inesperado y a los vínculos (con la comunidad, con el entorno y con la tradición), orgullosa de salvar las dificultades y la dureza de sus condiciones y dependencias, al mismo tiempo que agradecida. Muchas piezas narran, enumeran o describen comportamientos e ilusiones de los habitantes de ese entorno.

república, cultural, revista, digital, literatura, poesía, Meridianos de tierra, Hasier Larretxea, Harpo, Evocación, memoria, denuncia, La República Cultural

Meridianos de tierra, de Hasier Larretxea

Evocación, memoria, denuncia

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
Meridianos de tierra
Ampliar imagen

Meridianos de tierra

Portada del libro de Hasier Larretxea.

Hasier Larretxea
Ampliar imagen
Hasier Larretxea

Una foto del autor de Meridianos de tierra. Foto: cortesía del autor.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título: Meridianos de tierra
Autor: Hasier Larretxea
Páginas: 96
Editorial: Harpo, Madrid (2017)
ISBN: 978-84-945399-5-4

Alberto García-Teresa – La República Cultural

En este conjunto de poemas en prosa (cuidadosamente editado, en la línea habitual de Harpo y Casimiro Parker), Hasier Larretxea construye brillantemente una atmósfera evocadora, melancólica, en la que va supurando el dolor. Los bosques, la montaña y la vivencia en armonía con ellos nos llevan al descubrimiento de la naturaleza como generadora de plenitud, sosiego y belleza. La recoge como valor en sí misma que nos abre a la esperanza de una vida libre y gozosa. Ahí, reconstruye una vida atenta a lo inesperado y a los vínculos (con la comunidad, con el entorno y con la tradición), orgullosa de salvar las dificultades y la dureza de sus condiciones y dependencias, al mismo tiempo que agradecida. Muchas piezas narran, enumeran o describen comportamientos e ilusiones de los habitantes de ese entorno.

Al respecto, no es infrecuente que se sucedan oraciones únicamente formadas por sintagmas nominales, pues en ese afán descriptivo se priorizan las estampas. Por lo general, el tiempo verbal de las oraciones es el pasado simple. El poeta busca acrecentar con ello el registro mítico de sus textos. De esta manera, por ejemplo, también se subraya un anhelo de la infancia, no exento de nostalgia.

En ella, irrumpe como elemento disruptivo la violencia del ser humano en su vertiente más cruel (la tortura de seres inocentes). Además, el autor vuelca su rechazo a la intransigencia del catolicismo. Y ahí se cuela la celebración de la liberación de una moral excluyente y asfixiante.

Poco a poco, se va haciendo patente el miedo y la denuncia de los asesinatos cometidos por los poderosos. Los muertos, los “ausentes“, adquieren mayor protagonismo, y, de hecho, pronto se evidencia la dimensión política de la obra. Esta palpita subterráneamente en todas las páginas, y se pone en primer plano, para denunciar la represión y la mentira, en varios textos concretos. El autor arremete contra el silencio y la política de olvido (“hay historias que han sido soterradas bajo metros de tierra larvaria“). De hecho, el libro se edifica como reivindicación de la memoria (“escribir es habitar los silencios“). Sin concretar, sin especificar, como si la misma neblina que retrata estuviera posada sobre los referentes, Larretxea nos habla de un tiempo de cambio, de la salida de la dictadura, del nacionalcatolicismo. Destaca cómo recoge el poeta esa tensión, que se resalta por el contraste con la placidez de los otros textos.

Dada la cohesión interna, la unidad conceptual y de tono de todas las piezas, casi puede leerse Meridianos de tierra como un único y extenso poema fragmentado; un trabajo intenso, sugerente y amplio en las líneas que abre e irradia.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons