Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Lunes 22 de enero de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Duda de realidades y progreso, explorando un Circo de pulgas - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Los personajes del circo van saliendo a escena, y hacen que hacen, pero hay cierta desorientación. Pronto, Ana Vallés aparecerá descolgándose por un vano del escenario, y con Óscar Codesido en uno de sus personajes, al que tapará, va a construir una naturaleza muerta con peras. Estamos entorno a la arena del circo, de un circo muy peculiar que no nos vende nada, sólo sugiere reflexiones y fantasías: tenerlas y revisarlas por si acaso. Ana Vallés con su gabán negro va a dirigir el equilibrismo de este espectáculo, que más chocará en el pensamiento acrobático que en piruetas aéreas. El trabajo que reúne a Mónica García, Nuria Sotelo, Celeste González, Ricardo Santana, Oscar Codesido, Ana Vallés (y el diseño escénico e iluminación de Baltasar Patiño), desde lo físico al texto, desde lo provocativo al descaro escénico, desde lo filosófico a la acción escénica, asegura un contenido que trasciende el lugar y cualquier género para atrapar al público en sus pensamientos. Son Matarile Teatro.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, danza, circo de pulgas matarile, ana vallés, Mónica García, Nuria Sotelo, Celeste González, Ricardo Santana, Oscar Codesido, Baltasar Patiño, matarile teatro, La República Cultural

Duda de realidades y progreso, explorando un Circo de pulgas

La última creación de Matarile invita a la sociedad a saltar a su arena

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
Circo de pulgas
Ampliar imagen

Circo de pulgas

Ana Vallés durante la función en Matadero Madrid. Foto: Julio Castro.

Circo de pulgas
Ampliar imagen
Circo de pulgas

Nuria Sotelo suena la trompeta. Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Dirección: Ana Vallés
Intérpretes: Mónica García, Nuria Sotelo, Celeste González, Ricardo Santana, Oscar Codesido, Ana Vallés
Iluminación+espacio escénico: Baltasar Patiño
Ayudantes de dirección: Jacobo Bugarín, Alfonso Míguez
Vídeo: Rubén Vilanova
Diseño red: Baltasar Patiño
Producción: Juancho Gianzo
Producen: Matarile Teatro, La Montiel, AGADIC - Xunta de Galicia, Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria
Compañía: Matarile Teatro
Duración: mínimo 90’ sin descanso (trabajo en proceso de cambio constante)

Julio Castro – La República Cultural

Los personajes del circo van saliendo a escena, y hacen que hacen, pero hay cierta desorientación. Pronto, Ana Vallés aparecerá descolgándose por un vano del escenario, y con Óscar Codesido en uno de sus personajes, al que tapará, va a construir una naturaleza muerta con peras.

Estamos entorno a la arena del circo, de un circo muy peculiar que no nos vende nada, sólo sugiere reflexiones y fantasías: tenerlas y revisarlas por si acaso. Ana Vallés con su gabán negro va a dirigir el equilibrismo de este espectáculo, que más chocará en el pensamiento acrobático que en piruetas aéreas. El trabajo que reúne a Mónica García, Nuria Sotelo, Celeste González, Ricardo Santana, Oscar Codesido, Ana Vallés (y el diseño escénico e iluminación de Baltasar Patiño), desde lo físico al texto, desde lo provocativo al descaro escénico, desde lo filosófico a la acción escénica, asegura un contenido que trasciende el lugar y cualquier género para atrapar al público en sus pensamientos. Son Matarile Teatro.

Lo establecido y la provocación a la mirada

Otra vez (por retomar lo que apuntaba en 2016), nos encontramos al borde de lo invisible, dudando entre aquello que nos quieren hacer creer, lo otro, que comprobamos con nuestros sentidos y lo que lograrán que veamos incluso aunque no exista. Es la continua lucha de la rebelión frente a lo supuesto, contra el pensamiento crítico, y Matarile viene a traernos su pensamiento crítico, por la vía de hacer que creamos en todo lo que nunca creeríamos. O, incluso, no viene a traernos nada, sino a proponer que, desde la inmensidad de lo existente, miremos un poco más allá y no nos quedemos estancados en lo obtuso del menú del día. Eso sí, siempre desde lo creativo y el humor de su irrealidad escénica.

La profundización del pensamiento de la Vallés acerca de los procesos de creación, conducen en realidad al análisis de causalidad o no de los sucesos. O tal vez sea precisamente el camino inverso. Pregunto a Baltasar Patiño si sus propuestas nacen de una idea plasmada, o bien el texto surge de la creación previa a la escena, pero en realidad tiene la misma percepción que yo: puede surgir de textos ya escritos que se adaptan al proceso, o tal vez el propio proceso creativo da lugar a la palabra, ya que nada se desvincula en aquello que muestran en la exposición de sus trabajos.

De nuevo juegan a contrastar la evidencia del movimiento acompañando a la palabra, para romper entre ambas acciones, para casi obligar al público a optar por una de ellas, o ser capaz de profundizar en ambas, porque las dos nacen de la creación del pensamiento. Pero esto, es lo inherente a la compañía y a sus trabajos más que un trasfondo para su nueva propuesta.

Entre pulgas y peras

Las pulgas de este espectáculo podríamos ubicarlas en el pensamiento humano, que es atado dentro del circo y que corre el doble riesgo de “la muerte por asfixia y la muerte por inanición”, como narra Ricardo Santana acerca de los circos de pulgas de hace un siglo. Hemos clasificado al circo como un lugar de espectáculo de diversión y ocio, pero también nos conducen a las palabras de Debussy entorno al virtuosismo: “la atracción del virtuoso es muy parecida a la del circo para el público. Siempre existe la esperanza de que algo terrible pueda suceder”.

La acción, dividida entre las pulgas y las peras, acaba centrándose más en las peras del inicio, que irán marchitando hacia el final. Entre medias aparecerá Fellini con una anécdota en un descanso del rodaje de 8 ½, porque parece que lo habitual es que los autores italianos (concretamente Fellini y Pasolini), asomen la cabeza en cada uno de los trabajos de Matarile.

Así que, no partirán del planteamiento escénico, sino que lo van transformando entre la acción y el pensamiento profundo: incluso en la esperanza de encontrar algo diferente pero tangible, nos conducen y se conducen los integrantes de la compañía, hacia algo nuevo y diferente que, por lo tanto, no tendrá grado de afirmación, sino de propuesta en continuo cambio.

En esta tesitura, pasamos de las peras de Fellini transformadas por convencionalismo en posibles pulgas, a la cita de Debussy: “el virtuoso es similar al circo, porque siempre existe la esperanza de que exista algo terrible”, que parece rodear todo este tiglado, compuesto de malabarismos de presencia, movimiento y, fundamentalmente, pensamiento. Entonces, Mónica García escenifica un movimiento de Debussy, mientras canta Je ne regrette rien, para dar una pincelada sobre George Steiner y su sentimiento a partir de los acordes de esta canción, en lo tocante al núcleo del “rien de rien”.

Pero al momento, la propia Mónica es Pinito del Oro, la gran trapecista que, precisamente esa mañana, hemos sabido que ha muerto y que ahora está presente en la escalerilla del trapecio, y revive en el Circo de pulgas de Matarile. Y Ana Vallés la pasea en una silla por la pista describiendo la posible realidad de una artista de circo que se transforma mientras transforma a la vez el entorno y enfoca la mirada del público “Entre el captar con la fantasía y el contemplar a través de un concepto está el palpar, el reconocer, el identificar; pero también el manipular y reinterpretar el objeto contemplado”, explica, y sobre su transformación dice “Su cuerpo pequeño y enjuto se convierte en un ser brillante, luminoso y real: y asciende. Ana describe la posible realidad de una artista de circo a la que pasea en una silla, pero es ella la que relata, sin permitir que la protagonista sea quien se presenta”.

¿Por qué el circo?

No nos iremos sin que Ricardo Santana, con corpiño, medias de malla, portando fusta y bombín, nos narre la historia del Circo de pulgas y hable de su desaparición, las causas tan azarosas como las de su propio éxito, y el motivo del circo “¿Por qué el circo? El circo supone la fascinación de lo diferente y de lo inestable, habitado por monstruos maravillosos; la fantasía de ser otro”. En definitiva, vivimos a la vez la fantasía de lo ajeno, tanto el público como quienes nos lo sirven: como en un deseo compartido.

Pero antes hemos pasado por desmitificar la importancia de lo útil, con una divertida anécdota de Lao-Tse, y de la razón de ser inútiles como árboles no productivos “Sed como este árbol, completamente inútiles y entonces creceréis grandes y vastos y miles de personas encontrarán sombra bajo vosotros”.

En realidad, alrededor de todo el pensamiento filosófico que provoca la creación de este Circo de pulgas, parece residir la esencia de gozar con lo que hay, con lo que se es. Se trata de un enorme concierto a la vida que atenaza con la duda y la pregunta de un significado propio, para demostrar que toda explicación puede conducir a la realidad del propio ser, pero siempre con un camino de búsqueda.

Cualquier explicación y comprensión

Quiero rehacer mi recorrido entorno al Circo de Matarile, y me encuentro en el punto de partida, porque el viaje sólo se produce en el momento, mientras que todo lo demás es el contenido que genera cada presencia entorno a la arena. Vale cualquier idea que salga de su propuesta, aunque las líneas de pensamiento de su creatividad tuvieran otra más alejada, y es que no se trata de explicar, sino de escuchar, ver, captar, compartir… y, por favor, más tarde, leer.

Hay otros regalos finales, conduciendo su propuesta hacia el paralelismo de este Circo con las lecciones de anatomía de hace casi cuatro siglos, pero tamizadas por la visión del historiador del arte Aby Warburg. La referencia a este autor se dirige hacia su Atlas Mnemosyne, un proyecto que propone miradas aleatorias, basadas en recuerdos o entradas propias que desde su punto de vista narrarían la historia de la memoria de esta civilización. Obviamente en un punto único que sugiere la infinidad de propuestas que podrían surgir de cualquier otra persona: ¿qué mayor contradicción por parte de quién quiere escribir Historia? Y giramos otra vez entorno al punto inicial, que es la duda sobre la existencia de puntos firmes de los que partir.

El segundo regalo final es el de la cita de Zizeck, que responde a una pregunta diciendo “Las mismas razones que me hacen pesimista son las que me llevan al optimismo”. A partir de aquí, el discurso sobre la degradación y la pérdida de la cultura (y mucho más), son cuestiones que deberán escucharse en directo, o leerlo cuando se publique, salvo en que “cada pera tiene su gusano”. Pero quienes han sido capaces de sobrevivir a todo y poner patas arriba durante décadas la sociedad partiendo de una escena diferente, está claro que tienen todo el derecho a reclamar este espacio diferente como suyo, esperando que cambie continuamente.

Más información

“Creo que es el momento de regresar. Y como no se puede nunca volver a ningún sitio, voy a maquillar mi cadáver y a regresar con él a un paraíso o infierno particular.Con esto no pretendo situarme como víctima de ninguna situación o contingencia.Quiero decir que dejaré de ocultar, silenciar, o enmascarar los aspectos más sórdidos de lo que se conoce como realidad y algunos apuntan como fantasía. ¿Hace falta subrayar que todo será inventado y que aquí no se admite la presunta inocencia?

Decía Deleuze: Si vous êtes pris dans le reve de l`autre, vous êtes foutu! (Si estás atrapado en los sueños de otro estás jodido!)”, Matarile.

Sobre la compañía

Matarile lleva 30 años creando vanguardia sobre las tablas. Fundada en Santiago de Compostela por Ana Vallés y Baltasar Patiño ha puesto en escena más de 30 espectáculos en ciudades como París, Edimburgo, Boston o Leipzig, entre otras muchas, siendo galardonada con más de una veintena de premios y menciones en Europa.

Pionera de un teatro innovador en España, referente indiscutible de la escena contemporánea, Matarile provoca el milagro por el que el espectador se siente partícipe de algo único e irrepetible. No busca espectadores sino interlocutores.

En 1993 pone en marcha el Teatro Galán en Santiago de Compostela, que hasta 2005 destina a la programación y difusión del teatro y la danza contemporáneos en Galicia, y durante 12 años impulsa el Festival Internacional de Danza en Pe de Pédra. En la actualidad, la compañía acaba de abrir, en la misma ciudad, las puertas de la Sala Montiel, un espacio in-permanente de exhibición, encuentro y creación contemporánea. Matarile crea un lenguaje sugerente, salvaje y poético que, cual cordón umbilical con el espectador, inyecta ironía, música, complicidad, humor y reflexión.

Mario Moutinho lo explica así: “El teatro independiente, cuando efectivamente lo es, tiene la capacidad de crear piezas contemporáneas con fuerte intervención social, abordando dramas y conflictos, individuales y colectivos, de la sociedad actual, trabajando dramatúrgicamente estos temas o llevando a escena autores contemporáneos. Insistiendo. Pues como dice Slavoj Žižek citado en la obra de Antes de la Metralla, “lo opuesto a la existencia no es la no existencia, sino la insistencia”.

Fecha: el Domingo 29 de octubre de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Naves del Matadero. Sala Max Aub - Ps. de la Chopera, 14 -Legazpi- (Madrid)

Más información:

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Domingo 29 de octubre de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Naves del Matadero. Sala Max Aub - Ps. de la Chopera, 14 -Legazpi- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Sábado 28 de octubre de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Naves del Matadero. Sala Max Aub - Ps. de la Chopera, 14 -Legazpi- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Viernes 27 de octubre de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Naves del Matadero. Sala Max Aub - Ps. de la Chopera, 14 -Legazpi- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 26 de octubre de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Naves del Matadero. Sala Max Aub - Ps. de la Chopera, 14 -Legazpi- (Madrid)

Más información:

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons