Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 17 de octubre de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Arte y vida entre mundos, Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

La niña Frida observa desde fuera de escena al marco de su propia infancia, todo discurre en juegos alegres, hasta que ese juego se transforme en la enfermedad y la discapacidad. El montaje que ofrece la compañía El Curro DT no tiene nada de lastimero, porque la vida de Frida Kahlo no parece haber sido así, sino la de una mujer fuerte que, enfrentada a terribles situaciones vitales, decidió que ella tenía mucho más que ofrecer que aquello que pudiera faltarle en la propia salud.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, danza, Curro DT, Julieta Egurrola, Marcela Aguilar, alberto garcía, Elena Aranda, Carlos A. Alonso, Rocío Suárez, Violeta Frión, María José Utrera, Hugo Lumbreras, Chechu Naranjo, Miren Muñoz, Miguel González, Carolina Romani , La República Cultural

Arte y vida entre mundos, Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar

La mexicana unida en todos sus tiempos

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar
Ampliar imagen

Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar

Las Fridas (Elena Aranda, Rocío Suárez, Violeta Frión, María José Utrera, Hugo Lumbreras, Miren Muñoz, Miguel González) bailan a la pata coja entorno a Diego Rivera (Carlos A. Alonso). Foto: Julio Castro Jiménez.

Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar
Ampliar imagen
Frida. Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar

Frida Kahlo (Rocío Suárez) se ríe de La Llorona con Elena Aranda, Violeta Frión, María José Utrera, Hugo Lumbreras, Miren Muñoz, Miguel González y Carlos A. Alonso. Foto: Julio Castro Jiménez.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Creación colectiva: Marcela Aguilar, El Curro DT
Intérpretes: Elena Aranda, Carlos A. Alonso, Rocío Suárez, Violeta Frión, María José Utrera, Hugo Lumbreras, Chechu Naranjo, Miren Muñoz, Miguel González, Carolina Romani (anteriormente también: Marcela Aguilar, Laura Alonso, Olga Álvarez, José Luis Campos, Marta Cuenca, Jimena Dillac, Laura Docio, Jonatan Fernández, Olga Fraile, Olga Galardón, Alberto García, Malena Jiménez, Carolina Márquez, Beatriz Navarro, Alberto Sánchez, Pedro Montelongo)
Voz: Julieta Egurrola
Compañía: El Curro DT

Julio Castro – La República Cultural

La niña Frida observa desde fuera de escena al marco de su propia infancia, todo discurre en juegos alegres, hasta que ese juego se transforme en la enfermedad y la discapacidad.

El montaje que ofrece la compañía El Curro DT no tiene nada de lastimero, porque la vida de Frida Kahlo no parece haber sido así, sino la de una mujer fuerte que, enfrentada a terribles situaciones vitales, decidió que ella tenía mucho más que ofrecer que aquello que pudiera faltarle en la propia salud.

El Teatro Danza de El Curro DT

Estamos ante un formato de Teatro Danza que, como no podía ser de otra manera, entronca en las raíces de un trabajo generado en la tradición del movimiento procedente del Centro y Norte de América Latina, y que en México tiene un importante exponente. Por eso, uno de los primeros procesos de creación de Alberto García, toma el germen de esta idea de Marcela Aguilar, que procurará el apoyo y los medios para que esta propuesta conjunta se expanda a un trabajo muy potente.

A lo largo de los años, numerosos integrantes han formado parte del elenco y ahora, años más tarde, se cruzan en escena los principales componentes de la compañía, quienes dieron origen a la misma, con una nueva generación que respalda y renueva el trabajo, cuando son 20 años de compañía, y hace 15 que retomaron esta puesta en escena. Es tremendamente interesante conocer el trabajo de la compañía (no sólo éste), porque se sale de los conceptos habituales de creación de nuestro entorno y, a la vez, supone un mestizaje de llegada y de retorno, que pone en común lo que vuelve del otro lado del Atlántico con lo que nunca salió de aquí.

El formato recoge la esencia de un México que aún hoy pervive en su geografía, un equilibrio o, quizá mejor, un desequilibrio, entre la sociedad acomodada y la sociedad indígena, los preceptos que debieran haber marcado a Frida, y la fácil ruptura que la lleva a enfrentarlos a todos, lo tradicional de la intersección de la sociedad precolombina con la occidental, que explota en el producto de la artista, pero que también la conduce hasta esa revolución que marca su nacimiento, y que tal vez por eso la impulsan a ser contraria a lo establecido por la fuerza de la costumbre, sin abandonar la belleza del arte que la precede.

La niña de Diego

¿Cuando naciste?”, pregunta Diego Rivera en el cuerpo de Carlos A. Alonso, a la niña Frida que la encarna “el seis de julio”, dice ella “¿y de qué año?”, “del año de la revolución”, responde una vez más. Es un hecho, obviamente anacrónico, forzado para acercar a esa niña de escena a su posición en escena. Efectivamente, la artista nace en 1907, cuando un nutrido grupo de obreros, que se han rebelado, son masacrados por el gobierno de Porfirio Díaz, por estar en huelga y haber comenzado una rebelión, que puede ser considerada el germen de la revolución mexicana que tendría lugar pocos años más tarde.

En un país con la presión que tiene México, tanto en lo político y social, como en lo artístico y creativo, es difícil mantenerse al margen, salvo que la posición social así lo facilite, así que Frida Kahlo, difícilmente se quedaría en su lugar. Habiendo sufrido la polio a muy temprana edad, comienza a practicar deportes en los que las mujeres no son bien vistas, para poder desarrollarse más adecuadamente. Esto también señalará una vida condicionada y abierta a la lucha.

Baile de muertos, la Frida desde fuera

Pero no es la historia la que centra la narración de esta puesta en escena, porque la idea se acerca más a la posibilidad de ofrecer al público una inclusión en la manera de sentir y captar a su protagonista, que al mero suceso histórico. Por eso es también importante centrar el entorno, y comprender que las culturas que crecen en México alcanzan a las sociedades más europeas, casi de la misma forma que a las más indígenas, provocando un caldo de cultivo muy enriquecido, y de ahí el arte de la propia Frida.

La compañía propone numerosas Fridas en danza, que pasan por distintas edades, sin necesidad de la linealidad de la misma, pero sí con un inicio y un final. Como es lógico, aquí no habrá envejecimiento, sólo desarrollo. Ya desde el arranque de la obra, una Frida vestida de rojo (María José Utrera) se observa de niña, porque sí, una buena parte de la obra incorpora a la pequeña Carolina Romaní como la primera niña Frida, que ofrece toda la frescura del mundo sin tapujos. Irán pasando otras Firdas, con Violeta Frión, Rocío Suárez, Hugo Lumbreras, Chechu Naranjo, Miren Muñoz, Elena Aranda y Miguel González.

Como me cuenta Alberto García, las máscaras de sus esperpentos cabezudos que se muestran en la danza inicial del equipo, son aún las originales que se hicieron en el primer montaje completo, al igual que algunos otros de los elementos, como los corsés que portarán las Fridas en un momento dado hasta el final.

Todo el trabajo que conozco de El Curro DT contiene elementos de crítica, de denuncia y de recuperación de luchas antes de que se olviden. Quizá esta sea una de las más hermosas e interesantes, porque pasando por un conjunto en el que tampoco se pierden las calidades individuales, se desarrolla una historia en formato circular, para englobar a su protagonista, más que para idealizarla.

Hay un trabajo de expresión, de movimiento, de choque físico y textual, pero se encaja en la parte argumental, a través de la cual sitúan al personaje y capturan al público. Como siempre en los trabajos de la compañía, hay una propuesta luminosa en la que el objetivo es el movimiento, no el escenario ni el entorno, y hacia aquel se enfoca por la necesidad de destacarlo.

Una danza a la pata coja entorno a Diego

Es un trabajo coral, pero hunde sus raíces tocando lo esencial. Quien haya tenido la oportunidad de conocer la historia y el trabajo de Frida y, más aún, quienes además conozcan algo la realidad mexicana, encontrarán que se tocan aspectos claves, esos que desencadenan ideas en quien lo mira. He tenido la oportunidad de conocer algo de ese México hace muchos años, como también he podido leer diferentes visiones sobre esta protagonista.

Lo que en unos casos se quiso circunscribir a la estela de Diego Rivera, en otros se quiso mostrar como una mujer subyugada a ese hombre. Ambas me parecen visiones intencionadas que minimizan la potencia de una enorme luchadora, que decidió apoyarse en su arte y en su ideología comunista revolucionaria para ofrecer todo lo que pudo hasta el final.

He tenido dos accidentes, el primero fue con un tranvía, el segundo es Diego”, dice en escena, porque su amor y admiración por el pintor, 21 años mayor que ella, no la dejará más que la huella de necesitar aguantar. Frida tendrá una intervención más, para amputar la pierna cada vez más dolorosa, pero están también las secuelas del accidente de tranvía que le seccionaría la columna por varias partes. Y ya se suceden los intentos de suicidio, que en esta obra no han de aparecer, porque estas Fridas son las vitales. El subtítulo de la obra Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar, genera la propia necesidad de esta creación para mostrar cómo se puede danzar la imposibilidad de hacerlo. Así que se saltan los límites, y por querer aguantar y continuar porque Diego se lo pide y le dice que debe seguir, y el deseo de ella de tener que darlo por él, nos devuelve a una Frida colectiva que baila a la pata coja por Diego Rivera, para despedirse “todo por Diego”. Y en su silla de ruedas, o de niña, o de joven, despiden esa vida de lucha con un tributo final en una manifestación contra la intervención estadounidense en Guatemala, unos días antes de morir.

Escribe el responsable principal de esta puesta en escena, Alberto García: “La primera vez que conocí este trabajo que, mi entonces maestra y hoy mentora, hizo en 1985, fue un 1 de diciembre de 1990 cuando, con motivo del día internacional contra en SIDA, Marce bailó el impresionante solo y Mena Rábago Aguilar hizo de niña en una adaptación para la ocasión que yo le ayude a ensayar. Un año después, en NY, cursando juntos un taller de coreografía, lo bailó para una octogenaria Ana Sokolow que le dijo en perfecto castellano que, sin lugar a dudas, su trabajo sobre #Frida era una obra de arte. Ana tenía razón, la longevidad de la pieza lo demuestra. Las satisfacciones que nos ha traído a @elcurrodt desde que retomamos con Marce la obra en 2002 lo ratifican. Hoy es un momento de esos para dar gracias. A la vida. Y a Marcela en nombre de Elena Aranda, Carlos A. Alonso, Violeta Frión, Miguel Gonzalez Padilla, Hugo Lumbreras, Miren Muñoz Vitoria, Chechu Naranjo, Carolina Romani, Rocío Suárez Martínez y Mª José Utrera”.

Más información

Frida. Para El Curro DT, es motivo de una danza. ¿Por qué? Sobra explicarlo. Todo un universo encerrado tras la mirada de la mujer de las cejas juntas es la respuesta.

Frida. Difícil de analizar. Prácticamente indescriptible, hay que verla y, nunca, nunca tratar de entenderla. ¿Se entiende el arte? ¿Se entiende la poliomielitis? ¿Se entienden los huesos rotos? No, no se entienden. Se sufren. Se disfrutan. Se pintan. Se bailan.

Frida. Una larga lista de razones pretende dar cabida en el papel a lo que ha podido generar este trabajo, esbozo de la vida de la pintora que El Curro DT concibe como un pequeño exvoto escénico, piadoso, pero no religioso, dedicado a los que aún encuentran motivos para poder gritar con Frida: ¡Viva la vida!

Fecha: el Jueves 22 de febrero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Jueves 22 de febrero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 15 de febrero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 8 de febrero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 1 de febrero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 25 de enero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 18 de enero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
Fecha: el Jueves 11 de enero de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons