Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Martes 19 de junio de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

El sueño en el sueño, y el tiempo de Animales heridos - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Los personajes de Mariano Rochman no se tocan. Quiero decir físicamente, se hablan, se enfrentan, enfrentan la vida y la situación, pero no se tocan. Tampoco es que rehúyan lo físico uno de otro, porque sí que se pueden tocar, agarrar, incluso, pero no hay un tactismo en el que la escena les haga juntarse, porque parece haber querido construir personajes que siempre tendrán un muro que les impide la calidad de una mano posada o una caricia: entre ellos hay la distancia que impone un pasado.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, mariano rochman, animales heridos, marta cuenca, Victor Anciones, La República Cultural

El sueño en el sueño, y el tiempo de Animales heridos

Dos personajes exploran un pasado

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Animales heridos
Ampliar imagen

Animales heridos

Román (Víctor Anciones) y Cecilia (Marta Cuenca) revisan antiguas fotos. Foto: Julio Castro Jiménez.

Animales heridos
Ampliar imagen
Animales heridos

Román (Víctor Anciones) y Cecilia (Marta Cuenca) repasan la incomodidad de su situación. Foto: Julio Castro Jiménez.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Autor y director: Mariano Rochman
Intérpretes: Victor Anciones, Marta Cuenca
Escenografía: Juan Sebastián Domínguez
Vestuario: Guadalupe Valero
Iluminación: Luz ET
Fotografía: LIfe Triumph, Raquel Rodríguez
Operación técnica: Raquel Rodríguez
Diseño grafico: José Gonçalo Pais
Producción: Doble Sentido Producciones
Distribución: Mara Bonilla Distribución

Julio Castro – La República Cultural

Sometimes I feel like a motherless child / A long way from home, a long way from home” suena de fondo una y otra vez en formato blues más que spiritual, y ese canto de esclavos transmite el exilio del propio origen, pero también de sí mismo, como el mismo personaje podrá recorrer en esta aparente vuelta a los orígenes.

Los personajes de Mariano Rochman no se tocan. Quiero decir físicamente, se hablan, se enfrentan, enfrentan la vida y la situación, pero no se tocan. Tampoco es que rehúyan lo físico uno de otro, porque sí que se pueden tocar, agarrar, incluso, pero no hay un tactismo en el que la escena les haga juntarse, porque parece haber querido construir personajes que siempre tendrán un muro que les impide la calidad de una mano posada o una caricia: entre ellos hay la distancia que impone un pasado.

Así son los Animales heridos en esta obra que ahora ha estrenado en la sala Guindalera, de Madrid, con Marta Cuenca y Víctor Anciones. De nuevo, el autor y director juega con la temporalidad de dos personas atrapadas en un espacio común del que formaron parte, pero que al que ya no pertenecen aunque se empeñen en entrar regresar.

Marta Cuenca será Cecilia, la hermanastra dejada atrás años antes, adopta la pose de olvidar el pasado, mientras los temas irán surgiendo como cuentas pendientes. Pero también será varias mujeres, todas las otras relaciones de un pasado que regresa en sus sueños y en su vigilia.

El texto juega con varios aspectos, que señalan cómo el autor construye su excusa para revisitar otra obra de hace años, Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos, donde observamos que otra madurez dramática ha venido a envolver las situaciones en posiciones diferentes. El equilibrio que parecía pretenderse entonces entre ambos protagonistas, hoy se ha roto, y parece ser la consecuencia de una evidencia social distinta la que impulsa a Román a volver a la casa en busca de su experiencia.

La situación que logran en escena ambos protagonistas, me refiero ahora a sus intérpretes, Marta y Víctor, se presta a la soltura y fluidez de una confianza generada entre ambos, a la vez que dejan que el choque de sus personajes salga a la superficie, en un trabajo bien realizado, especialmente complicado en el caso de la actriz, que debe multiplicar sus papeles, aunque siempre con esa dualidad que existe entre el reencuentro y el rencor hacia el otro.

El autor ha querido también fundamentar un espacio desde la poética, que pivota entorno a textos del gran Eduardo Galeano, que el personaje de Román hace reflejarse en los personajes femeninos “Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos”, le recuerda ella, pero también señalan hacia el microrelato del uruguayo, con sus distintos “fueguitos”, en los que cada ser se diferencia, como las relaciones que aquí encontramos “Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.

A lo largo de esta historia, construida en un formato muy narrativo dentro del diálogo, hay una continua referencia al sueño y a la psique, hasta tal punto que la intencionalidad conduce, precisamente, a no tener la certeza de en qué momento nos encontramos.

Como ya refería al comienzo, hay una relación muy directa entre esta propuesta y la de Pieza inconclusa…, no sólo en la situación de dos personajes en escena, sino también en el carácter intimista, pero, especialmente, porque parece que el autor regresa con otra experiencia a buscar algo que se perdió en el pasado (en el texto o en la historia) y que debe ser revisitado para comprender y seguir adelante. En el caso de los personajes, al igual que en la primera, será el público quien decida el sueño, la realidad y el futuro.

Y, finalmente, los personajes de Mariano Rochman huyen sin tocarse, porque no pueden.

Más información

La llegada de Román a su pequeña ciudad natal, después de varios años de ausencia, provoca el reencuentro con un pasado oculto y no resuelto, no sólo para él, sino también para los que se quedaron. Este regreso al hogar removerá aquellas heridas cicatrizadas pero que en su profundidad siguen escociendo.

Como una road movie emocional, Animales Heridos, es un viaje al pasado en la vida del protagonista, quien se dará cuenta en cada parada que aquellas personas y lugares siguen latentes tal como las dejó cuando se marchó.

Esta obra nos habla de relaciones familiares y amorosas no resueltas; algunas largas, otras cortas, pero siempre profundas. Es un viaje de sentimientos obligados a ser reprimidos, prohibidos; pero que no desaparecerán con apartar la mirada, o huir, porque están ahí como heridas abiertas que desean ser sanadas.

Fecha: el Domingo 11 de febrero de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro Guindalera - C/ Martínez Izquierdo, 20 -Diego de León- (Madrid)

Más información:
Tfno.: 91 361 55 21

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Domingo 11 de febrero de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro Guindalera - C/ Martínez Izquierdo, 20 -Diego de León- (Madrid)

Más información:
Tfno.: 91 361 55 21

"
Fecha: el Sábado 10 de febrero de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro Guindalera - C/ Martínez Izquierdo, 20 -Diego de León- (Madrid)

Más información:
Tfno.: 91 361 55 21

"
Fecha: el Viernes 9 de febrero de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro Guindalera - C/ Martínez Izquierdo, 20 -Diego de León- (Madrid)

Más información:
Tfno.: 91 361 55 21

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons