Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Jueves 24 de mayo de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

La huida del retorno de la infancia y El ruido de los huesos que crujen - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

El trabajo que Cambaleo Teatro pone en pie para adolescentes y adultos, hace denuncia de esas historias que, basadas en personajes reales, ya apenas sorprenden ni, mucho menos, horrorizan, en la sociedad occidental en la que vemos normal cualquier brutalidad, siempre que no nos toque, que sea lejana. Aquí, Eva Blanco y Julio C. García, acortan sus edades para ser esas criaturas que huyen, perseguidas de lo que han sufrido desde antes de su captura, mientras que Begoña Crespo ocupa el lugar de las intervenciones y mediaciones ante la Comisión de la Verdad, a través del testimonio del diario de la pequeña.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, cambaleo, El ruido de los huesos, que crujenSuzanne Lebeau, Carlos Sarrió, Begoña Crespo, Eva Blanco, Julio C. García, La República Cultural

La huida del retorno de la infancia y El ruido de los huesos que crujen

Una carrera con la muerte y l@s Niñ@s soldado

imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
El ruido de los huesos que crujen
Ampliar imagen

El ruido de los huesos que crujen

Elikia (Eva Blanco) con su arma en la huida. Foto: Julio Castro.

El ruido de los huesos que crujen
Ampliar imagen
El ruido de los huesos que crujen

Angelina (Begoña Crespo) observa la escena desde los límites de la historia de Joseph (Julio C. García) y Elikia (Eva Blanco). Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Autora: Suzanne Lebeau.
Director: Carlos Sarrió.
Intérpretes: Begoña Crespo, Eva Blanco, Julio C. García.
Escenografía y vestuario: Palco CB (Gonzalo Buznego y Pablo Almeida)
Composición, realización y espacio sonoro: Mariano Lozano Platas.
Fotografía, video, y diseño: David Ruiz.
Técnico: Víctor Rodrigo.
Producción: Antonio Sarrió.
Compañía: Cambaleo Teatro

Julio Castro - La República Cultural

A usar un arma es lo primero que los niños aprenden con los rebeldes. Lo segundo, es a matar. Matar por un sí, por un no, por arroz, para salvarse, vengarse, hacerse respetar, hacerse obedecer…”. Niños y niñas soldado son una realidad en África desde hace años. Suzanne Lebeau acerca, apenas se permite arañar, desde un flanco de los resultados de esas guerras, el horror de las mismas a través de dos personajes: Elikia, de trece años, y Joseph de ocho.

El trabajo que Cambaleo Teatro pone en pie para adolescentes y adultos, hace denuncia de esas historias que, basadas en personajes reales, ya apenas sorprenden ni, mucho menos, horrorizan, en la sociedad occidental en la que vemos normal cualquier brutalidad, siempre que no nos toque, que sea lejana. Aquí, Eva Blanco y Julio C. García, acortan sus edades para ser esas criaturas que huyen, perseguidas de lo que han sufrido desde antes de su captura, mientras que Begoña Crespo ocupa el lugar de las intervenciones y mediaciones ante la Comisión de la Verdad, a través del testimonio del diario de la pequeña.

Puntos de vista para hechos similares

La puesta en escena del texto de Lebeau por parte de la compañía, recoge tres puntos de vista de una historia realista, que convergen hacia el problema esencial: la violencia a través de la explotación, tortura y extorsión de los menores. Y lo hacen desde el recuerdo violento que subyace en la ira que sus dos protagonistas van largando tanto en el texto como en la construcción escénica; también desde la mirada de dos seres infantiles convertidos en bestias, que deben huir de aquello en lo que se han convertido y de quienes les han convertido; y, en tercer lugar, desde la narración paralela de las intervenciones de la enfermera ante la comisión que investiga los hechos y los crímenes.

Queda tras la escena el juicio, no sólo el de la comisión, sino el del público. Intencionadamente, la autora y la compañía, logran trasladar la opinión a quienes asisten a la obra: no hay conclusiones, tan sólo hechos y preguntas, tan sólo posiciones si posicionamientos, y asistimos impasibles (o no) a sucesos que cada día conseguimos ignorar en las noticias y en las tertulias, porque esto no es plato común del día.

Adult@s con la seriedad de niñ@s

Para llevarnos a través del viaje que proponen, Julio C. García tiene que transformarse en un niño de ocho años, que apenas sabe más que los crímenes y la violencia que ha sufrido en su cuerpo para esclavizarle, mientras Eva Blanco será una joven adolescente, y su guía, que en un resto de humanidad junto a su rebeldía, elige salvarle junto a ella, por encima de ella. Es una transformación sorprendente, porque conoceremos el grado de adultez en una niña y un niño y no la falsa infancia de los adult@s que son su actor y su actriz, y es a través de este trabajo de elaboración desde el texto al discurso actoral, que proporcionan la inmersión del público en esta realidad y en las consecuencias de sus horrores.

La serenidad de un mundo que lucha por lo ajeno, desde una aparente neutralidad, es la que divide el escenario en dos partes, conectando aquel lugar y sus hechos, con el público o con la comisión que lo estudia, en una labor de mediación en su pretendida justicia, y es la que desarrolla Begoña Crespo en este caso. Es interesante cómo ella observa desde fuera el propio relato que se desarrolla, hasta casi entrar en él físicamente, en tanto que la historia muere cuando es ella la que interviene entre escenas, casi proponiendo que seamos observadores implicados, no sólo en la obra sino en el propio suceso, en la vida que le da vida.

Frustraciones y falsos juicios de los crímenes

Pregunta el personaje de Angelina “A los quince años, ¿de qué quieren que se mueran nuestras niñas? De un balazo o de sida…”, no son muchas alternativas para la mayor parte de un continente.

A lo largo de las últimas décadas, he conocido informes de diferentes Comisiones de la Verdad en distintos países sometidos a aparentes guerras civiles, en las que siempre el trasfondo de los intereses de otros países (sea Estados Unidos, Francia, Reino Unido, u otros del entorno africano y latinoamericano, mediatizados por países más poderosos), los resultados son tibios, ambiguos y, rara vez, logran condenar a los responsables vivos de los crímenes cometidos.

Los niños soldados del África Subsahariana son producto de guerras creadas por países de África en territorios ajenos, a instancias, generalmente, del poder político y económico, por ejemplo, de Francia. Animo a quienes quieran conocer más a documentarse, pero si quieren ver cómo se integra esa realidad en la historia, recomiendo leer textos como el de Antonio Lozano El caso Sankara, que además aportará tintes más ricos sobre la materia que el hecho aislado de la tragedia infantil, porque es preciso conocer las conexiones y las motivaciones, además del suceso interno y las consecuencias.

Y en cualquier caso, recomiendo que jóvenes adolescentes, e incluso niñ@s con un alto grado de madurez, asistan con personas adultas a ver este trabajo, que abarca casi todo el espectro de público, y alcanza sensibilidades muy diversas.

Más información

Elikia y Joseph dos niños cautivos de un ejército rebelde en guerra en algún país africano huyen de sus captores. Venciendo su miedo y arriesgando la vida, llegan a refugiarse en un hospital infantil, donde les recibe Angelina, una enfermera que trabaja allí y que más tarde da testimonio de su historia.

El ruido de los huesos que crujen, es una magnífica ocasión para conocer a Suzanne Lebeau y sumergirse en su mundo. Suzanne Lebeau siempre trabaja hasta el límite. En este texto va más allá y profundiza en un tema duro y complicado como solo ella puede hacerlo. Una vez más, se enfrenta a su propio desafío, se enfrenta a la necesidad que ella tiene de hablar a los jóvenes de cosas trascendentes, de otros mundos, de otras realidades diferentes que están más cerca que nunca en este mundo globalizado en el que vivimos. Lo vemos en la televisión, en los periódicos, se habla de ello en conversaciones y chicas y chicos también lo ven y lo oyen. Esto no se puede obviar; es más, nos parece imprescindible hablar de ello a jóvenes que tienen derecho y necesidad de ser conscientes de que existen realidades diferentes a la suya. No se les puede aislar en una falsa burbuja, sería una traición que Suzanne Lebeau jamás cometerá. Nosotros tampoco.

Siempre hemos admirado a Suzanne por su contemporaneidad y por su lucha por transmitir al mundo de la infancia y a los jóvenes textos desde la experiencia, huyendo del didactismo y caminando hacia la comunicación entre personas, teniendo en cuenta que los niños son personas, que las niñas tienen un presente y que se puede hablar con ellos sin abundar en la dominación que habitualmente ejercen los adultos sobre la infancia. Por eso queremos hacer este espectáculo porque habla del límite de la dominación y porque nos pregunta directamente y a la cara qué somos.

Fecha: el Domingo 15 de abril de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Domingo 15 de abril de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

"
Fecha: el Sábado 14 de abril de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons