Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 14 de noviembre de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Macarios, trino y al desnudo - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Claro, cuando Juan Rulfo escribe sus cuentos, que va publicando en dos revistas, no piensa en que aquellos sean llevados al plano tridimensional, así que, su escritura parece plana, pero si el lector no es capaz de desarrollar otras dimensiones en su imaginación, la realidad salta cuando alguien es capaz de ponerlo en movimiento. No hay que dejar de lado la faceta de guionista de cine del autor, pero lo que ahora tratamos es de un joven que a principios de los años ’90, a raíz del trabajo para una asignatura de interpretación, decide hacer un particular Macario o, mejor dicho, dos, porque uno era, como dice el propio Alberto García, “friolero”, y el otro “cálido”. En definitiva, uno se desarrollaba envuelto en mantas, en tanto que el otro se hacía desnudo, por no incomodar al profesor y al lugar donde se iba a mostrar.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, danza, macarios, el curro dt, Jonatan Fernández, Alberto García, Miguel González, La República Cultural

Macarios, trino y al desnudo

Un relato de Juan Rulfo conducido a la danza teatro

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Macarios
Ampliar imagen

Macarios

Alberto García es una de las voces del trío. Foto: Julio Castro.

Macarios
Ampliar imagen
Macarios

Alberto García es una de las voces del trío. Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Creación colectiva: El Curro DT
Intérpretes: Jonatan Fernández, Alberto García, Miguel González

Julio Castro – La República Cultural

Claro, cuando Juan Rulfo escribe sus cuentos, que va publicando en dos revistas, no piensa en que aquellos sean llevados al plano tridimensional, así que, su escritura parece plana, pero si el lector no es capaz de desarrollar otras dimensiones en su imaginación, la realidad salta cuando alguien es capaz de ponerlo en movimiento. No hay que dejar de lado la faceta de guionista de cine del autor, pero lo que ahora tratamos es de un joven que a principios de los años ’90, a raíz del trabajo para una asignatura de interpretación, decide hacer un particular Macario o, mejor dicho, dos, porque uno era, como dice el propio Alberto García, “friolero”, y el otro “cálido”. En definitiva, uno se desarrollaba envuelto en mantas, en tanto que el otro se hacía desnudo, por no incomodar al profesor y al lugar donde se iba a mostrar.

Desde entonces el trabajo ha dado muchas vueltas, hasta mostrar este que ahora nació a partir de otros varios desarrollos intermedios, y que se corresponde con la aventura de El Curro DT, de formar e integrar profesionales más jóvenes en la compañía. Desde ese trabajo de equipo surge la perspectiva de esta puesta en escena con tres Macarios que, a la vez, expresan de forma única y trina el texto de Rulfo en escena.

El hambre en la escena

Mi madrina no me regaña porque me vea comiéndome las flores de su obelisco, o sus arrayanes, o sus granadas. Ella sabe lo entrado en ganas de comer que estoy siempre. Ella sabe que no se me acaba el hambre. Que no me ajusta ninguna comida para llenar mis tripas aunque ande a cada rato pellizcando aquí y allá cosas de comer. Ella sabe que me como el garbanzo remojado que le doy a los puercos gordos y el maíz seco que le doy a los puercos flacos”, dice Macario.

La figura del personaje, un ser limitado, pero capaz de relatar con esa inocencia y, a la vez, crueldad el entorno y su propia situación, o la manera de mirar lo que compone su vida de subsistencia, no sólo es potente en el relato de Rulfo, sino que logra transmitirse aumentado en la parte más física del trabajo de El Curro DT. Seguramente es un personaje que hoy dirá poco de realidad, más allá de recuerdos en la gente de más edad, pero que en cada pueblo existió, y fue recluido, perseguido cruelmente o, en ocasiones, auxiliado.

Contaba mi abuelo que en su pequeño pueblo andaluz a comienzos del siglo XX, un “Macario” al que allí llamaban Peneque, sobrevivía ya de adulto perseguido y apedreado entre las risas de todos los chavales, hasta que un día, al paso de un carromato, vieron a Peneque lanzarse a comer las boñigas del burro que lo transportaba “entonces se dieron cuenta de que también había que alimentar a Peneque”. Esa pequeña historia que hace décadas me puso y me pone los pelos de punta, es la del hambre de este Macario de Rulfo, que aún sobrevive entre Felipa y su madrina, que sabe lo que prefiere, pero que no logra más que frustraciones, salvo entre los pechos de Felipa y su cálida leche, pero que debe cumplir los pequeños mandatos de la madrina ante el miedo de poder perder lo que tiene y al borde del abismo de lo que vive en sus escapadas al mundo exterior.

Conjunción de personajes, división de momentos

Como siempre, el trabajo de la compañía se nutre de la conjunción Danza Teatro que Alberto García trajo ya en su mochila desde México, y que más tarde desarrollaría con numeros@s profesionales del teatro y de la danza de Europa, especialmente en España. Su personaje, cuya acción se compone de un fuerte trabajo físico de suelo y del texto forzado en la garganta de los tres integrantes del equipo, va desgranando la situación del niño peculiar que lo protagoniza.

No se trata de dividir los momentos en tres, sino de trabajar a la vez. Tampoco son los textos exactamente iguales, pero tienen una peculiaridad, y es que se acercan a las dicciones de tres lenguajes diferentes del español en boca de sus protagonistas. Pero sí que hay división y diferenciación de momentos, que señalan puntos de ruptura en esta historia, que el propio relato son más difíciles de ver, pero que se reconocerán perfectamente en la puesta en escena.

Pero si la idea es interesante, lo es mucho más la puesta en escena, como también lo es el precepto de su formato: público reducido, cercano, con el que el/los personaje/s llega a interactuar como si estuviera viendo más allá del papel en que quedara limitado por su autor. Y si en parte cuentan al aire, o bien a sí mismos, en otros momentos son conscientes de quienes están rodeando la sala, a quienes en parte se dirigen, pero también de quienes quieren escapar en otros momentos.

Es notoria y reconocida la irreligiosidad (particularmente respecto del catolicismo) de Rulfo, así como la crítica a través de sus textos, y que pervive en el pueblo mexicano, ya sea en lo más urbanita y, sobre todo, en la herencia revolucionaria, así que resulta curioso que sea un trío diferente en formas y lenguas el que ejecute el trabajo, lo cual me lleva a pensar en el ahondamiento del rechazo del autor hacia la religión desde unos personajes que parecen nacer precisamente en la misma, y que aquí se quieren poner más en evidencia o, al menos, señalarlos. O tal vez sólo sea mi manera de mirarlo.

Más información

Macario de Juan Rulfo escritor, mexicano, extraña y hermética personalidad. autor solamente de una novela, diecisiete cuentos y un guion cinematográfico, que le han valido el ser considerado máximo exponente del realismo mágico latinoamericano, maestro en el uso poético del lenguaje popular, y padre de toda una mitología entrañablemente mexicana.

Macario, es su primer cuento, lo escribió cuando sólo tenía dieciséis años, un relato contundente y perverso, tal vez el mejor ejemplo del retrato rulfiano de la doble moral en el ambiente rural mexicano.

Fecha: el Sábado 9 de junio de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: DT Espacio Escénico - c/ Reina, 9 -Gran Vía- (Madrid)

Información y reservas:
Tfno.: 91 521 71 55

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Sábado 9 de junio de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: DT Espacio Escénico - c/ Reina, 9 -Gran Vía- (Madrid)

Información y reservas:
Tfno.: 91 521 71 55

"
Fecha: el Viernes 8 de junio de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: DT Espacio Escénico - c/ Reina, 9 -Gran Vía- (Madrid)

Información y reservas:
Tfno.: 91 521 71 55

"
Fecha: el Jueves 7 de junio de 2018

Horario: a las 20:30h

Lugar: DT Espacio Escénico - c/ Reina, 9 -Gran Vía- (Madrid)

Información y reservas:
Tfno.: 91 521 71 55

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons