Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 19 de diciembre de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

La rabia del optimismo, el optimismo de la rabia y Optimismo Florence - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

No quiero imaginar que el fondo de la cuestión sea ese: que lo poético excede a la sociedad. Pero cada día más caminos me conducen a Roma, a una roma habitada por sociedades carentes de sensibilidad, mientras veo a autores y autoras que no declaman, que tratan de compartir el sentimiento de sus textos a través de compañer@s de escena, sin subir a ninguna columna a recitar, porque han derivado en un teatro de poetastras y poetastros al que la vida impuesta ha enseñado a temer y del que huir. Lo veo muy claro en el texto de Julio Fer, en su puesta en escena, en la manera en que él y Eva Alfonso luchan por ello. No, no luchan por ello: hacen, la lucha está fuera de la escena, antes de la taquilla, quizá en la escuela, en las universidades y, señoras y señores: en casa.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, danza, Optimismo Florence, Anómico Teatro, Eva Alfonso, Julio Fernández, La República Cultural

La rabia del optimismo, el optimismo de la rabia y Optimismo Florence

Crítica de poemas que aún arderán

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Optimismo Florence
Ampliar imagen

Optimismo Florence

Julio Fer y Eva Alfonso “Ella no puede ver la injusticia en el mundo […] El construye barcos con cualquier cosa”. Foto: Julio Castro.

Optimismo Florence
Ampliar imagen
Optimismo Florence

Julio Fer y Eva Alfonso “Ella no puede ver la injusticia en el mundo […] El construye barcos con cualquier cosa”. Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Creación e interpretación: Eva Alfonso, Julio Fernández
Dirección, textos y vídeo: Julio Fernández
Movimiento: Eva Alfonso
Iluminación: Raquel Hernández, Pedro Fresneda
Espacio escénico: Anómico Teatro
Localizaciones: Manzanal de A. (Zamora) y Casco Histórico, Vigo
Agradecimientos: Teresa Fernández, equipo Teatro Ensalle
Compañía: Anómico Teatro

Julio Castro – La República Cultural

Florence Foster Jenkins fue la peor cantante del mundo de su época, sin embargo tuvo un tremendo éxito durante años, quizá porque ella en su empeño desbordaba la alegría de creerse la mejor, o quizá porque el público acudía a ver a la persona, ya sea admirada por su optimismo, ya sea para reírse del absurdo de que siguiera cantando con tan pésimos sentidos del oído y del ritmo. No hay una versión “verdadera” de los motivos o de la autenticidad de las historias que hacían a esta mujer y al público seguir adelante: lo único cierto es que cantaba espantosamente mal, pero eso no cambió la historia.

Abordar la poesía y crear

No quiero imaginar que el fondo de la cuestión sea ese: que lo poético excede a la sociedad. Pero cada día más caminos me conducen a Roma, a una roma habitada por sociedades carentes de sensibilidad, mientras veo a autores y autoras que no declaman, que tratan de compartir el sentimiento de sus textos a través de compañer@s de escena, sin subir a ninguna columna a recitar, porque han derivado en un teatro de poetastras y poetastros al que la vida impuesta ha enseñado a temer y del que huir. Lo veo muy claro en el texto de Julio Fer, en su puesta en escena, en la manera en que él y Eva Alfonso luchan por ello. No, no luchan por ello: hacen, la lucha está fuera de la escena, antes de la taquilla, quizá en la escuela, en las universidades y, señoras y señores: en casa.

Tengo el gusto de asistir a una de las creaciones de Anómico Teatro en La Nave de Cambaleo, sí, allí, es que me resisto normalmente a subrayar lugares y fechas en los artículos que habrían de valer para otras puestas en escenas, y solemos recomendarlo a quienes escriben en nuestra revista, pero es que últimamente hay espacios que se van volviendo sedes de algo, como el caso de esta nave de Aranjuez, que viene decantándose hace años por la poética a través del teatro, de la danza, de lo que “llamémoslo-como-queramos” forma parte de un ritmo de sentimientos que transcurre con armonía en la escena y contiene la crítica más feroz a una sociedad que excluye

Un anuncio, una crítica, una sociedad condicionada

La propuesta escénica de Julio Fernández y Eva Alfonso parte de una profunda crítica hacia la impostura de la sociedad que se deriva de esa manipulación mediática en la que nuestra sociedad es feliz, y el optimismo controla la rabia. No es fácil incluir historias y textos que vayan de lo controvertido a lo subversivo, de lo crítico a lo irónico, de lo cómico a lo trágico, en una sintonía poética que, acompañada por lo físico en escena conviertan en un discurso potente una propuesta. O tal vez para Anómico Teatro lo sea, porque lo hacen.

Como no podía ser de otra manera, tras un arranque poético de recuerdos reales o no en boca de Julio Fer, la idea de un pasado nostálgico dará paso a la voz de Florence (realmente difícil de imitar y de soportar mucho rato si tienes los oídos en su sitio). Pero sirve bien a las dos vertientes de la idea que guiarán el eje de este trabajo, como también servirá parte del recorrido un anuncio de pizza de Casa Tarradellas, donde toda la felicidad de la gente depende de su producto para desviar el objeto de nuestro pensamiento “No quieren que pensemos en la indigencia porque sería pensar en cómo cambiar el mundo”, dice Julio. Quieren desanimarnos para que no nos levantemos en masa […] ¿Para qué voy a rebelarme si cuando llegan al poder, todos hacen los mismo? ¿Y si por intentar cambiar algo dejan de fabricarse las pizzas Tarradellas y pierdo toda posibilidad de ser feliz?”, explica Eva.

La reconstrucción de la realidad y un barco

Precisamente, mediante la potencia de intercambiar lo físico con lo textual, la pieza de Anómico Teatro quiere incitar a la reconstrucción de la realidad, a no dejarnos vencer por el mensaje subliminal. Magritte, desde lo conceptual, ofrecía potentes mensajes subliminales al espectador, a quien quisiera comprender su obra, como en Ceci n’est pas une pipe (Esto no es una pipa), donde propone al sus observador@s un cambio de perspectiva: asumir su propio punto de vista, seguramente más individual, pero, por qué no, también colectivo. En el teatro el público suele adoptar la postura de silencio (ojalá), de manera que se asume que el punto de vista es el personal, no el de quienes están en escena, sino el de cada persona en una silla o butaca.

Coger una silla y una maza, y hacer con ella añicos para construir un barco para cruzar océanos”, es el papel conjunto de ambos, es su transformación de la realidad en vivo y en directo. Cada cual construye como cree que debe hacerse, porque cada uno tiene su vía para aceptar o fabricar el optimismo necesario, así que mientras para alguien un acto es destrucción, para otro es fabricación de materia prima, y mientras alguien construye otra danza entre las flores, bajo las flores, contra las flores.

La propuesta habla a fondo del optimismo, del que nos venden, del que sería necesario, del que es sustituido por la rabia. Por una rabia necesaria para poder dar paso al verdadero y necesario optimismo. Entre tanto, tras esa construcción, la poesía efímera de las cerillas de Julio, una que ya nunca se recuperará porque ardió. Una poesía incompleta con poemas que nunca empiezan o que nunca terminan, que propone a sus lectores implicarse en lo que contienen los textos.

La dificultad del escenario

Visto el trayecto y su resultado, y la dificultad de que un público acuda a explorar estos límites de contraste entre la belleza y nuestra estulticia, quizá lo más difícil sea subirse a un escenario y repartir fragmentos de encuentros entre el deseo y el rechazo de la sociedad sin echar en falta que ese grupo inmenso de personas que debieran sentarse delante o alrededor, es escaso.

Hay un espacio de construcción de pensamiento y de literatura tras la puesta en escena de trabajos como éste, que permiten que much@s sigamos viviendo experiencias críticas a través de la transformación, mientras la sociedad da la espalda a esos lugares, y se da la espalda a sí misma en las vueltas que da en el microondas la pizza precocinada del anuncio.

Más información

Una patafísica comedia en la que los intérpretes intentan, fundamentalmente, hacer todo aquello que nunca han hecho: cantar en la calle, tocar un violonchelo, atravesar una pared con los ojos cerrados, transformar una silla de andar por casa en barco para cruzar océanos…

Y más allá del humor, lo que subyace en la pieza es una ácida ironía sobre ese optimismo social que, a toda costa, y desde diferentes estamentos, tratan a todas luces de que consumamos, sin preguntarnos sobre las consecuencias reales de tan inconsciente optimismo.

Anómico Teatro

Fue creada en 2011 por Julio F. Peláez y Eva Alfonso con la intención de dedicarse por entero a la investigación en los nuevos lenguajes escénicos, así como a la búsqueda de una poética y una estética teatral propias.

Hasta la fecha la compañía viguesa ha producido los espectáculos: Esgotar os ollos (2012), Julieta Virtual (2013), Exceso de conversación con gaviotas (2014), Preferiría no hacerlo (2015), coproducida por ALT Vigo, y Ensayo sobre la lejanía (2016), estrenada en el festival Isto Ferve, e incluida en la Red Galega de Salas y Teatros.

Optimismo Florence se estrenó en Teatro Ensalle, el 17 de marzo de 2017.

Han trabajado en la compañía los actores y actrices: Manu Dosouto, Cristal Lázare, Areta Bolado, María Costas y Zaida Gómez. Además la compañía tiene la suerte de tener como colaboradores habituales en la iluminación, a Pedro Fresneda y Raquel Hernández.

Desde 2016, Anómico Teatro es compañía residente del Teatro Ensalle de Vigo.

Fecha: el Domingo 16 de septiembre de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Domingo 16 de septiembre de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

"
Fecha: el Sábado 15 de septiembre de 2018

Horario: a las 20:00h

Lugar: La Nave de Cambaleo - Av. Loyola, 8 -Plaza del Matadero- (Aranjuez -Madrid)-

Información y reservas:
Teléfono: 91 892 17 93

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons