Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Lunes 22 de julio de 2019
Números:
ISSN 2174 - 4092

Novela negra y ecos de la Guerra Civil - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

El pasado siempre ha ocupado un lugar predilecto en el mundo literario, con incontables obras que sitúan a sus personajes en un momento señalado de la historia. Y es precisamente la historia de nuestro país, en concreto uno de sus episodios más traumáticos, la que tiene un gran peso en las novelas que se presentan durante esta primera jornada de la Semana Negra.

república, cultural, revista, digital, literatura, novela, poesía, narrativa, semana negra, gijón, Miguel Ángel Fernández, Ana Gaitero, Javier Valenzuela, 2019, XXXII, literatura social, La República Cultural

Novela negra y ecos de la Guerra Civil

Tres autores nos invitan a redescubrir a través de sus novelas el conflicto que marcó la historia de España

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Semana Negra de Gijón 2019
Ampliar imagen

Semana Negra de Gijón 2019

Guillermo Galván (a la izquierda) presenta su novela, Tiempo de siega, junto con Víctor G. Guerrero (a la derecha). Foto: Alejandro Corrales.

Semana Negra de Gijón 2019
Ampliar imagen
Semana Negra de Gijón 2019

Guillermo Galván (a la izquierda) presenta su novela, Tiempo de siega, junto con Víctor G. Guerrero (a la derecha). Foto: Alejandro Corrales.

Click en las imágenes para ampliar

Alejandro Corrales – La República Cultural

El pasado siempre ha ocupado un lugar predilecto en el mundo literario, con incontables obras que sitúan a sus personajes en un momento señalado de la historia. Y es precisamente la historia de nuestro país, en concreto uno de sus episodios más traumáticos, la que tiene un gran peso en las novelas que se presentan durante esta primera jornada de la Semana Negra.

Un testimonio del dolor del exilio

La Guerra Civil fue un conflicto desgarrador, que dejó centenares de miles de muertos y otros tantos exiliados. Un exilio particularmente doloroso en el caso de los niños, y la novela, Paco Robles, el niño vasco de Mansilla de las mulas, escrita por Miguel Ángel Fernández, es la historia de uno de ellos. El protagonista, Paco, de unos muy bien llevados 93 años, comienza su narración acompañado de la periodista Ana Gaitero y de Miguel Ángel. Nos explica que fue evacuado cuando tenía solo diez años junto con otros 3800 niños en 1937, ya que el gobierno inglés se había decidido a acogerlos como refugiados a raíz del brutal bombardeo de Guernica.

Durante la media hora que dura la presentación, Paco comparte con nosotros cómo fueron los primeros años del exilio en Inglaterra, donde tuvo que ser trasladado de colonia en colonia hasta que fue acogido por una familia. También recuerda momentos tan personales como el reencuentro con sus padres 15 años después, cuando por fin pudo volver a España, o cómo conoció en 1947 a la que sería finalmente su mujer.

Al final de la charla, Paco, que actualmente vive en Norfolk y se implica de forma muy activa en la política local (fue representante de su distrito por el partido laborista), tiene también algo que decir sobre el presente y el futuro del país en el que vive, ya que no se deja en el tintero sus críticas al proceso del brexit y sus impulsores.

Pólvora, tabaco y cuero

A continuación me dirijo a la carpa donde el periodista Javier Valenzuela presenta su nuevo libro, Pólvora, tabaco y cuero, acompañado de José Ramón Alarcón. El protagonista de esta novela es Ramón Toral, un detective anarquista que investiga, durante el sitio de Madrid por las tropas de Franco, lo que en aquella época se denominaba «crimen pasional», es decir, el asesinato de una mujer a manos de su marido. Javier justifica la elección de su personaje principal, así como del escenario de su novela, como un intento de recuperar los elementos esenciales de la tradición noir: «La novela negra está protagonizada por individuos críticos, rebeldes e independientes. (…) No hay momento más noir en la historia de Madrid que el cerco de la ciudad de 1936 a 1939».

Uno de los aspectos más particulares de la novela es la forma tan realista en la que se retrata el día a día de los madrileños durante el cerco, algo de lo que no se informa, dice el autor, en casi ninguna novela o publicación sobre este momento histórico: «El 90 % de ellos trataban de los grandes héroes políticos y militares, los grandes hechos históricos, y no se contaba la vida cotidiana. Hay gente que escribe un libro de 600 páginas sobre el cerco de Madrid y no te dice ¿y la gente qué comía? ¿Con qué se calentaba? ¿Había electricidad? ¿Funcionaban los tranvías? ¿Abrían los cines?», cuenta el escritor.

Finalmente, Javier aborda el tema del desconocimiento que tenemos en España de nuestra propia historia. De forma muy crítica, expresa su indignación por el hecho de que se haya silenciado durante 80 años lo que acaeció en aquel momento histórico, algo que, a su modo de ver, pone en serias dudas el nivel de la democracia española.

Un detective de posguerra

Para terminar la jornada, asisto a la presentación de Tiempo de siega, de Guillermo Galván, dirigida por Víctor G. Guerrero en la carpa del diario A Quemarropa. Curiosamente, esta novela parece recoger el testigo de la obra de Javier Valenzuela, puesto que se desarrolla en el Madrid arrasado de la posguerra. En este caso nuestro protagonista, Carlos Lombardi, es un policía republicano que, al inicio de la novela, se encuentra condenado a trabajos forzados en lo que más tarde sería el Valle de los Caídos. No obstante, uno de sus antiguos jefes lo traslada para que pueda dedicarse a una investigación relacionada con los crímenes que investigaba antes de estallar la Guerra Civil.

Guillermo hace especial hincapié en la importancia de la ambientación de la novela, que cumple también la función de mostrar la realidad de la época de la forma más fidedigna posible: “A quien lea la novela, a veces le parecerá estar leyendo una novela distópica en la que la destrucción es la reina del mundo. No es una novela distópica, es una novela tremendamente realista porque millones de españoles vivieron esta situación hace 80 años”.

Otro de los rasgos de especial interés de la novela es la fotografía que realiza de la situación de la policía durante los primeros momentos de la dictadura franquista. Un cuerpo de policía muy deteriorado tras la guerra, que tuvo que ser reformado en gran parte enrolando a miembros de Falange, hecho que, sumado a la influencia creciente del nazismo en España durante los años cuarenta, resulta en el caldo de cultivo perfecto para la creación de una policía política franquista.

De nuevo, la presentación termina en una nota reivindicativa, puesto que Guillermo pudo dar su opinión sobre un tema candente, que afecta a uno de los lugares que plasma en su novela, el Valle de los Caídos: «Francamente, yo lo dinamitaba. El Valle de los Caídos no es más que el skyline de la victoria del fascismo sobre la democracia. Bueno, no lo dinamitaría por respeto a los restos de la gente que hay enterrada allí, pero sí lo evacuaría y después le pondría un par de minas».

Así, con estas declaraciones, cerramos este primer día de la Semana, con novelas descarnadas sobre nuestro pasado más oscuro que se ajustan perfectamente a los cánones del género negro.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons