Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 20 de septiembre de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

La Xirgu Indie-Air: “Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores” - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

“Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores, que creo que es algo que no solamente se traslada a los espectáculos que hacemos, sino a nosotras a la hora de sobrevivir como compañía, porque es muy difícil la autosuficiencia, la perseverancia… el que cuando te derrumbas hay otra… entonces, de alguna manera, espiritualmente, el nombre de La Xirgu también te lleva a eso: a luchar por seguir, porque esto continúe. Fue la primera mujer que creó compañía propia, la primera que dijo voy a montar una compañía de teatro. Y es pionera por eso y en la autosuficiencia, y en lo adelantada para su época, porque también fue una mujer que no lo tuvo fácil, pero no dejó de hacer lo que creía. Nos sentimos identificadas por todo eso, y con ese tipo de actriz, por en principios, en actitudes, en la visión del teatro como reivindicación… Es un modelo a seguir, no porque fuera “la grande” del teatro en ese momento, sino por esos valores que nos transmite a nosotras ahora mismo en el siglo XXI. Es ese sentido de lucha que decíamos, en el que nos sentimos identificadas. Más que desde el punto de vista del glamour, la televisión y demás, vemos el teatro como una herramienta de comunicación, y creo que debemos hacer una compañía, no desde el punto de vista de cambiar el mundo, pero sí de aportar nuestro granito de arena para mejorar las cosas, dar nuestra opinión… que el espectáculo no es sólo ser actriz, con ese contexto del glamour, sino con un trasfondo como el que tuvo ella. No se trata de cambiar el mundo, sino de hablar un poco de lo que pasa en el mundo y transformar un poco las mentes de quienes te están viendo, que en algo les cambias y les conciencias”.

La Xirgu Indie-Air: “Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores

Entrevista a una compañía de mujeres que luchan por cambiar cosas en su medio y en la sociedad

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
La Xirgu Indie-Air
Ampliar imagen

La Xirgu Indie-Air

Ana Astorga en Le Petit Cabaret des Horreurs et des Perversions.
Foto: Julio Castro.

La Xirgu Indie-Air
Ampliar imagen
La Xirgu Indie-Air

Patricia Jordá, Ana Astorga, Ana Adams y Carmen del Conte, en Mise en scène.
Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar

Julio Castro - La República Cultural

Hace tiempo descubrí a las chicas de La Xirgu en una de las salas alternativas de Madrid (concretamente en La Usina), donde hacían durante unas semanas su espectáculo de Le Petit Cabaret des Horreurs et des Perversions. Me resultaron un grupo divertido, atrevido, ameno, provocativo para lo que veía en otros lugares más formales. Siendo una compañía muy joven, uno piensa que tal vez, ese empuje inicial a la hora de entrar conjuntamente en la escena, tal vez no se perpetúen en el tiempo, por eso me alegró enormemente que la casualidad (bueno, y el ir indagando en las pequeñas salas madrileñas y por internet), me condujera al inicio de un nuevo trabajo suyo, Mise en scène, donde tendría la ocasión de ver una nueva faceta suya, concordante con lo anterior, pero en un estilo que las renovava (¡aún siendo nuevas!). Son dos trabajos bien distintos, porque si el Cabaret es un trabajo explosivo, nacido de los más intimista de su forma de hacer teatro, el otro es precisamente lo contrario, es decir, una obra de tensión sostenida, a través del cual denuncian las entrañas de lo peor de la televisión, visto desde el propio medio.

Una constante en ambos trabajos es dotarse de un humor muy propio, otra es la de saber sustraerse a sus personalidades durante la puesta en escena, para convertirse al cien por cien en los personajes representados, de manera que en un caso, uno cree estar realmente en un espectáculo de cabaret, desde el que puede conocer los problemas de sus integrantes, mientras que en el otro se puede pensar que las actrices realmente narran su vida en la tele y en el entorno social que las une y las separa.

Me parece que las cuatro trabajan muy bien y, si en las correspondientes reseñas traté de describir en su día lo que cada una transmite en ambos trabajos, en una publicación presentada a un congreso en Salamanca hace meses, me refería a su trabajo diciendo que “Precisamente este trabajo [Le Petit Cabaret] es el que me hace consciente de la actualidad de la mujer en el teatro, en una sensación que venía percibiendo desde hacía tiempo, pero que en ese mismo momento quise constatar. Su segundo trabajo, Mise en Scène, una profunda crítica al entorno que viven las protagonistas de series televisivas, posee un carácter diferente, y sin embargo saben darle raíces comunes, mostrando al público que poseen un estilo definido.” Es importante aquella primera impresión tras ver su cabaret, porque ese instante es el que me demuestra la realidad de una escena teatral de mujeres de la que no era realmente consciente con la intensidad con la que se desarrolla. Es ésta la que me lleva a seguir investigando dicha realidad que, tras un largo tiempo de análisis de ese entorno, leer, asistir a cientos de funciones y hablar con las implicadas, creo que apenas vemos la punta del iceberg del trabajo que conlleva, los esfuerzos, la gente que queda en el camino y las dificultades que, una vez superadas, nos permiten (espectadores cómodos), pasar un rato interesante y divertido. Así que, aunque pudiera haber ocurrido más tarde con otra compañía de mujeres, esto también se lo tengo que agradecer a ellas. Y como hay que añadir que el carácter de luchadoras lo llevan hasta en el nombre de esa gran republicana que fue Margarita Xirgu, y como a ella no la podré entrevistar, quiero confiar en que estamos ante un trozo de la herencia que ella nos dejó desde su exilio: un buen teatro que no sólo nos entretenga, sino que además nos despierte.

En esta entrevista que hicimos están con el director de su segunda obra, cuya línea de trabajo y de pensamiento es muy acorde con lo que ellas mismas plantean.

Os proclamáis “críticas con el sistema que nos acoge y nos coarta” ¿es en referencia al medio teatral en particular o a la sociedad en general?

Patricia J.: a la sociedad en general, pero al medio teatral también.
Ana As.: Pero al espectáculo en general, porque hay mucha crítica a la televisión, más que al teatro.
Antonio M.: pero no se quedan en ese medio, sino que es en general. Los medios de representación, de masas, donde te venden un estilo de vida, pero hay alguien que tiene que colocarse ahí para venderte esos estilos de vida. Y en Mise en scène se elige la televisión porque es muy divertido, da mucho juego, y es algo que no está muy representado en teatro. El cine sí, pero la televisión en teatro no tiene mucha presencia.
Patricia J.: pero en realidad es definición de la compañía, y como tal, surge desde el punto de vista de estar un poco cansadas del funcionamiento del mundo del teatro, de la maquinaria donde a veces eres más pasivo que activo, y un actor está más tiempo esperando a que le llamen para trabajar que trabajando. Y ante esa situación, decidimos ponernos a trabajar y crear una compañía.
Ana Ad.: como mucha gente.
Ana As.: Sí, porque teníamos el mismo fin y las mismas ganas de unirnos y hacer las cosas igual, y no esperar a que nos llamen.
Patricia J.: y contar y hablar de temas que nos preocupan, porque son temas sobre la sociedad, sobre un mundo que nos coarta, nos impide llevar a cabo nuestros sueños, nuestros ideales.
Ana Ad.: yo creo que la idea empezó desde “la mujer”. El primer pie que recuerdo yo, cuando empezamos a hablar del tema, era sobre las exigencias sobre la mujer y las obligaciones a las que estamos sometidas las mujeres. Criticar ese aspecto de la situación de la mujer hoy en día, que tiene que ser buena madre, trabajar bien, estar en casa…, y sobre todo el tema del físico, tener que estar guapa. Iba un poco por ahí.
Patricia J.: sí, la necesidad de hablar de la mujer del siglo XXI, todo lo que la sociedad le exige para valorarla como mujer, y para que tú también te valores como mujer.

Vuestra asociación como mujeres en la compañía, ¿es fruto de la casualidad, o responde a un resultado efectivo?, es decir ¿trabajáis mejor entre mujeres o ha ocurrido sin premeditación?

Ana As.: creo que fue cuestión de feeling, porque nosotras hicimos los estudios de la escuela Cuarta Pared todas juntas, y es lo que nos ha llevado poco a poco a trabajar juntas, a convivir, a ser amigas, a todo.
Ana Ad.: sí, todo partió un poco de la amistad.
Carmen C.: sí, de hecho, nunca se sabe, porque igual en futuros espectáculos necesitamos actores masculinos y no significa que sólo podamos trabajar con mujeres porque sea más cómodo.
Patricia J.: sí, es algo fortuito, y porque en el contexto en el que nos conocimos, en las clases de teatro, es un medio en el que siempre hay más mujeres que hombres.
Carmen C.: claro, en la clase ya apuntaba a que, si formabas compañía con alguien, seguramente sería una mujer, porque muchos hombres no había.
Ana As.: Y claro, al ser cuatro mujeres, los temas que más nos interesan son los relacionados con la mujer y las preocupaciones de las mujeres hoy. Por eso salen los temas estos.
Carmen C.: También es autocrítica.
Patricia J.: sí, de hecho tiene un punto de autocrítica bastante importante: hacia nosotras, al mundo del espectáculo, a las mujeres y a la sociedad en general. Pero partiendo de nosotras

La compañía lleva el nombre de una gran mujer del teatro, pero también de una luchadora republicana que acabó muriendo en el exilio ¿estas características marcan a la hora de elegir su apellido?

Carmen C.: es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores, que creo que es algo que no solamente se traslada a los espectáculos que hacemos, sino a nosotras a la hora de sobrevivir como compañía, porque es muy difícil la autosuficiencia, la perseverancia… el que cuando te derrumbas hay otra… entonces, de alguna manera, espiritualmente, el nombre de La Xirgu también te lleva a eso: a luchar por seguir, porque esto continúe.
Ana As.: y fue la primera mujer que creó compañía propia, la primera que dijo voy a montar una compañía de teatro. Y es pionera por eso y en la autosuficiencia, y en lo adelantada para su época.
Patricia J.: porque también fue una mujer que no lo tuvo fácil, pero no dejó de hacer lo que creía. Nos sentimos identificadas por todo eso, y con ese tipo de actriz, por en principios, en actitudes, en la visión del teatro como reivindicación…
Carmen C.: yo, no la he visto nunca actuar (dice toda seria, lo que nos vale un rato de risas). Es un modelo a seguir, no porque fuera “la grande” del teatro en ese momento, sino por esos valores que nos transmite a nosotras ahora mismo en el siglo XXI
Patricia J.: sí, es ese sentido de lucha que decíamos, en el que nos sentimos identificadas. Más que desde el punto de vista del glamour, la televisión y demás, vemos el teatro como una herramienta de comunicación, y creo que debemos hacer una compañía, no desde el punto de vista de cambiar el mundo, pero sí de aportar nuestro granito de arena para mejorar las cosas, dar nuestra opinión… que el espectáculo no es sólo ser actriz, con ese contexto del glamour, sino con un trasfondo como el que tuvo ella.
Ana As.: no se trata de cambiar el mundo, sino de hablar un poco de lo que pasa en el mundo.
Patricia J.: sí, y transformar un poco las mentes de quienes te están viendo, que en algo les cambias y les conciencias.

¿Sería posible hoy día volver al nivel de creatividad de los años veinte y treinta en este país?

Ana Ad.: yo creo que la televisión ha hecho mucho daño.
Carmen C.: creo que ha evolucionado hacia algún lugar, pero siempre se vuelve otra vez a lo de antes que está bien (y está pasando ahora). De repente las cosas toman caminos distintos, porque hay una televisión en casa de todos y transforma la manera de trabajar en el teatro… y la gente espera otro tipo de interpretación o de puesta en escena, pero creo que ahora está pasando y muchos grandes vuelven a lo de antes, porque hemos experimentado mucho, y llega un punto en que te recuperas.
Ana As.: y nosotras también hemos cogido el modelo de compañía clásica, que es el mismo elenco haciendo diferentes obras. Queremos seguir unidas en el tiempo y hacer muchas cosas más.
Ana Ad.: creo que desde esa época, lo que ha cambiado es que ahora está la televisión, y eso ha afectado al trabajo, en cuanto a que la gente confunde un poco los términos, por la naturalidad en los diferentes medios, como el cine o la televisión frente al teatro.
Antonio M.: pero está bien, porque el Tolcachir que nos gusta tanto a todos, utiliza un tipo de lenguaje y una puesta en escena muy hiperrealista. Precisamente, en lugar de perderse en los abismos digitales, en las grandes producciones, en la realidad virtual, tira por escenarios cargados de elementos, con los que luego ni interactúa, que utiliza porque está, pero es que lo que te está contando te interesa y, al final, varían las formas, pero la esencia sigue siendo la misma. Y lo que está claro es que, por mucho cine y mucha televisión que haya, sigue interesando el teatro: ahí estamos hablando de teatro, estamos haciendo teatro, que es lo fundamental.

¿El teatro es uno, o el abismo entre los lugares comerciales y los espacios alternativos es ya insalvable?

Carmen C.: Ahí hay un abismo.
Ana As.: yo veo dos mundos.
Antonio M.: Hace poco, leía una entrevista a alguien del teatro (no recuerdo el nombre), y decía que, por ejemplo en Barcelona, había menos diferencia, pero aquí en Madrid es más palpable. Hay un tipo de teatro muy antiguo, más lastrado por el tipo de actor, la comedia de enredo… un poco triste. Vamos, que hasta se están muriendo los actores que lo interpretaban.
Patricia J.: ¡Pero nacen otros!
Ana Ad.: y hay ciertos teatros que sólo hacen cosas de ese estilo.
Antonio M.: Yo creo que está bien que existan, por conservar la diversidad, pero no pueden convertirse en la guía a seguir.
Ana Ad.: claro, Porque aquí, el teatro alternativo se hace en las salas alternativas, pero en otros países, esa esencia de lo alternativo está en la sala comercial y hay ese tipo de teatro en salas grandes.
Carmen C.: …porque interesa y lo promueven…
Ana As.: …sí, y hay programaciones más abiertas en salas grandes.
Ana Ad.: …y en un teatro comercial puedes tener algo que no es, digamos, “clásico”.

A la hora de crear ¿preferís hacerlo entre vosotras, o está bien la dramaturgia y la dirección externa?

Carmen C.: vamos por partes. La idea de esta obra de Mise en scène, fue lo que empezamos a trabajar (antes del Cabaret), y Antonio venía, tomaba notas y a partir de ahí escribió lo que es ahora la obra. En nuestro anterior espectáculo no tomamos a nadie como director, porque consideramos que podíamos hacerlo entre nosotras. Es cierto que el Cabaret se ha modificado mucho, pero es muy duro trabajar continuamente desde dentro y desde fuera. Así que, en Mise en scène, aparte de que lo hubiese escrito Antonio, tuvimos muy claro que necesitábamos que además lo dirigiera. Pero en la práctica, entre nosotras, somos todos directores.
Patricia J.: somos indomables.
Ana As.: somos muy rebeldes.
Carmen C.: Entre que nosotras nos pensamos que tenemos un bagaje teatral más amplio, y se nos ocurren cosas… menos mal que está Antonio, que toma las decisiones. Al menos necesitamos una voz que desde fuera nos diga “vale” o “no”, pero entre todas, hablamos como… Bueno, somos creadores los cinco.
Ana As.: sí todos somos creadores, y Antonio va dirigiendo con la batuta, pero es entre todos.
Patricia J.: y eso es también una opción de Antonio, que nos deja toda la libertad, porque tiene esa posición. Y eso es muy rico, porque te deja mucha libertad de acción, de movimiento, te sientes más partícipe de la creación, de la obra, los movimientos pueden llegar a ser más orgánicos, pero a veces puede llegar a ser más complicado, porque a veces se te va, y es el problema de estar dentro y fuera, que tratamos aún de dirigirnos.
Ana As.: y es lo que decíamos antes, que para cualquier cuestión hay que llegar a un consenso entre todos. Entonces todo el tiempo estamos llegando a acuerdos.
Patricia J.: Sí, es complicado, no es la figura del director “se hace lo que yo digo”, sino que las decisiones acerca de “todo, toooodo”, es entre todos, y normalmente intentamos llegar a un consenso, es decir, sin llegar a un mayor conflicto, pero siempre terminando cediendo unos, aceptando otros…
Ana As.: y el proceso es más lento, pero al final, estamos satisfechos de que todo lo que se ha decidido ha sido entre todos.
Ana Ad.: Para mí, la diferencia es que lo sientes tuyo, porque tú aportado, tú has quitado…, y cuando trabajo con otro tipo de directores soy actriz de esa persona en ese espectáculo, pero no siento que sea mío. Y eso para mí es lo más rico, y que más me llena.

Le Petit Cabaret habla de las pequeñas grandes tragedias de unas mujeres inmersas en un medio escénico hoy poco frecuente, mientras que Mise en scène aborda un medio actual, como el de las series televisivas ¿cuál será la línea de vuestra siguiente propuesta?

Carmen C.: De momento no tenemos nada previsto. Hay pequeñas propuestas que todas hemos pensado de manera independiente, y es más personal, aunque con la compañía, o en colaboración con la compañía. Pero aún no se ha materializado, aunque sí que hay algo.
Patricia J.: sí, cada una ha pensado algo que le gustaría hacer, o se han barajado espectáculos de pequeño formato para seguir moviéndolo por cafés-teatro, porque es más sencillo entrar a actuar en un bar o un café-teatro, con algo pequeño, antes que con algo grande, que además es todo “un parto”, porque supone mucho más esfuerzo y desgaste.

Puesto que la compañía lleva tres años en funcionamiento y dos obras que han girado por muchas salas españolas, se entiende que es un proyecto consolidado o consolidable…

Ana As.: sí eso seguro, y aunque tengamos otros proyectos fuera, es positivo para la compañía. Si a alguna le sale otro proyecto fuera (por ejemplo, ahora está Ana Adams con los miserables), esto enriquece, y podemos tener otros trabajos, pero siempre sabiendo que lo realmente importante es la compañía, porque es algo nuestro, que hemos puesto en marcha nosotras, y que todo lo que salga fuera, si es más dinero o más publicidad, lo será para La Xirgu también.
Ana Ad.: si triunfa una, triunfan todas.
Patricia J.: ese sería el planteamiento.

¿Qué creéis que os diferencia de otras compañías teatrales de mujeres?

Ana As.: Yo creo que es básicamente lo mismo, siempre que sean mujeres que se sientan a hablar de teatro, de temas sociales… siempre serán las mismas motivaciones.
Carmen C.: de todas formas, nosotras aún estamos buscando nuestro estilo, porque hay compañías consagradas que llevan 15 ó 20 años, que ya tienen un estilo propio. Ahí sí que se ven grandes diferencias: estos van por aquí, estos intentan investigar, estos están acomodados… Pero nosotras todavía estamos en ese punto en que no se puede decir, y creo que es muy bonito, porque estamos buscando.

¿Qué creéis que haría falta en el ámbito cultural español para que triunfase y creciese la gente del estilo de lo que vosotras hacéis?

Carmen C.: que se promoviera este tipo de espectáculos, este tipo de teatro. Que el teatro vuelva a ser lo que era: y lo que es en muchos países, porque aquí sigue siendo un mero entretenimiento para el gran público, y si se cambiara para verse como una especie de espejo en forma artística (lo que es en esencia el teatro), y la gran mayoría lo viera, sería mucho más fácil que la gente se pusiera a crear.
Patricia J.: y que se generara también a través de la educación, es decir, que se educara a la gente para valorar la importancia real que tiene el teatro en una cultura. Para que los niños, desde pequeños, lo empiecen a valorar como un trabajo posible al que dedicarse. Lo que pasa es que esto también es imposible, porque no existe una infraestructura económica, para que un actor se dedique a ello.
Carmen C.: ser creativo es algo que te va a llevar a ser más feliz, te dediques o no al arte.

¿El sistema de subvenciones sirve de algo o sólo es un paliativo?

Carmen C.: para el que las tenga sí.
Ana As.: ese es el problema, porque las subvenciones no llegan realmente.
Carmen C.: llegan siempre a los mismos, es muy difícil acceder a ellas, hay mucha mano por medio… y no me gusta, no creo que sea justo.
Ana Ad.: y tienes que tener varios años de historia para poder acceder a ellas.
Carmen C.: de todas formas, no creo que sea una excusa no tener subvenciones, para crear y poder hacer cosas. Sólo tiene que haber ganas, motivación y una idea que contar.
Ana Ad.: Yo creo que, sobre todo, esto de la educación es importante. Yo he vivido y estudiado en Inglaterra, y allí sí que desde muy pequeños se insiste en la educación con el teatro, así que, la percepción sobre los actores y el teatro es completamente diferente, porque conocen cómo funciona toda la globalización. Aquí es completamente diferente. Ahora estoy trabajando con dos niñas y les pregunto “¿qué teatro hacéis?” “bueno…, en navidades…, una semana…” pero no hay clases de teatro, no está al alcance, la gente no entiende lo que es en general.
Antonio M.: le vendría muy bien una mayor visibilidad en los medios, porque al final, ese tipo de teatro del que hablábamos antes, que tiene a la novia de tal, o al personaje de la tele cual, acaban haciendo una identificación del teatro en la que sólo queda algo ese tipo. Entonces, lo independiente, queda en un reducto con muy poca visibilidad, porque los medios sólo se centran en lo otro.
Ana Ad.: ese es un problema, porque parece que si tú no estás en la tele, estás por debajo. Y eso es aquí, porque en otros sitios no es así, sino que se ve realmente es al contrario, y a la gente que hace televisión y luego teatro es a quienes se ve por debajo. Por ejemplo, en Argentina es así (aunque no tenga por qué ser así), totalmente al contrario que aquí.
Carmen C.: sí, aquí, para el gran público, teatro independiente significa “teatro amateur” o menos. De hecho, alguna vez nos ha pasado con el Petit Cabaret, que nos han dicho que “podíamos moverlo” y “ser profesionales porque está muy bien” ¡es que ya lo somos! Así que sí, lo hemos vivido.

¿Cómo afecta o puede afectar la crisis a la gestión cultural? Hay quien opina que puede ser un buen revulsivo y hay quien es más pesimista y dice que puede acabar en desastre por falta de público…

Ana Ad.: público hay más desde que empezó la crisis…
Antonio M.: público nunca va a faltar, porque por una parte, parece que la piratería está vaciando los cines, pero la gente se tiene que socializar, no puede limitarse a salir el fin de semana a comprar al centro comercial. Y quieras o no, el teatro se beneficia, porque es algo muy vivo, instantáneo, único, y responde a ese tipo de experiencias, porque todo se te queda en la pantalla del ordenador y quieres algo más. Por otro lado, para quien sí va a ser una crisis, es para las compañías grandes, con una gran estructura y que se habían asentado bajo una forma de trabajar y a las que, si de repente les cambias el panorama, se vienen abajo porque no hay dinero.
Patricia J.: Nosotros, como no hemos tenido dinero nunca, no tenemos ese problema.
Antonio M.: es adaptarse al medio: si el medio cambia, los que no se adaptan al medio están abocados a desaparecer. Pero yo no lo veo de manera apocalíptica, porque crisis ha habido siempre, pero hay que adaptarse, porque la gente también quiere divertirse.
Patricia J.: y la gente está más necesitada de evasión.
Ana As.: y también surgen mejores obras, se tienen mejores ideas ahora, debido a todo lo que está pasando.

¿Qué les pediríais a las salas teatrales?

Antonio M.: más hueco. Que estén pendientes de buscar.
Ana As.: que nos dejen actuar… que den oportunidad a la gente que está empezando.
Carmen C.: que den oportunidades, como ha hecho ahora la sala Triángulo.
Patricia J.: Sí, porque cuando fuimos a hablar, comentamos el tema de la crisis y demás, y que las salas se arriesgaban poco a coger compañías más actuales e independientes, y nos dijeron: “en tiempos de crisis arriesgamos mucho menos, apostamos por cosas a las que sabemos que va a venir público porque necesitamos llenar la sala para vivir…”. Y al día siguiente resulta que decidieron “arriesgar” con nosotras “os hemos visto con mucha ilusión y muchas ganas de currar y os damos una oportunidad”. Creemos que estaría muy bien que otras salas potentes se abrieran a eso. Así que yo, a las salas les pediría que arriesguen. Aún así, es cierto que en Madrid hay muchas salas en las que puedes actuar y no tienes problemas. El problema real es que llegue al público la información. Es la publicidad, porque si no tienes dinero para invertir en publicidad o no llegas a los medios, nadie se va a enterar de que estás actuando en una sala concreta. Pero no llega a los medios y las salas, muchas veces, no tienen acceso a ello.
Carmen C.: En realidad, nosotras no nos podemos quejar en cuanto a las salas, porque la mayoría nos ha abierto las puertas, sea porque eran salas nuevas y necesitaban gente que actuase allí, o por otros motivos, pero no hemos tenido ningún problema para actuar donde hemos querido en las salas pequeñas. Pero la verdad, es que la sala deja todo en manos de la compañía para que se llene el espectáculo y ellos, se limita a hacer algún tipo de mailing y alguna otra cosa para que esa sala, sean 30, 40 ó 150 (como la Triángulo) se llene, y cuando eres una compañía como la nuestra, que no somos muy conocidos, el número de personas es más limitado, así que nos quitamos la careta de actrices y, de repente, ¡somos productores! ¡directores de prensa!… y así es como estamos.

Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores""> Fecha:

del Viernes 28 de enero de 2011 al Domingo 30 de enero de 2011 Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Triángulo - c/ Zurita, 20 (Madrid -Lavapiés-)

Entradas: 13 €
Para más información:
91 530 68 91
Venta anticipada: 902 488 488 - y cajeros de Ibercaja y Cajamadrid y en

Ver más fechas pasadas

Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores""> Fecha:

del Viernes 28 de enero de 2011 al Domingo 30 de enero de 2011 Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Triángulo - c/ Zurita, 20 (Madrid -Lavapiés-)

Entradas: 13 €
Para más información:
91 530 68 91
Venta anticipada: 902 488 488 - y cajeros de Ibercaja y Cajamadrid y en

"
Margarita Xirgu es el espíritu de lucha, de perseverancia y de mantenerte en tus valores""> Fecha:

del Viernes 21 de enero de 2011 al Domingo 23 de enero de 2011 Horario: a las 20:30h

Lugar: Sala Triángulo - c/ Zurita, 20 (Madrid -Lavapiés-)

Entradas: 13 €
Para más información:
91 530 68 91
Venta anticipada: 902 488 488 - y cajeros de Ibercaja y Cajamadrid y en

"
DATOS RELACIONADOS

Para más información:
Blog de La Xirgu Indie-Air
La Xirgu indie-air en Facebook

La Xirgu teatro indie-air

Carmen Del Conte: Actriz Barcelonesa. Estudió Arte Dramático en el Col·legi del Teatre de Barcelona donde se graduó en 2005, desde entonces sigue formándose con Raimon Molins en Atrium y L’obrador de la sala Becket en interpretación y dramaturgía, más tarde se traslada a Madrid donde realiza estudios en la Cuarta Pared. Ha trabajado en cine con el director colombiano Ricardo Coral en su película experimental “Una peli” en 2005. En teatro ha trabajado las obras “Malinche”, “Siis de cors”, “Tres desafiant la mort”, “Leonce+Lena”, “Pervertimento”, “Los figurantes”. Es miembro fundador de la compañía la Xirgu teatro indie­air donde trabaja como actriz y productora.

Ana Astorga: Natural de Málaga. Licenciada en Arte Dramático en la ESAD de Málaga en 2007. Ha realizado cursos de Interpretación, Clown, Claqué y Danza Contemporánea. Ha trabajado con la compañía MARCANDO TEATRO en las obras “Antígna”, “Ley de movimiento monstruo” y “Don Juan enamorado”. También ha trabajado en “Los árboles mueren de pie” de producciones Aryan, en el teatro Victoria de Madrid. En 2008 se traslada a Madrid donde estudia en la Cuarta Pared el curso avanzado de Interpretación, es entonces cuando forma junto a sus compañeras la compañía la Xirgu teatro indie­air.

Ana Adams: Actriz y cantante. Nacida en Madrid inicia su formación en Hills Road Sixth Form College, Cambridge, Inglaterra, durante dos años. Más tarde se traslada a Barcelona donde realiza sus estudios en Arte dramático en La Casona. Complementa su formación con cursos de danza­teatro, danza­ butoh y presencia escénica con Isabel Ubeda del Odin teatro. Ha trabajo en las obras “Queriendo a elsa”, “Las tres hermanas”, “Noche de reyes”, “Replay” (espectáculo musical) y con la compañía de teatro en inglés Lingua Arts theatre durante la temporada 2009/2010. En 2008 se forma en la Cuarta Pared y tras finalizar sus estudios funda la compañía la Xirgu teatro indie­air.

Patricia Jordá: Alicantina de nacimiento, pasa sus años de estudiante en Valencia, donde se licencia en Psicología y realiza estudios teatrales durante tres años en el Centro Teatral Escalante. Durante esa etapa forma la Cía. Malcreadas, con la que realiza dos espectáculos. Se traslada a Madrid en 2007, donde continua formándose en La Central de Cine, Fundación Shakespeare y La Cuarta Pared. En 2008 forma la compañía la Xirgu teatro Indie­air, con la que trabaja actualmente. Ha trabajado en tv en “En L’aire” Canal9, “El comisario” Tele5 y en “Suitte Hotel” de Boca a Boca prodcciones, y en cine en las películas “Hoyo 19” de Vicente Monsonís y “Síndrome Labaral” de Sigfrid Monleón.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons