Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Lunes 25 de junio de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Sara, la poeta que viene para quedarse - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

De Sara conocía fotos, proyectos y poemas; París y fotos, ella jugando con la nieve, jugando con quien la mira; poemas y libros que van y vienen; libros y su sonrisa exploradora. Ahora conozco más de Sara Herrera Peralta y no sólo. Lo digo porque Shock, su nuevo poemario, retrata su cara, la tuya y la mía en una búsqueda llena de inquietud y desconcierto que se acerca y se aleja de la realidad de la cola del paro, el fútbol, los códigos de barras, el ginecólogo o el patio de recreo. Todo poeta busca una manera de vengarse del mundo, dice Panero en una cita elegida por Sara. Ella no parece vengativa pero sí crítica, incómoda con el panorama que le ha tocado “A guantazos uno se despierta/ en medio de la nada:/ la Naturaleza es sádica”. La poeta sabe del miedo a no dar la talla en el absurdo “Mis manos no sudan porque el miedo/ ya me tapó la boca/ en otras colas y filas indias” y trae sus versos para “molestar”.

Sara, la poeta que viene para quedarse

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Sara Herrera Peralta
Ampliar imagen

Sara Herrera Peralta

Foto: cortesía de Inma Luna

Sara Herrera Peralta
Ampliar imagen
Sara Herrera Peralta

Foto: cortesía de Inma Luna

DATOS RELACIONADOS

Algo más en:
Sara Herrera Peralta

Inma Luna – La República Cultural

De Sara conocía fotos, proyectos y poemas; París y fotos, ella jugando con la nieve, jugando con quien la mira; poemas y libros que van y vienen; libros y su sonrisa exploradora. Ahora conozco más de Sara Herrera Peralta y no sólo. Lo digo porque Shock, su nuevo poemario, retrata su cara, la tuya y la mía en una búsqueda llena de inquietud y desconcierto que se acerca y se aleja de la realidad de la cola del paro, el fútbol, los códigos de barras, el ginecólogo o el patio de recreo.

Todo poeta busca una manera de vengarse del mundo, dice Panero en una cita elegida por Sara. Ella no parece vengativa pero sí crítica, incómoda con el panorama que le ha tocado “A guantazos uno se despierta/ en medio de la nada:/ la Naturaleza es sádica”. La poeta sabe del miedo a no dar la talla en el absurdo “Mis manos no sudan porque el miedo/ ya me tapó la boca/ en otras colas y filas indias” y trae sus versos para “molestar”.

Dice ser una mujer mal inventada y así sabe tanto de la vida, de crecer en medio de un mundo incomprensible en el que lo que se valora es precisamente lo menos valioso.

Entre “el paro”, “el golpe” y “el gol”, la poeta discurre con la lupa en la mano, sacándole la entraña a lo inmediato y cuestionando el absurdo de algunos sinsabores cotidianos porque las pesadillas son a veces aviso surgido en la conciencia, reconoce Sara.
Me etiquetarán/ sé que lo harán/ sé que me etiquetarán” presiente en otro de sus poemas y, con la publicación de Shock, sin duda su etiqueta reconocerá que se trata de una de las voces jóvenes más interesantes de la poesía española actual.

Sara Herrera Peralta nació en Jerez de la Frontera en 1980 y ha publicado los poemarios La selva en que caí, De ida y vuelta, Sin cobertura, Provocatio (ya sólo por eso habría merecido protagonizar esta sección) y ahora Shock. Ha recibido un montón de premios y, además, se empeña en que todo el mundo lea, así que desde 2009 coordina el proyecto Yo también leo para el fomento de la lectura entre jóvenes.

Pasó parte de su infancia en Trebujena (Cádiz) y vivió en Jerez de la Frontera hasta los diecinueve años. Después ha vivido, estudiado y trabajado en distintas ciudades, como San Sebastián, Helsinki, Málaga o París, donde reside desde 2007.

 

Le hago algunas preguntas desde mi balcón hacia el suyo en París y sus respuestas llegan veloces y palmarias.

El paro, el golpe, el gol… ¿qué sabe de esto la poesía?

Lo que una quiera que sepa. La poesía bebe de muchas cosas, también de la música, del cine, de otros géneros literarios, de lo cotidiano, sí, también, en mi caso la poesía bebe a menudo de lo cotidiano, y por eso el paro, el golpe y el gol: los títulos de los tres capítulos de Shock, mi último poemario publicado, que acaba de aparecer en Baile del Sol.

¿… y qué sabe de poesía el ticket de la compra?

Utilicé tickets de compra también en Shock porque pocas cosas hoy en día nos resultan más familiares, aunque alguien no lo quiera. Compramos compulsivamente, a veces lo necesario, otras mucho más de lo que seguramente nos haría falta. Y mientras, y no es necesario irse lejos, hay quienes no tienen ni para llevarse algo a la boca. Utilizar los tickets de compra me parecía una buena forma de intentar transmitir lo que estaba queriendo hacer llegar al lector con este libro.

¿Hay que alejarse para tomar perspectiva, para encontrarse o para perderse?

Yo prefiero encontrarme, comprender, rescatarme, recuperarme, para seguir mirando al frente, aunque este mundo rápido nos haga a veces sentir la necesidad de perdernos, en cuyo caso prefiero la familia, todos los míos, el hogar, lo verdadero, antes que pedir un billete para huir a una isla paradisíaca.

¿De dónde sale tu voz poética, desde dónde?

No lo sé, no sé de dónde sale, sólo sé que escribo por necesidad y porque la poesía me parece una forma más de estar en el mundo.

¿Nos salvará la poesía del estado de shock?

Ojalá la poesía salvara, pero aunque no salve sí creo que alivia, que acerca, que acompaña, que hace que a veces todo escueza y todo duela un poco menos.

En los versos, ¿te quejas, reivindicas o expones?

Intento no quejarme, para eso ya están los que me aguantan. Me importa la poesía que trata de denunciar algo, que intenta hacer preguntas, que busca las respuestas, aunque nunca estén ahí. Me interesa el compromiso, y al final el tiempo nos pone a todos en algún sitio. Pero también creo que la poesía está ahí para celebrar la vida.

Yo también leo…

Es el nombre de un humilde proyecto que es posible gracias a la generosidad de más de veinte autores que escriben poesía, novela, relato, teatro… Lo pusimos en marcha para aportar nuestro granito de arena al fomento de la lectura entre los más jóvenes. Este año hemos celebrado la segunda edición, los participantes debían enviar una reseña del libro que estuvieran leyendo junto a una foto. El ganador o ganadora de cada edición recibe en su casa un lote de casi treinta libros firmados y dedicados por cada uno de sus autores. Este año la ganadora ha sido Uxue Juárez, una joven de 29 años residente en Pamplona. Tenemos un blog y una página de Facebook con casi 400 seguidores donde se puede encontrar toda la información.
 

Mi dedo en su llaga

Tres poemas de Shock, para que se pueda comprobar lo que dice Carmen Camacho en el prólogo: “ Hay pánicos que, por cotidianos y silentes, no dejan de ser hondos. Hay berridos hacia dentro, simas sin fin, llanto contenido o tragaderas. O peor aún: está el ya ni recordar en qué batalla nos rendimos sin porqué, ni dónde compramos la tensa calma, ni a qué viene esto de sonreír al verdugo desde la foto carné. No saber dónde empieza esta metástasis de nada. Grave es el shock”.

[Quien no duerme por la noche]

Podré decir cualquier cosa
y podremos guardar todos los archivos
posibles en nuestro PC como intentando
que la memoria histórica sobreviva a las tecnologías.

Ni iPod ni iTunes, el arte peligra
como peligran nuestras voces y el arte instintivo
de decir que somos quienes somos,
que estamos porque sobrevivimos.

Yo vine para quedarme
y voy a molestar lo máximo posible.

Avanzamos, sí, pero tenemos la conciencia de un mosquito.

 

[Ticket 2]

3 de febrero.

Único día del año que no compro nada.

 

[Habilidades]

La noche oscura viene a visitarme.
Alguien llama a la puerta.
Soy tu jefe. Amarillo el rostro
y oscura la tez,
enorme el bigote
(el lunar deforme).

 ¿Creías tú en los príncipes azules, nena?
Me dice con voz ronca.

Una vez pensé en Wall Street y en cómo
limpiarán allí los suelos de cobre y mármol,
en cómo construirán los pedidos y las esperanzas,
las solicitudes y los milagros.
Entre recetas y facturas, hamburguesas, perritos y
cafés en vasos de cartón,
lo comprendí.

Sexto sentido hilado, tejido como para embellecer,
hecho de tela de araña.

 El talento natural no se aprende en las escuelas.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons