Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 7 de diciembre de 2022
Números:
ISSN 2174 - 4092

El tren de la memoria, los mitos de la emigración española - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

En los años ’60 dos millones de españoles abandonan el país apremiados por la necesidad, en busca de una oportunidad que la dictadura y la pobreza provocada por ella no les conceden. Marchan a Alemania, Francia, Suiza y los Países Bajos. El tren de la memoria se ocupa de los viajeros involuntarios que marcharon a Alemania, a un país que en muchos casos ni siquiera eran capaces de situar en un mapa. Sobre todo hombres, pero también mujeres que lo dejaban todo para ir a buscar trabajo, y que llegaron a convertirse a menudo en el único sustento de esa familia que quedaba en España. El tren de la memoria habla, y lo hace con un tono triste, sobre trenes, sobre viajes de ida y vuelta, sobre estaciones, sobre trenes que se perdieron… Se centra en los que fueron a parar a Núremberg. Son esos emigrados que los tópicos del NO-DO describen como buenos trabajadores, ejemplares, divertidos cuando hay que serlo, y hermanados con el pueblo alemán, con el que no dudan en intercambiar cerveza por buen vino de Valdepeñas. El responsable español de aquella operación de emigración describe el proceso como perfectamente organizado, con contratos previos, alojamientos en hotel… La realidad que cuentan los protagonistas del fenómeno (y de la película) es otra muy distinta: tratados como animales desde el mismo momento en que atraviesan la frontera y se les hace desnudar para detectar enfermedades terribles; convertidos en un número nada más pisar suelo alemán; analfabetos en su mayoría y en muchos casos entrando a Alemania de manera clandestina; alojados y hacinados en barracones que habían sido cuadras, separados los hombres de las mujeres; convertidos en máquinas de trabajar obligadas a hacer horas extras para conseguir un dinero adicional para mandar a su país; recluidos en guetos a unos metros de las fábricas donde se les iba la vida trabajando; odiados por los alemanes que los ven como bárbaros; inermes ante la barrera idiomática, que les lleva a comprar por error latas de comida para mascotas…

El tren de la memoria, los mitos de la emigración española

Años ’60, emigrantes españoles en Alemania…

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
El tren de la memoria
Ampliar imagen

El tren de la memoria

Carátula del DVD de Marta Arribas y Ana Pérez

El tren de la memoria
Ampliar imagen
El tren de la memoria

Carátula del DVD de Marta Arribas y Ana Pérez

DATOS RELACIONADOS

Título original: El tren de la memoria (2005)
Dirección y guión: Marta Arribas y Ana Pérez
Intervención: Josefina Cembrero, Leonor Mediavilla, Victoria Toro, Heinz Seidel, Hans Peter Steber, Hedi Stoinski, Pedro Serrano, Virginia Sánchez, José Luis Leal, Juan Chacón, Álvaro Rengifo, Víctor Gano, Fernando Reinlein
Fotografía: Antonio González
Música: Tao Gutiérrez
Producción: La Iguana P.C.
País: España
Duración: 85´

Javier Serrano - La República Cultural

Si el Rhin fuera el Guadiana no estaríamos aquí / borrachos de nostalgias y cerveza, / borrachos "de vino no bebido" / de ese "vino" caliente que hiere la cabeza. (El emigrante, Pablo Guerrero)

En los años ’60 dos millones de españoles abandonan el país apremiados por la necesidad, en busca de una oportunidad que la dictadura y la pobreza provocada por ella no les conceden. Marchan a Alemania, Francia, Suiza y los Países Bajos.

El tren de la memoria se ocupa de los viajeros involuntarios que marcharon a Alemania, a un país que en muchos casos ni siquiera eran capaces de situar en un mapa. Sobre todo hombres, pero también mujeres que lo dejaban todo para ir a buscar trabajo, y que llegaron a convertirse a menudo en el único sustento de esa familia que quedaba en España.

El tren de la memoria habla, y lo hace con un tono triste, sobre trenes, sobre viajes de ida y vuelta, sobre estaciones, sobre trenes que se perdieron… Se centra en los que fueron a parar a Núremberg. Son esos emigrados que los tópicos del NO-DO describen como buenos trabajadores, ejemplares, divertidos cuando hay que serlo, y hermanados con el pueblo alemán, con el que no dudan en intercambiar cerveza por buen vino de Valdepeñas. El responsable español de aquella operación de emigración describe el proceso como perfectamente organizado, con contratos previos, alojamientos en hotel… La realidad que cuentan los protagonistas del fenómeno (y de la película) es otra muy distinta: tratados como animales desde el mismo momento en que atraviesan la frontera y se les hace desnudar para detectar enfermedades terribles; convertidos en un número nada más pisar suelo alemán; analfabetos en su mayoría y en muchos casos entrando a Alemania de manera clandestina; alojados y hacinados en barracones que habían sido cuadras, separados los hombres de las mujeres; convertidos en máquinas de trabajar obligadas a hacer horas extras para conseguir un dinero adicional para mandar a su país; recluidos en guetos a unos metros de las fábricas donde se les iba la vida trabajando; odiados por los alemanes que los ven como bárbaros; inermes ante la barrera idiomática, que les lleva a comprar por error latas de comida para mascotas…

Una de las protagonistas, Josefina, ha regresado a Núremberg, muchos años después; recuerda el que fue su lugar de trabajo: una empresa de venta por catálogo. Es un claro ejemplo del síndrome del emigrante: tener todo el mundo al alcance de sus manos y sin embargo no poder comprar nada, pues eso implicaría disponer de menos dinero para enviar a la familia, o también retardar la vuelta.

El regreso, siempre en la cabeza: pensar que se va para uno o dos años y meterse dentro de esa mecánica diabólica que empuja a seguir siempre para adelante, a trabajar y a resistir. Es así como los años van pasando, y con ellos las vidas de estos personajes, como describe Pablo Guerrero en algunas de las canciones que acompañan a la cinta. La crisis del petróleo hará que muchos de ellos regresen a un país donde el dictador agoniza. Para entonces algunos de esos españoles se han unido a ciertas organizaciones obreras que les hacen tomar conciencia de lo que son, personas y no bestias de trabajo. Y mientras, la dictadura franquista inaugura Casas de España en algunas ciudades de emigrantes, promueve la Operación Patria, que acerca a casposos artistas españoles hasta teatros de esas ciudades… Se trata de proyectar una imagen positiva, también de tener controladas esas células de protesta que ponen en evidencia, con sus manifestaciones y sus huelgas de hambre, que España es una dictadura cruel donde se ejecutan personas.

El desenlace de la historia es diverso. Es, como dice otro de los protagonistas, “la generación de los cuerpos partidos”, esa que no sabe muy bien dónde está, a dónde pertenece. Algunos de los protagonistas regresan a España, y comprueban en algunos casos que el nivel de vida que traen es a veces más bajo que el de sus familiares y amigos españoles que se quedaron, y cuya vida fue más fácil gracias al éxodo de los 60. Otros regresaban todos los años de vacaciones, tratando de aparentar que las cosas les iban muy bien. Los hay también que se quedan en Nuremberg, pues han terminado por echar raíces, nostálgicos de aquellos tiempos de su juventud en los que a pesar de la dureza de la situación tuvieron fugaces momentos de algo parecido a la felicidad.

La de El tren de la memoria es una historia que se repite en muchos lugares del mundo, en diferentes épocas, pero siendo en esencia idéntica. Es la misma historia, pero contada a la inversa, que se ha venido produciendo en España durante estos últimos años. Paradojas del destino o la vida moviéndose de manera pendular: ahora son los jóvenes españoles, con formación universitaria y hablando idiomas, pero acuciados por el frío aliento del desempleo, los que vuelven a hacer las maletas, ¿habrá una segunda parte de este documental?

FORO DEL ARTÍCULO
Opiniones publicadas: 2
    [2328]
  1. El Martes 31 de julio de 2018, a las 02:32
    SAMUEL BELLO SEPÚLVEDA dijo:
    El tren de la memoria, los mitos de la emigración española

    En los ’80, compatriotas chilenos exiliados en Bruselas me invitaron a cenar en un bar-restaurant de españoles en Bruselas, donde, como aficionado y guitarra en mano, canté diversas canciones populares de América Latina en medio de todo un muy grato barullo de, según me informaron, asalariados españoles exiliados allí.

  2. [1205]
  3. El Domingo 26 de febrero de 2012, a las 03:57
    @gasofasgp dijo:
    El tren de la memoria, los mitos de la emigración española

    En 1961 salió mi padre en dirección a Plochingen, Stuttgart, tres años más tarde lo hicimos mi madre y yo. Recuerdo aquellos años con luces y (...) ver+

    En 1961 salió mi padre en dirección a Plochingen, Stuttgart, tres años más tarde lo hicimos mi madre y yo. Recuerdo aquellos años con luces y sombras, la difícil integración en el kindergarten y los buenos ratos pasados con mi amigo griego, Dimitri.
    Yo no recuerdo gran cosa de los avatares que pasaron mis padres en esos años, pero, por sus relatos, sí puedo decir que es cierto lo que cuenta la presentación. Hasta la anécdota de comprar la lata de comida para perros le pasó a un compañero; cosa normal ya que en España era inimaginable, más en ambientes rurales, la existencia de comida preparada para animales, cuando ésta era casi un lujo para algunas personas.
    También he de decir que, habiendo casos de clandestinidad por falta de visados, en general muchos iban ya con el contrato de trabajo. No obstante otros tantos iban con visado de turista y cuando conseguían un contrato ya podían preparar la documentación para permanecer allí.
    De Alemania, no tengo noticias de casos de revisiones "sanitarias" tal como se exponen. Tampoco sabemos el grado de odio hacia los españoles, pero sí era clara la suspicacia y prevención hacia ellos. En los casos de convivencia continuada, al conocerse las personas tendía a desaparecer; aunque no así una cierta suficiencia en el trato. Vamos, como ahora en España hacia los inmigrantes.
    Fueron años felices, para mí que era niño. Y ahora, echando la vista atrás, se ven grises, como las fotografías en blanco y negro que sustentan los recuerdos …
    SALUD y República.
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons