Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 23 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

La noche más oscura, obsesión e instinto - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Kathryn Bigelow ha vuelto, y lo ha hecho con polémica. Al menos en los pasillos de la alta política estadounidense. Ella empeñada en ir a por más Oscars, aunque esta vez al Tio Sam se le va a ver el plumero de la influencia del lobby politicastro en sus premios, y han puesto a la Bigelow en la lista negra. Después de dejar la caricia de las olas con tablas de Surf en Le llaman Bodhi, la realizadora californiana se ha centrado casi exclusivamente en tácticas militares, K-19: The Widowmaker (2002), y la cinta del oscar, En tierra hostil (2008), lo confirman. Siguiendo el mismo camino, ahí estaba ella, junto al guionista y productor Mark Boal, (también autor de En el valle de Elah -2007-) filmando un proyecto sobre la infructuosa búsqueda durante toda una década del terrorista más buscado, Osama Bil Laden, cuando ocurrió lo inesperado. OBL fue capturado en mayo de 2011 por el equipo 6 de la marina S.E.A.L, lo que hizo cambiar considerablemente el proyecto, y centrar el eje del film en esa captura. Algo que la Bigelow hace a la perfección. Título final del mismo, Zero Dark Thirty, (La noche más oscura) como llaman los militares a la noche cerrada sin hora fija.

La noche más oscura, obsesión e instinto

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
La noche más oscura
Ampliar imagen

La noche más oscura

Jackson Clarke, otro actor del film

La noche más oscura
Ampliar imagen
La noche más oscura

Fotograma del film de Kathryn Bigelow

Click en las imágenes para ampliar

Blanca Vázquez - La República Cultural

Kathryn Bigelow ha vuelto, y lo ha hecho con polémica. Al menos en los pasillos de la alta política estadounidense. Ella empeñada en ir a por más Oscars, aunque esta vez al Tio Sam se le va a ver el plumero de la influencia del lobby politicastro en sus premios, y han puesto a la Bigelow en la lista negra. Después de dejar la caricia de las olas con tablas de Surf en Le llaman Bodhi, la realizadora californiana se ha centrado casi exclusivamente en tácticas militares, K-19: The Widowmaker (2002), y la cinta del oscar, En tierra hostil (2008), lo confirman. Siguiendo el mismo camino, ahí estaba ella, junto al guionista y productor Mark Boal, (también autor de En el valle de Elah -2007-) filmando un proyecto sobre la infructuosa búsqueda durante toda una década del terrorista más buscado, Osama Bil Laden, cuando ocurrió lo inesperado. OBL fue capturado en mayo de 2011 por el equipo 6 de la marina S.E.A.L, lo que hizo cambiar considerablemente el proyecto, y centrar el eje del film en esa captura. Algo que la Bigelow hace a la perfección. Título final del mismo, Zero Dark Thirty, (La noche más oscura) como llaman los militares a la noche cerrada sin hora fija.

En la misma línea y casi prima hermana de En tierra hostil, Bigelow ha facturado otro estupendo trabajo a caballo entre un documento informativo o crónica política y una nada complaciente historia sobre las tácticas, intentos, contactos y obsesiones personales acerca de la búsqueda durante toda una década de OBL.

Desde el comienzo nos situamos en el post 11-S, a través de la mirada de la protagonista, Maya una analista de la CIA (magnífica Jessica Chastain) recién estrenada en la agencia. Joven, fría y contundente, irá aprendiendo a superar o tragarse los momentos más duros, aquellos que luego fueron descubiertos bajo el escándalo del abuso de Abu Ghraib. Apuntamos que Bigelow y Boal no se implican en juicios de valor, su mirada es más bien observadora, haciendo que así sea también la del espectador del film, lo que tampoco significa que la realizadora sea especialmente contundente, ya sabemos que eso es imposible. Los hechos son los que son, quien quiera que se ocupe de tarea tan ingrata, ya sea solucionar el problema (más complicado de lo que cabría suponer) del terrorismo en territorios tan hostiles, ya evitar más violencia, ya conseguir información, etc. Lo que está claro es que tales tareas conllevan un sacrificio personal inimaginable, a nivel psíquico y físico, por muy de élite que sean los encargados de tal tarea. De alguna forma esta puede ser una traducción del film, entre otras. Pero no olvidemos que estamos ante una ficción, aunque directora y guionista hayan tenido acceso a documentos oficiales. Y ahí es donde reside la contundencia y atractivo del film.

La fortaleza del film se sustenta sobre las escenas a las que abocan todo el entramado que va construyendo la perseverancia de Maya acerca de la sospecha de que el correo que trabaja para Osama es un tal Abu Ahmed, es decir la parte final, la operación del grupo de marines, que viene a durar pocos minutos menos que la operación real. Escenas que mantienen al espectador alucinado, dotadas de un verismo y un “savor faire” tecnológico y técnico como solo sabe la Bigelow. (Pero aclaremos que en ningún momento anterior decae el film).

Interesante la mirada hacia esos marines, actores bien escogidos. Los blackhowks secretos que utilizan para la operación, uno de los cuales se accidenta, sus personales intereses, lo que les da cierta personalidad más allá de sus actividades tácticas. Tensión que tienen reminiscencias del mejor film de ciencia ficción en otro planeta, como un grupo de bailarines que ajustan sus movimientos en una coreografía perfecta.

Tercera parte del film consecuencia de la imposición, más que de pruebas reales, que no las tenían, (bien podía haber sido otra cagada a lo armas de destrucción masiva) por instintos, observación y venganza personal (compañeros suyos murieron en una emboscada) de una mujer, que se enfrenta casi a la cúpula política para que actúen.

Bigelow es mala. Deja al espectador que observe, mire, y si quiere juzgue, allá él.

DATOS RELACIONADOS

Título original: Zero Dark Thirty, 2012
Dirección: Kathryn Bigelow
Guión: Mark Boal
Intérpretes: Jessica Chastain, Joel Edgerton, Taylor Kinney, Kyle Chandler, Jennifer Ehle, Mark Strong, Chris Pratt, Mark Duplass, Harold Perrineau, Jason Clarke, Édgar Ramírez, Scott Adkins, Frank Grillo, Lee Asquith-Coe, Fredric Lehne, James Gandolfini, Reda Kateb
Fotografía: Greig Fraser
Música: Alexandre Desplat
Duración: 157’
País: Estados Unidos
Productora: Columbia Pictures / Annapurna Pictures

Premios:
Globos de Oro 2012: 4 nominaciones, incluyendo mejor película drama
National Board of Review (NBR) 2012: Mejor película, director y actriz (Chastain)
Círculo de Críticos de Nueva York 2012: Mejor película, dirección y fotografía
Satellite Awards 2012: Mejor guión original. 5 nominaciones, incluyendo Mejor película
Asociación de Críticos de Los Angeles 2012: Mejor montaje
American Film Institute 2012: Top 10 - Mejores películas del año

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons