Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Martes 21 de agosto de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

El troquel, de Ignacio Pajón Leyra - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

El texto de Pajón es interesante, tiene algo de naïf en su frescura y en su sinceridad, pero también tiene algo del niño malévolo que maquina algo mientras muestra su sonriente y satisfecha cara de ángel. Los personajes nos ofrecen sus tres facetas. Por una parte, la del miserable que desea enriquecerse en el engaño, que no se preocupa en utilizar cualquier artimaña, y al que tampoco le importa a quién sustrae los bienes. Por otro lado está la de las personas con una conciencia, propia o socialmente creada (ya ahí está el debate), que a poco que rasques muestran mucho más de lo que se puede esperar. Finalmente tenemos a los seres humanos, con una mezcla de ambas facetas, cuya vida discurre ajena a la moralidad de aquellas, o al resultado de las mismas, pero que tienen necesidades: la del sustento, la del amor, la de la satisfacción profesional, la de la recompensa…

El troquel, de Ignacio Pajón Leyra

Encajar al individuo en la dramaturgia y en la sociedad: lucha por la realidad sin renunciar al sueño

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
El troquel
Ampliar imagen

El troquel

La directora, Eva Egido Leiva, después de la muestra.
Foto: Julio Castro.

El troquel
Ampliar imagen
El troquel

Ignacio Pajón Leyra en la presentación de su libro.
Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar

Julio Castro – La República Cultural

Una mujer embarazada pierde el conocimiento en un parque y es auxiliada por quienes la rodean. Pero esto tiene sorpresa. Un hombre trabaja en su pequeño taller de talla metalúrgica. Pero sus proyectos son un tanto especiales. Poco a poco se va desvelando al público la descripción de una relación peculiar, de unos lazos firmes que unen también a las ideas, y una pequeña y crítica comedia, dentro de nuestra sociedad que se come las ideas y los principios. Una propuesta para ayudarnos a pelear cada día.

Comenzar la lectura de un autor que no conoces es siempre una pequeña aventura. En parte, desde esta otra vertiente, me sumo a la idea que planteaba Juan Carlos Rubio (prologuista de esta publicación de Ignacio Pajón Leyra), de que cuando llega un libro a tus manos y tienes intención de decir algo sobre él (en su caso mayor compromiso ante el autor), no sabes qué va a resultar del mismo. Juego con ventaja.

La ventaja en mi caso es que acudo a la presentación de su dramaturgia sabiendo que ha sido premiada, pero, además, tengo la suerte de ver un avance de su próxima puesta en escena por parte de la compañía que la estrenará. Y, como quiera que lo que he visto de ell@s en marcha, siempre me ha conducido a ver más, no tengo dudas de que esto merecerá la pena.

El texto de Pajón es interesante, tiene algo de naïf en su frescura y en su sinceridad, pero también tiene algo del niño malévolo que maquina algo mientras muestra su sonriente y satisfecha cara de ángel. Los personajes nos ofrecen sus tres facetas. Por una parte, la del miserable que desea enriquecerse en el engaño, que no se preocupa en utilizar cualquier artimaña, y al que tampoco le importa a quién sustrae los bienes. Por otro lado está la de las personas con una conciencia, propia o socialmente creada (ya ahí está el debate), que a poco que rasques muestran mucho más de lo que se puede esperar. Finalmente tenemos a los seres humanos, con una mezcla de ambas facetas, cuya vida discurre ajena a la moralidad de aquellas, o al resultado de las mismas, pero que tienen necesidades: la del sustento, la del amor, la de la satisfacción profesional, la de la recompensa…

El posicionamiento de los personajes

No tengo duda de que se está estableciendo un debate en el posicionamiento, que más allá de discursos moralizantes, nos sitúa en posición de ver y no juzgar. “A lo mejor soy muy ingenua, pero siempre pienso que a los protagonistas de las historias les irá bien. Aunque en la realidad eso pase pocas veces”, dice el personaje de Sofía hacia el final. Eso no es importante en esta historia, porque es más interesante el trayecto y la decisión personal, que el hecho en sí de cómo les irá. Parece que el autor nos propone algo así como “contaos mentiras que sean verdad”, que es casi como vivir en un mundo fantástico, pero, al fin y al cabo, el otro ya lo tenemos representado en la idea de la primera faceta, que vemos cada día en nuestras televisiones.

Puestos a bajar al ruedo de la realidad, encontraremos una pelea de ricos financieros frente a gente humilde, las normas de una sociedad que viene impuesta, frente a los deseos de los individuos, la de los ambiciosos que sólo quieren ganar, ante el pueblo llano que también quiere soñar… porque ahora ya no tiene mucho más. Sin embargo, finalmente, Sofía y Leonardo guardan para sí sus propios sueños, y aportan su granito de arena, para el bien o para el mal. En el fondo es una pequeña lucha de guerrilla frente a un sistema impuesto, ese que sale del espíritu ciudadano, que no se aprende pero se aplica, y que un día se unirá como una gota a otra gota. Juzgue cada cual, o mejor no juzgar.

La pre-puesta en escena

Respecto a la puesta en escena, lo dejo para el momento de su estreno (prometen que para otoño), pero me gustó la idea del texto desnudo en un escenario casi desnudo. Seguro que la idea de una mínima escenografía convencional puede ser lo ideal, pero la ventaja de poner corazón al trabajo, es que a veces sobran todos los elementos y, por otra parte, el juego con los diseños de cartón y otros elementos figurados, resulta muy divertido y le proporciona un pequeño toque surrealista que funciona.

Es verdad que la publicación del texto va dedicada a los dos actores principales, Olga Goded y Paco Mariezcurrena, pero la participación de Daniel Monreal en el elenco, y la magia de Eva Egido Leiva, cierran el conjunto. Esperemos al momento adecuado y hablaremos del tema.

Más información:

Juan Carlos Rubio e Ignacio Pajón Leyra presentan la obra galardonada con el Premio Complutense de Teatro 2011. A continuación, work in progress teatral de un fragmento del montaje teatral dirigido por Eva Egido Leiva, sobre el texto de Ignacio Pajón Leyra,

El troquel habla de lo verdadero y lo falso, de la relativa importancia de lo auténtico en los tiempos en que vivimos. Y habla de una pareja abocada al encuentro y a un futuro en común, con el engaño como motor de su existencia.

Fecha: el Martes 22 de abril de 2014

Horario: a las 19:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Martes 22 de abril de 2014

Horario: a las 19:30h

Lugar: Sala Nave 73 - c/ Palos de la Frontera, 5 -Embajadores- (Madrid)

Más información:

"
DATOS RELACIONADOS

Título: El troquel
Autor: Ignacio Pajón Leyra
Editoral: Universidad Complutense de Madrid, nº 18 (2012)
Formato: Tapa blanda, 72 págs.
ISBN: 9788499381176

Participantes en la presentación: Ignacio Pajón Leyra, Juan Carlos Rubio, Eva Egido Leiva, Olga Goded, Paco Mariezcurrena, Daniel Monreal

Ficha de la muestra del montaje escénico:

Texto: Ignacio Pajón Leyra
Dirección: Eva Egido Leiva
Intérpretes: Olga Goded, Paco Mariezcurrena y Daniel Monreal
Diseño de iluminación: Rubén Vejabalbán
Escenografía: Blanca Paloma
Vestuario y Utilería: ALMARAVI by Jéssica Romo
Diseño gráfico: ZIWA por Carlos Torres
Producción ejecutiva: Olga Goded

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons