Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Jueves 19 de julio de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Acer nigrum, de Daniel Pérez Morales - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Sorprende que en una primera novela el autor traslade la acción a un lugar tan remoto y recóndito. Canadá y más concretamente la localidad de Emmerin, aunque una parte de la acción discurre por Montreal. Para hacerse una idea del terreno he tenido que echar mano del “google maps”, una maravilla tecnológica, y te deja muy claro que es lo que el autor quería representar, la naturaleza más salvaje y al mismo tiempo más bella. Aunque ese concepto entre inmensidad y humanidad no se llega a terminar de plasmar, tal vez por no caer en demasía en la descripción. Pero gracias a ese entorno me he acordado de algunas novelas de John Connolly, ambientadas en las zonas boscosas más al norte de Maine, y recrear el ambiente que el irlandés generó. Incluso creo que el autor citado tiene mucha influencia sobre Daniel Pérez Morales, tanto por eso como por ejemplo el gusto por los arácnidos de algunos personajes de Connolly.

Acer nigrum, de Daniel Pérez Morales

El tormento de las víctimas y en los efectos psicológicos de las acciones

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Acer nigrum
Ampliar imagen

Acer nigrum

Portada de la novela de Daniel Pérez Morales.

Acer nigrum
Ampliar imagen
Acer nigrum

Portada de la novela de Daniel Pérez Morales.

DATOS RELACIONADOS

Título: Acer nigrum
Autor: Daniel Pérez Morales
Editorial: Cuadernos del Laberinto (2014)
Páginas: 265
ISBN: 978-84-941902-5-4

Sergio Torrijos – La República Cultural

Sorprende que en una primera novela el autor traslade la acción a un lugar tan remoto y recóndito. Canadá y más concretamente la localidad de Emmerin, aunque una parte de la acción discurre por Montreal. Para hacerse una idea del terreno he tenido que echar mano del “google maps”, una maravilla tecnológica, y te deja muy claro que es lo que el autor quería representar, la naturaleza más salvaje y al mismo tiempo más bella. Aunque ese concepto entre inmensidad y humanidad no se llega a terminar de plasmar, tal vez por no caer en demasía en la descripción. Pero gracias a ese entorno me he acordado de algunas novelas de John Connolly, ambientadas en las zonas boscosas más al norte de Maine, y recrear el ambiente que el irlandés generó. Incluso creo que el autor citado tiene mucha influencia sobre Daniel Pérez Morales, tanto por eso como por ejemplo el gusto por los arácnidos de algunos personajes de Connolly.

La novela arranca con el descubrimiento del cuerpo de una mujer. Dicho cuerpo mostrara una serie de heridas producto de una tortura desquiciante. Poco después se hallarán varios cuerpos más en el entorno del primero, pareciendo como el bosque expulsara los cadáveres, una imagen francamente bien reflejada. La investigación recaerá en Isabelle Lemaire, investigadora, madre de dos hijos y esposa ausente por motivos laborales. Su nuevo compañero Noah Page, de ascendencia india, será quien dé réplica a Isabelle y la historia de la investigación se mezclará con la de ambos y sus relaciones personales.

La novela se centrará más del lado de la investigación más que del asesino, lo cual, es muy de agradecer porque la tendencia suele ser la contraria. Se nos irá mostrando como la investigación va dando ligeros avances, con lentitud, para ir aproximándose a lo que puede ser la resolución del caso. En algunos momentos pueden ser palos de ciego, aunque la dinámica del trabajo empuja en una dirección cada vez más clara.

La obra incide bastante en el tormento de las víctimas y en los efectos psicológicos de las acciones que tomamos, en especial es muy notable en el policía Noah Page, que probablemente será el personaje más interesante, junto con una forense de gustos peculiares y que ha quedado por explotar. Del bueno de Page se nos va suministrando información con cuentagotas, sin llegar nunca a terminar de completar un cuadro al completo, lo cual hace que pueda adquirir muchos más matices, en especial ha sido interesante su relación con la bebida en la que se debería haber insistido más porque había materia para ello, aunque eso es una opinión muy personal. El personaje coprotagonista, Lemaire, es más plano, más homogéneo, mucho menos radical por lo que literariamente tiene menos que ofrecer.

La novela tiene su ritmo propio, elevado, y marcado por una prosa solvente que se ejecuta con sencillez. Se apuesta por una lectura rápida y para ello se ha dotado a la obra de capítulos cortos, lo cual la llena de dinamismo.

Es una primera novela y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Tal vez se ha echado de menos algo más de riesgo, en cualquier sentido pero supongo que para el autor habrá tiempo para alguna fórmula más atrevida. De todas formas tenemos que recomendar la lectura, por encima de la media de lo que habitualmente nos ofrecen los asesinatos en serie, personalmente la considero muy por encima de otras muchas de autores norteamericanos de grandes ventas y de nombre muy consolidado, no quiero citar nombres, pero imagino que los lectores al tanto saben de lo que hablo. Échenle un ojo y hablamos, merece la pena.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons