Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Jueves 19 de julio de 2018
Números:
ISSN 2174 - 4092

Te quiero porque me das de comer, de David Llorente - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

La novela no sólo es que sea particular, sino que es diferente y como todo lo diferente siempre va a suscitar adhesiones y desafectos. Es una obra que te pones a leerla y al poco ya tienes la mosca detrás de la oreja, paras la lectura, digieres lo leído y tienes la idea clara de “¡leche! ¡qué es esto!”, pues esto es literatura de verdad, con innovación, con un género al que se le ha destripado y se ha vuelto a intentar meter las vísceras en el mismo sitio, evidentemente no queda igual, es diferente, es otra cosa, pero lo complicado de todo ello es que funciona y funciona de verdad, a pleno rendimiento.

Te quiero porque me das de comer, de David Llorente

Una novela rompedora

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Te quiero porque me das de comer
Ampliar imagen

Te quiero porque me das de comer

Portada de la novela de David Llorente.

Te quiero porque me das de comer
Ampliar imagen
Te quiero porque me das de comer

Portada de la novela de David Llorente.

DATOS RELACIONADOS

Título: Te quiero porque me das de comer
Autor: David Llorente
Editorial: Alrevés (2014)
Páginas: 317
ISBN: 978-84-15900-52-8

Sergio Torrijos – La República Cultural

La lectura de este libro ha venido propiciada por la reseña de un amigo, Ricardo Bosque, editor de la revista Calibre 38, un lugar de referencia para los amantes del género negro. En dicha reseña, un tanto especial y de recomendada lectura, Ricardo Bosque hablaba sobre lo particular que era la novela, extremo que he podido comprobar personalmente, siendo esa particularidad uno de los principales motivos para su atractivo.

La novela no sólo es que sea particular, sino que es diferente y como todo lo diferente siempre va a suscitar adhesiones y desafectos. Es una obra que te pones a leerla y al poco ya tienes la mosca detrás de la oreja, paras la lectura, digieres lo leído y tienes la idea clara de “¡leche! ¡qué es esto!”, pues esto es literatura de verdad, con innovación, con un género al que se le ha destripado y se ha vuelto a intentar meter las vísceras en el mismo sitio, evidentemente no queda igual, es diferente, es otra cosa, pero lo complicado de todo ello es que funciona y funciona de verdad, a pleno rendimiento.

Es diferente porque no tiene una concepción lineal de los hechos, ni de los personajes, ni del territorio, nada es aquí firme, salvo la maldad, que impera en todo Carabanchel que es dónde se ha colocado la novela. Maldad, mala leche, sexo y humanidad, muchísima humanidad.

La obra narra la historia de un asesino en serie, Max Luminaria, y al mismo tiempo varios personajes más y a la vez historias breves de diferentes personajes del barrio y a la vez historias propias del barrio y a la vez…lo bueno de todo ello es la libertad creativa que utiliza el autor y la potencia narrativa. Los personajes son bizarros, tanto como su vida y su entorno y en ese mundo, que roza lo hostil, interactúan, se relacionan y a veces tienen desencuentros. Existe una capa de mala leche que el autor saca a primer plano y que sazona de manera muy particular, mezclándola con todo lo que el entorno es capaz de ofrecerle.

Soy consciente de que suena todo un poco extraño o raro, pero es así, cuando la lean, que se lo recomiendo, me entenderán.

Ricardo Bosque, citado más abajo, comentaba que tuvo que comenzar dos veces la lectura, porque no consiguió conectar con lo que el autor pretendía, debo decir, que en mi caso, puede que cada caso sea peculiar, logré dejar de leer superando la centena de páginas, no podía dejarlo, porque la novela no da un respiro e involucra, quiera o no, al lector en su lectura.

Lo cierto y contando que la novela tiene un formato ortográfico peculiar y una disposición propia, prescinde del punto y aparte, es una obra adictiva, es casi imposible sustraerse a lo que cuenta y también a como lo cuenta. La mezcla entre humanidad y violencia está sumamente conseguida, los personajes que aparecen son todos de carne y hueso, nada de cartón y filigrana, todos tienen algo que contar, una experiencia vital propia y todas son interesantes, lo cual, es sumamente complejo porque hay una buena cantidad de personajes que entran y salen de la trama de manera continua.

El ambiente del barrio está perfectamente reflejado, es cierto, a quién conozca Carabanchel que se ha llevado al extremo y que no se entra en detalles propios del barrio, pero aún así lo que narra es muy vívido y real.

Hay que felicitar a la editorial por atreverse con semejante novela, no es muy común que alguien arriesgue y lo haga tanto, y el riesgo en la obra es muy elevado tanto por parte de la editorial como y sobre todo por parte del autor.

La novela me ha encantado. Creo que de lo último que he leído que verdaderamente me ha sorprendido. Hay muchos paralelismos con otras obras rompedoras, esta es una de ellas, lo que cuenta y como lo cuenta es muy peculiar, es cercano y al mismo tiempo diferente, tanto que incalificable en muchos casos, es una nueva manera de ver el género negro, aunque como todas las obras rompedoras tendrá su pleitesía, incomprensiones y adhesiones, yo, personalmente, me sumo a las últimas.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons