Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 23 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Nuestra culpa - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Toni Gutiérrez / Javi Álvarez – laRepúblicaCultural.es Los lunes son esos días intermedios de (...) "Artículo Nuestra culpa y viñetas de Enrique Flores en su blog Cuatro Cosas, que publicamos también en LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital"

Nuestra culpa

Cuarto día en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, con Remine, Class enemy y Stratos

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Marcos Martínez Merino
Ampliar imagen

Marcos Martínez Merino

Una imagen del director de ReMine. Foto: Toni Gutiérrez.

Class enemy
Ampliar imagen
Class enemy

Fotograma del film del esloveno Rok Biček.

Click en las imágenes para ampliar

Toni Gutiérrez / Javi Álvarez – La República Cultural

Los lunes son esos días intermedios de los festivales, donde el bullicio del fin de semana se apaga violentamente con el inicio de la semana que nace. En esos días puede pasar de todo, pues es cuando los programadores asumen mayores riesgos, por eso, cuando aciertan, las sorpresas son mayores.

ReMine, de Marcos Martínez Merino (España). Luchar y resistir [Las nuevas olas]

Hablar de Remine es hacerlo de sentimientos, dignidad, humanidad y lucha obrera por un futuro que nos permita seguir viviendo con la honradez del trabajo hecho con nuestras propias manos, aunque sea de la dureza que exige arrancar el carbón de la tierra. Marcos M. Merino ha retratado en este documental el último conflicto minero en Asturias, la fuerza de su pelea y las razones que determinan su resistencia. Su trabajo saca a la luz todo eso y lo hace mostrándonos a las personas desde el lado de las emociones.

No es un documental fácil, sin otros puntos de apoyo para el espectador que la propia palabra de sus protagonistas, sus gestos y sus sentimientos que van aflorando e intensificándose. La emoción se convierte en la principal correa de transmisión y nos trae un aire que necesitamos para respirar, que durante cien minutos nos despierta de nuestro estado amnésico y que nos hace preocuparnos por nuestra sociedad y albergar un rayito de esperanza. La cámara se coloca frente a estos hombres y mujeres que luchan por su pan y el de las generaciones que vendrán después, y mientras lo hace se va convirtiendo en un compañero más que nos acerca miradas, que explica comportamientos y que contagia un deseo enorme de luchar al lado de los mineros, de levantarse y tomar la tierra por asalto. Razones nos sobran. Especial es el momento de la llegada de la marcha minera a Madrid, las caras de asombro de los mineros ante el recibimiento de los madrileños, de gratitud con la gente que supo entenderles. Perdieron, es cierto, pero lucharon y nos dieron el ejemplo de resistencia que necesitábamos, nos explicaron que cambiar las cosas tiene un precio, pero que unidos y con coraje podemos pagarlo.

Cuenta Marcos M. Merino durante la presentación que el conflicto de la minería en nuestro país está repleto de aristas políticas. Pero no ha sido su idea ponerlas en primer plano, sino que ha optado porque la gente participara y que el equipo que les filmaba hablase lo menos posible. No hay voces en off, ni carteles guiando al espectador, es el propio público el que debe sacar su lectura de lo visto y debe hacerlo escuchando y conviviendo con los hombres y mujeres del carbón. Reconoce que fue un trabajo de paciencia, respeto y mucho tiempo, trabajando con ellos de día y de noche durante largas jornadas. Para llegar a las emociones se necesitaba la proximidad. Luego fue todo dejarse llevar. De los mineros dice que es una gente muy especial y generosa. Señala que mantiene el contacto con la mayoría de ellos y que esta semana muchos irán al estreno en Asturias, en el Niemeyer.

Explica Merino que el subtítulo del documental refiriéndose a los mineros como el último movimiento obrero responde a un concepto nacido en la revolución industrial del siglo XIX y como tal se ha terminado. Pero asistiremos a una evolución con nuevos métodos y a una transformación. No se plantea por lo tanto un enterramiento de los movimientos obreros.

El documental está yendo por festivales, especialmente en Latinoamérica (Uruguay, Argentina, México…), pero también ha estado en San Petesburgo. Merino señala que en todos esos lugares, las preguntas que le han hecho y las emociones que se han vivido son las mismas. Explica que es porque el mundo está jodido en muchos sitios. Y en todos, ver gente que lucha da ánimo y esperanza.

Cuando le preguntan por cómo terminó todo, señala que los meses posteriores fueron terribles, que en los días siguientes echaron a la calle a la mitad y que la minería privada ha pagado un precio muy alto en despidos y cierres. Pero se acabaron los voladores (cohetes) y ya no interesa a los medios de comunicación. Explica que desde el arranque del conflicto se ha generado un debate tratando el asunto como un problema de rentabilidad económica y como sociedad hemos asumido esos términos. Señala Merino que quienes ganan son unos pocos, las compañías eléctricas que traen carbón de fuera más barato. El director se pregunta sin embargo por la rentabilidad social del carbón en las comarcas mineras.

Preguntado por su próximo trabajo señala que está pensando en varios proyectos que tratan de la resistencia del ser humano ante las dificultades. Le asombra esa decisión de pelea sin plantearse la victoria segura, como el camino para mantener la dignidad personal.

Class enemy, de Rok Biček (Eslovenia) La culpa. [Selección EFA]

Los métodos de educación cambian. Como sociedad deberíamos estar preocupados de formar personas capaces de pensar por sí mismas para que así puedan resolver los problemas que la vida les irá presentando. Y sin embargo, a menudo nos quedamos trabados pensando más en las formas, en dulcificar el paso por las clases del alumnado, que lo pasen bien, que no den problemas. Se impone el modelo de profesor-amigo igual que el de padres-colegas, sin límites, sin disciplina. Robert Zupan, el profesor de alemán que llega para hacer una sustitución al instituto, no es de este tipo. Sabemos que es un buen profesor, pero que no le van a dejar demostrarlo porque es estricto, justo y solo quiere que sus alumnos aprendan pensando, algo que les supondrá unos esfuerzos que no están dispuestos a asumir. Habla de ritos y de normas como elementos importantes de la educación que nos hacen ser más civilizados. Explica sus porqués, pero no negocia. Es directo, crudo, impasible y te suelta las verdades a la cara, aunque sepa que hacen daño.

Las decisiones de los demás a menudo nos traen un dolor que soportar. Debemos asumir que ocurrieron para seguir adelante. Pero vivimos tiempos de culpables, de castigos y cuando algo falla, todo se reduce a eso. Miramos hacia los demás y les señalamos con el dedo acusador. Esa culpa, su análisis y sus raíces es el tema principal de Class enemy, la esencia de lo que nos cuenta Rok Biček en un ejercicio brillante de buen cine, reflexivo, comprometido y con valores. Su película es directa, igual que su protagonista, y no vacila en ningún momento. Habla de duelo y de reconciliación, de jóvenes organizando una revuelta equivocada, de responsabilidades no asumidas, de objetividad y de justicia sin prejuicios.

Class enemy cuestiona nuestro sistema educativo, pero a quien mira de verdad es a la sociedad en su conjunto. Lo que nos enseña es que todos somos culpables, pero la responsabilidad de quien toma las decisiones es solo suya.

Stratos, de Yannis Economides (Grecia, Alemania y Chipre). La moral del asesino. [Selección EFA]

Stratos no es una película fácil de explicar, encierra demasiados vértices y filosofía de calle. Tampoco termino de saber si me gustó o no, está en ese lugar intermedio que te pide más reflexión, volver a pensar para entender los hilos que ha querido mover en ella Yannis Economides porque su mensaje asfixiante golpea con fuerza. Stratos es un hombre que trabaja haciendo pan, pero que también ejerce como un asesino profesional, frío y despiadado. No pregunta cuál es la culpa de sus víctimas, cumple su encargo con precisión y meticulosidad. Ha vuelto a esto después de salir de la cárcel porque tiene un amigo al que quiere ayudar y necesita dinero para ello. Stratos escucha mucho y habla poco, su mirada nos interroga. A través de sus silencios, de las preguntas que va haciendo descubrimos los pocos principios que sigue, la línea moral del asesino. Y no es una mala persona, ni se diferencia tanto de cualquiera.

El problema de Stratos es que va viendo que la sociedad está podrida. No tiene salvación pues las personas son corruptas, mentirosas, mafiosas y han perdido el límite de la decencia sin la menor vergüenza. Él no se comporta peor que nosotros, simplemente lo soluciona con un tiro en el medio de la frente. ¿Quién querría vivir en un mundo así?, ¿quién moverá un dedo por cambiarlo?

DATOS RELACIONADOS

Título: ReMine
Dirección: Marcos M. Merino
Guión: Marcos M. Merino, Marta F. Crestelo
Montaje: Ana Pfaff
Fotografía: Marcos M. Merino
Sonido: Óscar de Ávila
País: España
Año: 2014
Duración: 101’
Imagen: BN/Color
Producción: Marta F. Crestelo

Título: Class enemy (Razredni sovražnik)
Dirección: Rok Biček
Guión: Nejc Gazvoda, Rok Biček, Janez Lapajne
Intérpretes: Igor Samobor, Nataša Barbara Gračner, Tjaša Železnik, Maša Derganc, Robert Prebil, Voranc Boh, Jan Zupančič, Daša Cupevski, Doroteja Nadrah, Špela Novak, Pia Korbar, Dan David Natlačen Mrevlje, Jan Vrhovnik, Kangjing Qiu, Estera Dvornik, Peter Teichmeister
Producción: Aiken Veronika Prosenc, Janez Lapajne
Edición: Janez Lapajne, Rok Biček
País: Eslovenia
Año: 2013
Duración: 112’
Productora: Triglav film

Título original: To mikro psari (Stratos)
Director: Yannis Economides
Guión: Yannis Economides, Thanos Xiros, Vangelis Mourikis, Christos V. Konstantakopoulos, Harry Lagoussis
Intérpretes: Vangelis Mourikis, Petros Zervos, Vicky Papadopoulou, Yannis Tsortekis
Fotografía: Dimitris Katsaitis Montaje / Editing: Yannis Chalkiadakis
Música: Babis Papapdopoulos
Año: 2014
Duración: 137’
País: Grecia
Productora: Christos V. Konstantakopoulos, Panos Papahadzis, Michael Weber

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons