Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Miércoles 23 de agosto de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092

Viae Domini, de F. J. Sánchez Collantes - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Adentrarse en escrituras de ciencia ficción y de futuros muy lejanos no es una labor fácil, más que nada porque el lector no va a poder evitar acudir a una cierta comparación con el referente que supone Philip K. Dick. Y es que la literatura de anticipación está volviendo a ocupar el puesto de prestigio que perdió a finales del siglo XX, quizá sea porque vemos asombrados como la tecnología avanza más deprisa de lo que podemos asimilar, y aposentamos en nuestras mentes toda clase de sueños futuristas bajo el paraguas del que será acerca de simbolismos y ritos que han nacido con el hombre y que un día el hombre matará. Ya lo dijo Nietzsche: Dios ha muerto.

Viae Domini, de F. J. Sánchez Collantes

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Viae Domini
Ampliar imagen

Viae Domini

Por tada del libro de Sánchez Collantes "Viae Domini".

Viae Domini
Ampliar imagen
Viae Domini

Por tada del libro de Sánchez Collantes "Viae Domini".

DATOS RELACIONADOS

Título: Viae Domini
Autor: F. J. Sánchez Collantes
Editorial: Alkubia
Páginas: 365
ISBN: 978-84-934147-2-6
Encuadernación: Rústica con solapas
Precio: 17 €

Blanca Vázquez - La República Cultural

Adentrarse en escrituras de ciencia ficción y de futuros muy lejanos no es una labor fácil, más que nada porque el lector no va a poder evitar acudir a una cierta comparación con el referente que supone Philip K. Dick. Y es que la literatura de anticipación está volviendo a ocupar el puesto de prestigio que perdió a finales del siglo XX, quizá sea porque vemos asombrados como la tecnología avanza más deprisa de lo que podemos asimilar, y aposentamos en nuestras mentes toda clase de sueños futuristas bajo el paraguas del que será acerca de simbolismos y ritos que han nacido con el hombre y que un día el hombre matará. Ya lo dijo Nietzsche: Dios ha muerto.

Precisamente la religión es uno de esos ritos espirituales que cuestionamos continúen (o más acertadamente se transformen) en el futuro.

¿Se imaginan ustedes su vida diaria en una de las grandes ciudades del globo, pongamos por caso Nueva York, allá por el año 2116? Tal vez si volvemos una mirada retrospectiva de 2008 a 1900, y teniendo en cuenta varios factores que suman una mayor velocidad de progreso a los próximos cien años con respecto a los pasados cien años, el resultado daría una sociedad casi, casi como la profetizada por el personaje del celuloide John Connor, una sociedad dominada por las máquinas y la tecnología, donde el hombre será esclavo, cuya única salida sería volver a luchar por ser de nuevo un individuo con poder de decisión personal.

La religión, la informática secuencial, el uso del latín, las visiones místicas, el periodismo del siglo XXII, las tramas empresariales, misterios sin resolver, una muerte inesperada, monjas científicas…un mundo controlado por ordenadores y tecnología punta, donde la religión y el periodismo son protagonistas -y no hablamos de la Cope. Todo esto ha encerrado en su opera prima, Viae Domini (Los caminos del Señor) el escritor almeriense F.J. Sánchez Collantes. Pero lo ha dosificado sabia y juguetonamente entre sus 365 páginas (solo en las últimas seis páginas se descubre el conejo de la sorpresa) para que nos adaptemos al mundo a cien años vista que ha creado. Como yo también me tengo que dosificar para no contarles la tramoya de esta historia les dejo con un aperitivo, de boca del propio autor: Podemos decir que el arranque es el de un periodista que quiere salir de la rutina de su sección y que se va encontrado (o va creando, según se mire) un submundo lleno de conexiones algo oscuras, mientras en la punta del iceberg está un contencioso entre dos empresas rivales.

Sánchez Collantes ha mezclado en Viae Domini un espumoso cóctel entre ciencia ficción y novela negra. A ello yo añadiría algunas reflexiones sociológicas que el propio autor se permite, además de la inspiración que le ha proporcionado el mundo de los videojuegos, y la realidad virtual de la mano de Secondlife. Si además presentimos cierto aroma a un cualquiera “El Código Da Vinci” de Brown, no será nada más que fruto de nuestra perezosa imaginación, aunque bien pensado el ritmo narrativo recuerda en más de una escena a dicho best-seller. Al fin y al cabo el escritor almeriense utiliza muchos códigos en su historia, entre las calles de Nueva York, los medios de comunicación, los de seguridad personal, los de creación de secuencias, el cine, en fin que más que del mono venimos del código, y con esto ya me he ido mucho de la lengua, no me sonsaquen más.

Viae Domini se reviste de un lenguaje sencillo, dinámico, claro y vital, en esto también tiene un punto en común con la obra de Dan Brown. Sánchez Collantes avisa que el oficio de periodista sigue los caminos sembrados en este siglo: “Pero Michael, ¿qué narices dices? Ese tipo no es ningún enemigo. Es sólo un periodista…En cuanto se les reclama para formar parte del corazón de la vida pública, de los más alto, de lo notorio; en cuanto nosotros, los poderosos, les traemos a nuestro regazo, se convierten en personas iluminadas y felices que se identifican con el poder…”

Esta opera prima es entretenida y fresca, es hija de su tiempo, mestiza de las periferias literarias que llenan nuestro tiempo lectura. Un compendio de misterio y anticipación, ambivalente con “cualquier tiempo pasado fue mejor”, un technothriller. Aquí no se hace real lo que Barceló proclamaba sobre la Scifi, “muerte por disolución en el contesto”, porque el hombre y por consiguiente el lector sigue queriendo imaginarse un futuro mágico, aunque sea jugando entre libros.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Control anti-spam. Escriba los siguientes caracteres:

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons